Posts Tagged ‘Radio Círculo’

Nada que perder

diciembre 16, 2015

Imagen de “Nada que perder”: Cervantes, Cobrador del Frac

El último programa del 2015, este jueves 17, lo dedicamos a una obra de teatro, estrenada hace poco y que ya tiene prácticamente las entradas agotadas. Se trata de “Nada que perder”. Y ha provocado tan buena acogida que volverá el próximo año, en primavera, a la sala Cuarta Pared.

¿Qué tiene la obra que ha conseguido tan buen recibimiento? No se trata de un entretenimiento o apuesta comercial, en una gran Sala o con el habitual marketing mediático, que desde hace tiempo ya utilizan también los Teatros Públicos. Tampoco entra dentro de la categoría de actividades culturales varias donde la profundidad no existe, las que se hacen fácilmente populares. “Nada que perder” habla, como anticipa el título, de la situación insostenible de El/Ella, aquellos que nada tiene que perder, todos los que se encuentran en esa situación socio-económica, que son muchos en el mundo, pero que en la obra no se avistan tan lejos, sino que se ubican aquí y ahora, en la España actual, que no es Marca España.

Es fácil hablar de problemas políticos o económicos: el descrédito es casi absoluto, mientras su popularidad sigue al alza, acercándose cada vez más por su información y opiniones a la tipología de contenidos basura, especialmente en los Medios de Comunicación. “Nada que perder” no se conforma con esos fuegos de artificio momentáneos que llegan a máximos de audiencia y provocan estrellas mediáticas. Esta obra no puede perderse en el corto plazo, su preocupación es social y cultural, asuntos que viven a largo, tan eternos como el propio ser humano, entendido como humanidad.

El éxito de la Sala Cuarta Pared no ha llegado de la nada, en 2016 cumplirá 30 años y, a lo largo de estas tres décadas, tiene otras muchas obras importantes y premios. En la entrevista de este jueves 17, Javier García Yagüe, uno de los fundadores y su director desde 1991, nos confirma su trabajo en equipo, su línea artística de compromiso social, su capacidad de reflexión y crítica. “Nada que perder” surge del trabajo de cuatro dramaturgos que se preguntan -y nos preguntan- por los fallos de nuestra mecánica social, y cómo ello afecta toda nuestra existencia, desde los principios de convivencia a la cultura laboral, mientras nos entretenemos con los fuegos de artificio políticos o económicos también presentes en el texto.

La obra  surge en un Teatro donde se ama y se trabaja por la cultura y, por si esto fuera poco, se la valora socialmente, como necesidad imprescindible. Lejos de los responsables culturales de otros ámbitos, incluso mediáticos, que ahora abogan porque la cultura entre en el debate político electoral, ¿a estas alturas del siglo XXI?, ¿en este país seguimos pidiendo eso?, ¿por qué no aspirar a que la política sea un pequeño ámbito de la cultura? Quizá porque los grandes Medios están en una situación lamentable, zarandeados por intereses políticos y económicos, como constatamos en octubre en el programa “libertad de información en el siglo XXI” y posteriormente en la Jornada de mismo título que organizamos en la URJC.

Por todo ello, son siempre necesarios los pequeños-grandes lugares como Cuarta Pared o Radio Círculo. Ahí intentamos desde hace tiempo otra comunicación, lo intentamos. En las anteriores elecciones regionales, en la primavera de este año, desde “El Planeta de los Libros” pedí a los cinco principales candidatos una entrevista para hablar de Cultura en la emisora. La respuesta fue nula. Los políticos siguen sin tomar en serio la cultura y todo lo que sea a largo plazo, pero las ideas acaban reflejadas, aunque sea cínicamente, en los grandes medios, y de ahí las peticiones de que al menos mencionen un autor o un ensayo (con el título adecuado).

En otros países los políticos tienen un currículo cultural, previo y conocido antes de su elección. Aquí y en buena parte de los países menos avanzados seguimos con la incapacidad de entendimiento entre cultura y política. Ocurre incluso ahora cuando tenemos bastantes estrellas culturales en la política (y por tanto en los poderes mediáticos y económicos asociados). Siempre tuvimos algún escritor metido a político, normalmente saliendo escaldado, pero ahora la tendencia va a más. Hay un cierto glamur en incluir un escritor@ en las listas electorales independientemente de su valía como tal, de hecho los que aceptan suelen ser los más mediocres.

En el info-entretenimiento político en el que nos encontramos, me fijo especialmente en estas estrellas culturales que llevan meses haciendo pinitos como candidatos a próximo ministr@ de cultura. Antes del verano leí el anuncio de un evento titulado: “Qué haría si llegara a ser ministro de cultura” (o algo así) se celebraba en una librería donde un supuesto escritor de izquierdas respondía a las preguntas de un supuesto periodista (creo que de derechas).

Como suelo hacer no doy nombres, porque más que señalar a las personas me interesa el esperpento embellecido siglo XXI al que asistimos. Por otra parte, simplemente por mencionar estas artimañas, los aludidos se enteran y ya señalan a la culpable, con los vetos y problemas consecuentes. Sólo añadir que a aquel supuesto escritor lo tuvimos gestando en Radio Círculo, hace tiempo, y le pusimos el siguiente mote “si quieres conocer a fulanillo dale un carguillo”. En la emisora desde hace más de tres temporadas no tenemos técnico de sonido, nuestra FM fue vendida hace más de un año y, últimamente, no podemos editar programas (nos llevamos nuestro propio ordenador) y a veces no funcionan los equipos.

Si llega a Ministro el de la charla, no quiero imaginarme cómo acabaremos. Aunque nunca se sabe si hay males mayores esperándonos. También suenan posibles ministros de cultura en los partidos de la derecha y -casualidades de la vida- también ahí tenemos un@ conocid@ de la emisora. Entre los más firmes candidatos, una llamada escritora que ni menciona Radio Círculo en su currículo, quizá no quiera que se investigue. Como me comentaba García Yagüe off the record, lo peor de las actuaciones poco éticas es que van a más cuanto mayor es el poder que se tiene: “el carguillo”. El Currículo ético tampoco se trabaja en Política.

Así y todo esperamos el 2016 con cierta alegría, no puede ser tan malo como nos lo pintan. No hay “Nada que perder”, lo perdimos hace tiempo, estamos en situación extrema, aunque como bien dice el director de la obra de teatro, son esas situaciones las que tiene que evitar la sociedad, no podemos esperar que a pesar de la injusticia nunca ocurra nada.

Cerremos 2015 con una anécdota de la Radio, entre las muchas de programa a programa y fuera de ellos: “Saben aquel@ que dice.. “, estilo el gran humorista Eugenio, “¿qué necesitáis en Radio Círculo?, yo se lo hago llegar a Carmena (Alcaldesa de Madrid)”. Quizá los nuevos políticos empiecen a preocuparse por la cultura, más allá de festivales culturales navideños, de momento respondí a la pregunta que me dijera con quién tenía que hablar para llegar a Carmena, me encargaría encantada y personalmente de exponerle nuestras necesidades. Sabía que no habría respuesta. Muchos asuntos tienen que cambiar este 2016 y, desde luego, sería sólo el inicio de un cambio que requiere tiempo. Feliz Año, Felices Años.

Anuncios

Fin de Temporada

julio 8, 2014

Taller de Radio Guerrilla. Campus La Cebada. Madrid, junio 2014Acabamos la 10ª contentos de haber llegado hasta aquí pero tristes porque la única emisora cultural de España abandona la FM que, aunque fuera local, suponía alrededor de 150.000 oyentes en Madrid (estimación a partir de estudios realizados hace unos años). Y es que este fin de temporada no lo es sólo para El Planeta de los Libros, o para la forma en la que entendíamos Radio Círculo al ceder sus derechos en las ondas a Vaughan Radio (suponemos que por una suculenta cifra, si bien nada ha sido desvelado), y aunque fuentes del Círculo de Bellas Artes han confirmado que seguiremos emitiendo – ahora sólo en digital- en Octubre, el fin de temporada al que me refiero lleva anunciándose muchos meses y años, en tantos programas, proyectos, trabajos de periodistas free lance y grandes medios, que deberíamos hablar de un ocaso más generalizado, de la agonía del Periodismo en España.

En el último debate de La Sexta Noche escucho al líder de Podemos pedir más y mejor Periodismo. Independiente de otras intenciones políticas y/o mediáticas, agradezco que alguien pida devolver a la Información su interés público, aquella máxima que nos enseñaban en la Facultad de Periodismo y que murió – o quedó moribunda- con la Ley General Audiovisual de 2008 del PSOE. Desde entonces la comercialización de la Información ha sido imparable, abusiva, plutócrata, cada vez más concentrada en unas pocas empresas, que curiosamente proceden del Sector Editorial, o acaban en él, como la Sexta, ahora en manos de Planeta.

Este proceso hubiera sido imposible en otros sectores; en Sanidad o Educación sólo por recortar la gestión pública, que nunca el interés público, ha pasado lo que ha pasado. Pero, si hablamos de Periodismo, los primeros que callamos somos nosotros. Peor aún, los primeros que defienden las excelencias del maridaje entre Poder y Periodismo son algunos periodistas. Era de esperar el enfado de Nativel Preciado ante las palabras de Pablo Iglesias, los periodistas del Establishment  tienen que defender lo suyo porque nunca ven más allá del millonario sillón en el que ahogan su independencia (y conste que no es nada personal), más aún si el sillón viene acompañado por varios premios “literarios” de suculentas cifras; casualidad de la vida, otorgados por la misma empresa.

Por si nos quedaba alguna duda de lo que esconde la polémica, la Caverna Mediática acude rápidamente a hablar de “el enfado de Nativel”. En esta Corte Mediática que nos “informa” si un Noble siente un pequeño tambaleo, ya basta para que todos pongan sus barbas a remojar, bien visibles, que para eso valen ellos más que los cientos de periodistas que no aparecen nunca en la Tele o en los grandes medios.  Por suerte, la Corte y el Reino ya no pueden ser más un territorio caciquil y aislado, sino que pertenecen y se deben a un entorno internacional. De entrada europeo: ojo a esa Ley Mordaza tan poco criticada por los colegas y que se quiere aprobar en breve, a pesar de que ya el año pasado El Consejo de Europa la juzgó como “preocupante y desproporcionada”. Da mucha vergüenza que Europa tenga que cuidar de nuestra libertad de expresión y manifestación, como menores de edad cuyos tutores recurren a prácticas dictatoriales. Pero todavía es peor lo que ya lleva tiempo difundiéndose en el entorno mundial; Canales de Noticias como Al Jazzeera se preguntan por nuestra debacle mediática. En este Spain’s newspaper crisis se habla sólo de tres grandes periódicos nacionales –que ya es mucho- pero no se lo pierdan, incluyendo las palabras de Juan Carlos Monedero sobre el diario El País y la pobre defensa de su actual director. Aprovechen también para volver a escuchar el programa que hace casi tres años le dedicamos al autor de “La transición contada a nuestros padres”: “La Democracia en España”.

Por nuestra parte, sea como sea, seguiremos al menos con nuestra intención de independencia: la única forma que tenemos de entender el periodismo. Aunque cada vez resulte más ardua la tarea; por eso la fotografía que ilustra este artículo: un taller de Radio Guerrilla, la iniciativa de Ágora Sol Radio, emisora del 15M a la que ya se han ido algunos compañeros de Radio Círculo. Volvemos en Octubre o, quién sabe, quizá antes 😉

 

Concurso Auto-Diccionarios

noviembre 14, 2013

Hoy leemos en el programa de radio los primeros auto-diccionarios recibidos en el Concurso. Como decíamos en las Redes, estamos recibiendo muchos escritos, ingeniosos, provocadores y hasta un poco extraños. Es curioso también que el concurso surja del interés del Balneario de La Hermida por la literatura, habría que unir mucho más cultura y turismo, que cada uno fuera un aliciente para el otro.

En las bases del concurso se especifica una valoración especial para los auto-diccionarios que tengan que ver con Balnearios “y todos los aspectos y elementos relacionados con ellos”. Turismo saludable, médico, termal, más interior, más hacia la búsqueda de uno mismo.

Hace unos días, con motivo de este Concurso, me entrevistaban en una emisora de radio, cuyo nombre no debo decir porque ya ese día me pidieron que no mencionara Radio Círculo en la conversación, así que no creo que les gustara verse aquí. Algunas Cadenas consideran la competencia como si fueran armas de destrucción masiva, incluso con tan pocas flechas como las de nuestra emisora en el Círculo de Bellas Artes de Madrid. Ya saben que la guerra mediática está en su punto más encarnizado por causa de la crisis (o como justificación) y hasta los más pequeños la sufrimos, aunque poco se hable de nosotros, o se calle más de lo que se cuenta.

A lo que iba. En esa entrevista llegué a decir: Turismo es Literatura, y me quedé tan tranquila y hasta parecieron aceptarlo los contertulios. No recuerdo ya si añadí: y viceversa, pero siguiendo la lógica así debería ser, en ambos casos tomando una parte por el todo. Se ha hablado mucho de la literatura de viajes más que turística, la literatura como viaje, etc., con lo cual es fácil preguntarse lo contrario, qué hay en el turismo que sea literatura. Y rápidamente de encuentran coincidencias.

El viaje se presenta como una inquietud, un estado mental y emocional. Un recorrido que empieza en el imaginario que voy creando alrededor; me cuento no sólo una sino muchas historias, y las relaciono, y hasta puedo empezar a escribirlas antes de iniciar físicamente el viaje. Quizá muchos no lo hagan antes, durante o después de los viajes, pero es fácil que el imaginario literario lo lleven en la cabeza, aunque sólo sea para contárnoslo después.

Si me permiten un consejo, también sería bueno que llevaran un Cervantes Touch Light en su equipaje. No es sólo que se el 1º premio de nuestro concurso cortesía de BQReaders (además de la estancia en el Balneario para el Ganador y los dos Finalistas), la lectura electrónica es aconsejable y este dispositivo lleva además luz incorporada, “ilumina tus noches de lectura” es su eslogan, y me ha recordado a todos aquellos que alguna vez hemos leído apenas sin luz, y los daños que con ello hemos causado a nuestra vista.

La recomendación también tiene otro motivo. Hace dos días pude saludar a nuestro último Nobel de Literatura en español, Mario Vargas Llosa, al que sólo conocía radiofónicamente. Aunque es encantador en lo personal y en su forma de comunicar, me sorprendía su discurso en contra de los dispositivos electrónicos de lectura, a los que llegaba a culpar del descenso de profundidad literaria. Ni qué decir tiene que el escenario era el adecuado: la Asociación de Editores de Madrid le concedía el premio Antonio de Sancha. También insistió en ello el Ministro Wert quien, a pesar de su cargo, no se ha dado cuenta del poder educativo de las pantallas, o del inminente congreso de Cultura Digital en el que se afana su Departamento de Comunicación; lo cual no es de extrañar si dicho Departamento tampoco sabía  explicarnos muy bien su organización.

La banalización de la cultura tiene que ver mucho con nuestros dirigentes, con la banalización social que nos muestran, con la banalización de su educación, o el estado banal de sus medios de comunicación, que también educan e incluso más, aunque nos refiramos a ello sólo cuando lo hacen mal y pocos se plantean la necesidad de hacerlo bien, o intentarlo.

Sigue habiendo revistas muy serias, pero sólo las leen cuatro. La batalla lleva tiempo desarrollándose en otra parte: en los medios audiovisuales, pero cuando algunos se quieran dar cuenta ya estará perdida. De hecho la próxima batalla está ya servida: en las Redes Sociales, hasta un 30% de los estadounidenses se informan vía Facebook

Perderemos los pocos medios de comunicación audiovisual todavía preocupados por la cultura, entre otras razones porque ni los editores ni los escritores han considerado su importancia cultural, más allá de su propio beneficio. Siempre habrá honrosas excepciones, pero insuficientes. Como ya dijo Umberto Eco en “Apocalípticos e Integrados”, a los apocalípticos nadie los escucha y, mientras tanto, los integrados siguen manejando el poder, integrándose en él y pensando por qué los demás no siguen su camino, por obvias que sean las razones.

Radio española

junio 26, 2013
V Premios Música Independiente

V Premios Música Independiente

 

Poco se habla de la Radio Española, ¿no es necesaria la autocrítica a la vista del panorama actual? No se trata de criticar  lo fácil, no vamos a ocuparnos de los divos de la radio, de momento, sean de uno u otro bando y censurados más por eso que por la radio que hacen.

La politización de la sociedad, al menos de sus medios de comunicación más vistosos, no es nada nuevo. Junto a ello, otro fenómeno es casi más preocupante: la concentración en unas pocas manos. No me refiero a la concentración empresarial de los medios privados que, como cualquier empresa, tienden a ello y ahora más con el beneplácito de la última Ley General Audiovisual, aprobada por los socialistas.

La concentración más preocupante para mí es la que se hace con dinero público, léase Radio Nacional de España. Es verdad que internamente andan a la gresca entre las distintas emisoras, lo que  no es nuevo y hace que unas tengan más poder que otras según el reparto del momento. Externamente sin embargo es otra onda.

Poco se sabe de los patrocinios culturales de Radio Nacional,  esa forma de publicidad que existe en sus emisoras como ocurre en TVE, ya que la Transparencia no es habitual en la casa. A no ser que haya una Auditoría no nos enteramos ni de la mitad. Como pasó cuando nos informaron que Rafa Nadal estaba recibiendo una pasta pública sólo por informarnos qué tal le había ido el partido. Algunos están de acuerdo: que el dinero público pague a las estrellas, para mí es una barbaridad, una aberración de otros tiempos,  residuo de otros regímenes independientemente del nombre que quieran ponerle acorde con estos tiempos. ¿Y si iniciamos una campaña para que Nadal devuelva ese dinero público? Más ironía aún ¿quién más cobra, quién más podría cobrarlo? ¿Es acaso nuestro Nobel de Literatura Vargas Llosa menos relevante que Nadal?

Y es que no sólo de estrellas deportivas vive el Ente Público. La Concentración que estamos pagando llega a todos los ámbitos. Hace poco asistía a la gala de los Premios de la Música Independiente y, ¿qué me encontré allí entre las estrellas independientes de la música? A RNE, más concretamente Radio 3, copando el acto hasta el paroxismo. A uno le puede extrañar que cuando se habla de Independencia se hable de Radio Nacional; también estaba allí la Fundación Autor de la SGAE, otro tan Independiente como para llevarse el dinero de sus propios socios.

Cómo sería la actuación de Radio 3 en la gala que la única otra emisora presente: “Radio Gladys” tuvo que contestar al grito de Mara Torres: “Cuando digo radio, digo radio 3” con un “Cuando digo radio, digo radio española”. En fin, digamos, al menos de momento, radio española. Por nuestra parte, en la pequeña -pero digna- Radio Círculo, se ha cerrado ya la programación hasta octubre. Quizá emulando a los grandes, la última emisión de “El Planeta de los Libros” fue la semana pasada, y en directo en mayo, como “Cuéntame”.

Ellos y nosotros esperamos volver en Octubre. Si es que todavía hay espacio para la radio cultural y para Radio Círculo en la radio española; que no se cumplan los peores augurios de Xavier Caño Tamayo:  Los medios de comunicación, cómplices necesarios de la crisis-estafa

 

Bienvenido, 2013

enero 7, 2013

SANTOS JULIÁGanas de acabar el 12, porque el camino se ha hecho cuesta arriba, como para muchos. Y eso que desde el último artículo ha habido buenas experiencias. Lo fue la Conversación con Santos Juliá en la Biblioteca Regional de la Comunidad de Madrid, el 12 de diciembre, cuyo resumen emitiremos este jueves 10 de enero y seguramente el día 31. Con él empezamos el año, por partida doble, porque era imposible reducir sus reflexiones a un solo programa.

La semana pasada, sin emisión en directo,  volvimos a emitir “Medicina y Humanidades“, con la participación de dos facultativos del Hospital de La Princesa. Una repetición con la que seguíamos apoyando este 2013 la marea blanca, además de difundir que sí se puede; se puede cambiar lo que parece imposible. Hay que seguir luchando, ser conscientes de ello y difundir manifestaciones como la de hoy mismo en Madrid. Por más veces que se hable de todo ello nunca serán suficientes. Y también hablar de los logros, como me recordaba un amigo de Valencia, que no se había enterado que La Princesa -de momento- ya no está en  peligro.

En el último programa en directo, el 20 de diciembre, pudimos hablar con Cezary Kruk en los estudios de Radio Círculo y Edyta Kwiatkowska desde Polonia. Todavía me sorprende cómo han colaborado con este planeta los responsables del Instituto Polaco de Cultura en Madrid. La explicación quizá esté en lo que mencionaba en ese programa: cultura de trabajo, amor por el trabajo bien hecho, pensado, planificado. No sólo, como comentaba Mercedes Monmany, es buena su idea de que el Parlamento Nacional apoye cada dos años la figura de un escritor y/o intelectual de reconocido prestigio, el camino emprendido por Polonia las últimas décadas es excepcional gracias a una ejemplar cultura de trabajo. De momento su patrocinio descansará, pero seguro que seguimos en contacto, de entrada este jueves 10 tienen un regalo muy rico para nuestros oyentes.

Un último recuerdo del 2012 para el impresionante legado de la gran intelectual española María Moliner, no sólo por su Diccionario, su gran labor lingüística que ni siquiera tuvo el reconocimiento de la Real Academia de la Lengua; detrás de las palabras, una mujer excepcional, a la que tuvimos la osadía de relacionar a partir de la obra teatral de su vida, “El Diccionario”, con la Madre Coraje de Eva Lasheras (con el permiso de Bertolt Brecht). Mujeres fuertes todas ellas, fundamentales en el desarrollo social, que nada tiene que envidiar al avance económico y político (tantas veces en entredicho). Como diría Santos Juliá, nuestro problema no es político sino social. La raíz claro, los problemas políticos vienen de ahí.

Para terminar, una convocatoria con la que empezamos con buen pie el 2013: El Planeta Azul. Un evento conjunto con el bar literario  Los Diablos Azules, donde Pilar Martínez se encargará de gestionar sus reservas (aforo limitado). El nuevo planeta se estrena con el último premio Nacional de Poesía, Antonio Carvajal, excepcional en su obra poética y en su humanidad. Espero que les sorprenda gratamente. Nos vemos el sábado 12 a partir de las 20h, en los Diablos Azules. Muy feliz 2013.

planetaAzul

Feliz 2012 desde RC

diciembre 28, 2011

Feliz 2012, desde Radio Círculo, llamada también Radio Clandestina. Ha sido una denominación colectiva a lo largo de los años. Primero la llamó así en El Planeta de los Libros un editor, y desde entonces otros invitados han hecho referencia de esta manera al hecho de ser la única emisora cultural de Madrid, ser y estar en uno de los centros culturales de referencia de la capital, y el velo de silencio que ha cubierto prácticamente sus 24h. de emisión diaria desde hace más de 10 años, un velo no totalmente opaco pero demasiado tupido.

Por supuesto los que trabajamos en ella hacemos todo lo posible por levantar el veto (perdón, el velo): blogs, páginas web, comunicación en redes sociales, etc. Todo ello sin recibir remuneración, e incluso teniendo que pagar de nuestro bolsillo. También es cierto que no hacemos todo, todo, lo que podríamos, no hemos llegado a la categoría de divinos. Y en algunos casos hasta la divinidad (perdón, la dirección) nos lo ha recordado. Estoy pensando en cuando por ejemplo dijeron que era mejor no utilizar los datos de audiencia. Ya a finales de la década pasada aumentaban extraordinariamente, y de manera increíble si consideramos la falta de promoción.

Extraordinario, increíble, esperpéntico. Sigo contando la historia de los últimos siete años. Desde el principio también nos confundían (al menos a El Planeta de los Libros, y nos siguen confundiendo…), con programas de una emisora tan distinta -con tantos medios y autopromoción- como Radio Nacional de España (RNE). Quizá en este país, o al menos en Madrid, podría haber dos emisoras con contenidos culturales, no sería malo incluso. La competencia es sana, y puede terminar con el egotismo de los que se consideran únicos en la radio no comercial. Aunque claro –si hablamos de dineros- la proporción entre presupuestos de las dos emisoras ahora mismo es ridícula, ¿o una ensoñación? ¿ hay proporción posible?, ¿de 1 a 1.000.0000€? La competencia es sana cuando se dan las condiciones para ello.

Nuestra querida emisora clandestina no recibe subvenciones (que sepamos), sí el lugar donde nos encontramos: el Círculo de Bellas Artes de Madrid. Millones de euros del Ayuntamiento, la Comunidad de Madrid y el Gobierno Nacional. Pero no sabemos cómo se distribuye ese presupuesto, qué cantidad –aunque sea pequeña- se dedica a la emisora. Ya saben, España sigue siendo uno de los pocos países europeos sin Ley de Transparencia.

En el inicio de la X Legislatura de las Cortes todos los discursos piden confianza en las instituciones, sin embargo la confianza no se sirve bajo demanda, se gana. Si hasta la Corona va a publicar sus cuentas a bombo y platillo, no se entiende que instituciones culturales – con un compromiso mayor si cabe con la sociedad- no lo hagan de la misma manera, que sigan los dimes y diretes entre pasillos y no sólo en el Congreso de Diputados. Aunque claro, cuando nos enteramos de algo es para echarse a temblar.

No me refiero sólo a la gira faraónica de la ya ex Ministra de Cultura (que conocimos gracias al diario ABC y de la que el diario El País decidió no informar). No llego a entender esa habitación de hotel de cerca de 1.200€/noche, tampoco que su despedida incluya millonarias subvenciones al cine (3.199.854,23 €) ocho días antes de las elecciones que la despidieron. Menos aún, con una recesión económica anunciada, y a unos destinatarios que no sólo tienen beneficios sino que se permiten el lujo de hacer expedientes de regulación de empleo. Y ojo, lo que tendremos todavía que ver, que haría levantar de su tumba hasta al mismísimo Valle Inclán: la película de la productora de Buenafuente (casi 400.000 € a fondo perdido dentro de los millones que mencionaba) se llamará “Somos gente honrada”

En el 2012 espero escribir artículos más positivos, no en vano, como decía en uno de los últimos, hace poco más de un mes: Entre tener un Ministerio de Cultura “que no lo es” y tener una Secretaría de Cultura competente, mi elección sería clara. Además les tengo que confesar que, visto lo visto en cultura a lo largo de estos años, el nuevo Secretario de Estado me merece bastante respeto.

Apartar el pensamiento único para trabajar más y mejor. Respetar la diferencia. Procura el diálogo que tanto necesitamos, incluso no exento de polémica como el que mantuvimos con el nuevo Secretario el pasado mes de marzo en el programa LIBERALES. En el minuto 55.39, José Mª Lassalle Ruiz nos decía: Vamos a ser una de las cuatro culturas más pujantes del planeta, ya lo somos; y hablamos una de las dos lenguas de comunicación universal, y eso requiere un modelo eficiente de gestión que no puede ser ideológico sino que debe ser de Estado

Un Estado que no puede olvidar la indignación no sólo económica o política, también educativa, cultural, etc., porque quizá sea verdad que hemos perdido la inocencia como dice el lema de la Cabalgata Indignada hoy en Madrid. Es hasta difícil elegir un sólo color según nuestra particular indignación. Que el 2012 nos quite bastante de ella.

Ha llegado un nuevo sol

junio 4, 2011

Cartel en Biblioteca Acampada Sol

Después de la llegada del “Sálvame” de los libros , esa Feria  que todavía no hemos pisado, por suerte (porque no nos ha hecho falta), damos la bienvenida a otros eventos, otros encuentros, donde sí pisamos, y nos involucramos. Son nuevas apuestas, y por tanto arriesgadas pero a las que la situación cultural y mediática nos empuja. Necesitamos arriesgarnos, los intentos lo valen incluso aunque se queden en eso y, además, creemos que sólo colectivamente saldremos de esa olla hirviendo donde pretenden cocernos a casi todos como ranas. Sí, me refiero a la historia de la rana hervida, esa que circula por internet y que contamos hace poco en Ágora Sol Radio, a partir de la hora y cuarto de este podcast 

En la nueva emisora digital, Ágora Sol, idea de la Comisión de Comunicación de la Acampada de la Puerta del Sol, llegué a proponer hacer un programa de libros, aunque dado los múltiples pluriempleos a los que una se ve obligada, de momento vamos a dejarlo en colaboraciones literarias y/o culturales en los programas que ya se van estableciendo. A nueve días de su nacimiento, he participado en un par de programas y sin duda la entrada más literaria fue la del jueves pasado. Ese 2 de junio me hice eco de la iniciativa de casi 40 blogueros que llevaron microrrelatos por y para la Acampada a la Puerta del Sol.

Resumiendo, después de contarle a Gerardo en La persiana la Historia de la Rana, pasé a leer algunos de esos microrrelatos. Claro, la conexión telefónica no es muy buena, pero si esto es así a los siete días de nacer, imagínense a los catorce días, a los tres meses, o al año. La fuerza de todo lo que surge en Acampada Sol es impresionante. No sólo por lo que digan desde fuera. Desde dentro se ve gente trabajar unida, que dos días antes no se conocían, trabajar por secciones, trabajar la parte técnica, trabajar el diseño, trabajar la redacción, trabajar la relación con los demás, y sobre todo tomárselo muy en serio. Hay deserciones también claro. Pero en todo movimiento de cambio, de progreso en el sentido de mejora, lo importante es mantener el objetivo común.

Un día antes de emitir ese streaming (directo por internet) de Ágora Sol Radio, grabo El Planeta de los Libros que podrán escuchar este domingo en Radio Círculo, y el lunes en nuestra web. En el estudio cuento con Adaya, a la que bautizo como el espíritu de la acampada, como ya hizo Gerardo antes que yo en Ágora Sol. Ha venido aunque se encuentra mal ese día, y a pesar de la precariedad laboral de su 18 años. Nos cuenta su experiencia, que participa en seis comisiones, también lee algunos de los microrrelatos de los blogueros. Kike y Nacho, del grupo Derrumbe, son casi igual de jóvenes que Adaya, y con la misma energía valiosa y positiva tan habitual en la Acampada, esta vez expresada en canciones: “un día más”, o “ha llegado un nuevo sol”, que da título a este artículo.

Y no entiendo cómo no se habla más en los Medios de Comunicación de la cultura de la Acampada. Debe ser un tabú. Que siguen más preocupados por los famosos de las páginas cuché que por los movimientos colectivos. A Ágora Sol Radio han llegado las primeras peticiones de entrevistas, pero creo que la mayoría son de medios extranjeros. Aquí no debe ser noticia una emisora digital nacida en la Acampada.

¿Y la Biblioteca de la Acampada? Quizá ni se han enterado  de su existencia. Su historia nos la cuenta Gonzalo en El Planeta de los Libros. Y, de nuevo, me vuelve a sorprender su claridad mental, como la de tantos otros acampados. Al hablar del movimiento que se desarrolla bajo este “nuevo sol”, dice Gonzalo: requiere organización pero también paciencia (…) es un modelo en el que no estamos educados (…), creo que es muy interesante pasar por el proceso de ser educados en esta forma de decidir y de participar democráticamente, y eso va a costar un poquito de tiempo

Por supuesto podría hablarles también de las dificultades que atraviesa el nuevo sol, pero ya reciben esa información de los medios de comunicación masivos, como denuncia Gonzalo en el programa. Incluso hay gente que -considerándose cercana a las ideas que se defienden en la Acampada- observan lo que allí ocurre con cierta superioridad. Las lecciones son ya conocidas, el camino está por andar.