Archive for the ‘Crítica Cultural’ Category

De África a Estados Unidos

noviembre 28, 2017

Cada programa tiene su trastienda y la 14ª Temporada con apenas dos meses ya posee amplia rebotica. Sufrimos “fatiga informativa”, nuevo término para el recibo de exceso de información que nos deja baldados. Pero también hay tiempo para las gracias o el humor, por ejemplo, el otro día sorprendí a una amiga diciéndole: “no somos la emisora de Rajoy“. Me faltó añadir:  tampoco la de Manuela Carmena.  La polarización en los medios españoles es tal que preferimos seguir con nuestra pequeña Radio Círculo, aunque a duras penas. Tiempos mejores vendrán, según el concepto de Protopía que defiende nuestro invitado este jueves.

El editor de TEEL (Todo Está En Los Libros) nos habla de “Lo inevitable: Entender las 12 fuerzas tecnológicas que configurarán nuestro futuro“, escrito por el estadounidense Kevin Kelly. Ya recomendamos el ensayo en Redes este verano aunque, como reconoce Juan José Ariño en la entrevista, aquí estamos más atrasados; y yo añadía: en el Metro de Madrid ni hay cobertura completa dentro de la M30.

Después de grabar el programa, comento con un Técnico que no pudimos hablar del éxito de los “Vine“. Me dice que el boom fue hace dos años, entonces eran más vistos que cualquier otra producción audiovisual, y cultural en general; lo trata Kelly en la 8ª Fuerza, Re-combinando, dice que son productos con más peso cultural porque llegan a millones de personas frente a los pocos miles que se acercan a la Ópera. Las NNTT en pro de las Audiencias, aprovechando y banalizando la Cultura, por si no había ya suficiente banalización en los Medios de Comunicación, y hasta en los Libros.

A pesar de las críticas que hacemos a “Lo inevitable”, aconsejamos su lectura. Sea la Protopía o la Decadencia a lo que nos enfrentamos, siempre será bueno leer lo que nos depara el futuro que vivir en la inopia, y que cada uno elabore su criterio. Que hubiera más espacios y debates al respecto sería también necesario.

Hemos hecho el viaje a la inversa, de EEUU a África, y ha sido a propósito. Terminamos de leer “Lo inevitable”, después del programa “NegroAfricanas: ellas (también) cuentan. Nos impresionó la antología publicada por Casa África (X Aniversario) que nos traía voces frescas de las antiguas colonias británicas. Hasta tres generaciones recoge Federico Vivanco entre relatos, poesías y ensayos. El panorama es desolador y a la vez combativo, lleno de cuestionamientos, y esperanza.

El viaje al continente más deprimido por Occidente choca con los dorados brillos de la Tecnología. Se lo comentaba al editor de TEELL después de la entrevista: nuestra sociedad de bienestar es posible en gran medida gracias a la depredación que todavía ejercemos en sus países.

Hablamos de desequilibrios, desigualdades que están también en nuestro país o en EEUU. El propio Kelly dice acabar creyendo en una sociedad más colaborativa, más horizontal. También su editor en español que, sin embargo, pone un ejemplo no muy acertado a ese trabajo colaborativo. En la entrevista comenta que estamos colaborando en ese momento igual que colabora con sus Traductores. Lamentablemente la difusión cultural no tiene la misma estructura que la traducción. La sociedad horizontal igual que la vertical sigue aprovechando trabajos no remunerados, y cada vez puede ser peor: “Periodismo en la UVI“.

De África a Estados Unidos es una metáfora de cómo las desigualdades nos gobiernan, a gran escala y a pequeña. Porque en esta sociedad global las escalas son además interdependientes. Seguimos sin Concejal/a de Cultura en Madrid, la última: Celia Mayer, acaba de ser imputada por presuntos delitos societario, de malversación de caudales públicos y de prevaricación. Y que sepamos sigue con cargo y sueldo públicos.

Quien ostenta el Título Cultural es ahora la Alcaldesa de Madrid, que asiste a bombo y platillo a la Feria Internacional del Libro de México, bajo palio del grupo PRISA, encargado de su gestión desde que la idea le surgiera a aquel Polanco que vendía libros de textos en México en los 60. Los poderes se tocan.

“Ellas también cuentan”; siempre que sepamos diferenciar entre quién pone la imagen y quién el contenido. Por eso el jueves pasado volvimos con un programa de hace 10 años: “El libro negro de la condición de la mujer“, entonces se acababa de aprobar la Ley de Igualdad y much@s pensamos que era el inicio. Sólo fue un guiño al poder horizontal. Nos quedamos en el vertical, el absolutista, el patriarcal de siempre y para varias décadas, generaciones, quizá siglos.

Anuncios

No ninguneen nuestras lecturas

octubre 9, 2017

Abrimos la 14ª Temporada con “Lectura radical de la Constitución“, un programa con el jurista Fernando Oliván, a partir de su libro “Para una lectura radical de la Constitución de 1978“.

Varios oyentes me dicen tras escucharle que no les parece una lectura tan “radical” sobre la Carta Magna. Les recomiendo el libro, sin duda más radical que la entrevista. Oliván mismo aclara cuando hablamos que se refiere a una lectura de raíz, profunda. Un trabajo mucho más valioso que cualquier acto de violencia al que suele unirse el término. Todavía en su escrito dice más: “La lectura radical se opone, así, a esa lectura mojigata que pretende ningunear al ciudadano“.

Esa frase cobra vida en mi cerebro: hay lecturas mojigatas que, no sólo pretenden ningunearnos, lo consiguen. Más allá de los malos best sellers o de autores famosos que se rifan las Editoriales, nos ningunean incluso supuestos grandes Premios nacionales, como el último de la Crítica en España que el propio Rajoy recomienda y que ya ha vendido sus derechos audiovisuales, para que los no lectores lo asimilen en sus pantallas; o Premios internacionales, como el reciente Nobel de Literatura, con el que los 18 suecos quieren lavar las críticas recibidas por el espectáculo Dylan el año pasado.

Poco se ha leído a Kazuo Ishiguru en nuestro país, empezando por mí. Le leo estos días. También me encuentro con el resto de su obra: audiovisual, compositor de canciones, etc. Tiene bastantes premios y distinciones, incluida la Orden del Imperio Británico. Veo alguna novela adaptada al cine: “Nunca me abandones“, la distopía que escribió hace 12 años. Las comparaciones son odiosas pero a veces necesarias. Mientras Margaret Atwood escribía hace 32 años sobre los vientres alquilados para ricos: “El cuento de la Criada“, donde desde la Literatura y la vida adulta abordaba la utilización futura – como histórica- del cuerpo de las mujeres (por no hablar de su mente); Ishiguru 20 años después fabrica granjas de niños para producir órganos, recreándose en la edad de la inocencia.

Es importante seguir recreando mundos, pero para mejorar los ya creados; si no es así estamos ante la mera producción bibliográfica de “novedades”. El británico sabe escribir: empezó haciendo guiones para series de TV, luego llegaría el éxito de sus libros y películas. Pero, no dejo de pensar: ¿ningunean de nuevo mis lecturas?, ¿por qué este escritor y no otro? En las apuestas había de todo como siempre, incluso el keniata que sufrió en carne propia el colonialismo británico: Ngugi wa Thiong’o, por el que apostaba ya públicamente el año pasado y que pronto cumplirá 80 años.

Saben que los grandes escritores no son políticamente correctos, no se amoldan al poder, sólo sobreviven a él y eso se le nota, en la vida y en la inmortalidad de su obra (salvando excepciones como siempre). Se le notó a Juan Goytisolo, toda su vida, y cuando recibió el Cervantes (lean su discurso), se le notó al Nobel de Literatura de 1964, Jean-Paul Sartre, que no quiso recoger el premio. Y tantos y tantos otros. Y muchos más que vivieron y murieron sin premios; pobres por no vender su dignidad, aunque acabasen utilizados como mascotas del Poder: “Cervantes y la libertad de expresión“. Frente a la integridad de estos escritores, la élite de la industria del libro o de la cultura, los utiliza para tener cuentas millonarias que inocentes lectores se encargan de abultar.

En estos tiempos de crítica positiva, delicada, o sencillamente autocensurada (elijan el término que prefieran) se nos olvidan los “daños colaterales”. Lo que los escritores (y también periodistas) deberían hacer y no hacen, porque llevan tiempo sin hacerlo y gracias a ello no son si quiera criticados sino que reciben premios, distinciones; dinero y poder al fin. El empobrecimiento es sólo para la ciudadanía, ese “daño colateral” continuamente ninguneado.

Recordaba en este primer programa de Temporada que, frente a la participación ciudadana, el poder siempre tiende a concentrarse. Hablábamos de la aplicación de la Constitución y, lo cierto, es que podríamos haber hablado de otros muchos libros, de esa industria editorial que en España presiden dos grandes grupos, con sus correspondientes poderes mediáticos, políticos y económicos que mantienen no sólo la hegemonía sino además el silencio cómplice en los diferentes sectores.

Una lectura no mojigata de los libros en España, o al menos de la obra de algunos de los más famosos escritores, nos llevaría a ver cómo apuntalan imperios y reinos, cómo ningunean las lecturas de todo el planeta. A los ciudadanos no nos hace falta imaginar una granja de jóvenes para tener órganos frescos, ya sabemos que se toman de sociedades esquilmadas o, más cerca, de los desfavorecidos económicamente.

Para valorar el arte literario del flamante Nobel, les dejo un adelanto de “El gigante enterrado”, su última obra publicada en España. Ustedes son en definitiva los jueces, los dueños de su propio criterio literario. Ahí sí pueden comparar, así que les dejo un posible texto para ello: “País de Nieve” de Yasunari Kawabata, primera obra del primer Nobel nacido en Japón. Empezó a escribirla en 1935 y entiendo que estará libre de derechos de autor, si no es así no se preocupen: está en bibliotecas y el ejemplar que ilustra el artículo me costó 1€ en el Rastro madrileño.

“Ciudadanos del mundo, ¡uníos!”, recordaba Fernando Oliván en el libro. Una ciudadanía planetaria, unida y en paz, que requiere que no ninguneen lo que leemos o escuchamos. En la Historia no sólo ha habido progresos (muchas veces para unos pocos o, como mucho, un tercio del planeta), también ha habido retrocesos, y nos hemos dado cuenta demasiado tarde. Que los retrocesos a los que asistimos hoy no continúen por más tiempo. Hasta el próximo jueves, después de la festividad del día 12, como siempre: que sean muy felices.

再见 nº13

junio 28, 2017

Zài jiàn (adiós) Temporada nº 13

Elijo esta forma de despedida, a lo Chino Mandarín, porque ellos tienen sus supersticiones (ojo con el nº 4) y nosotros las nuestras; y realmente la 13 ha sido dificultosa como para mandarle un sonoro adiós con tonos vocales incluidos como hacen en su idioma, y aún cuando aprenderlo es una de las actividades más divertidas de las que he disfrutado esta temporada: en los Centros Culturales del Ayuntamiento de Madrid, los profesores -aunque mal contratados y pagados- y los alumnos ponen lo mejor de sí mismos.

¿Y qué les voy a contar de la 13?

Así, por resumir. Agotamiento, quizá sea la palabra. 13 Temporadas luchando por hacer algo de periodismo cultural pasan factura; especialmente cuando no hay detrás gran empresa mediática, partido político o padrino. Tres apoyos, o tres patas para un banco, que normalmente acaban con la cuarta: la cultura. Tanto es así que cuando algún contacto ha habido, sólo poner la cultura por delante les espanta.

Hablamos de España, claro, país donde hasta asociaciones de editores vetan un pequeño programa de radio dedicado a los libros y lo hacen sin ninguna explicación. Ni si quiera la Federación del Gremio de Editores, interesada en el porqué de la censura, consigue que se lo expliquen. Acabaré contándoselo, de qué asociación se trata y el increíble esperpento que realizan, pero será próximamente. No es la primera práctica contra la Libertad de Expresión que vivimos, ni será la última, el Periodismo sigue siendo muy molesto en España. De momento, toca despedirse hasta octubre que, ya recuperados, volvamos a por la 14ª.

Hasta entonces seguiremos leyendo, en plural; sus lecturas siempre son interesantes y muchas veces gracias a ellas podemos llevar nuevos contenidos a la Radio o al Blog, “siempre menos de los que quisiera poder ofrecer” respondo a sus peticiones, habitualmente por falta de medios.

Estos últimos días de junio, después del último programa Vidas, con Acción contra el Hambre, y la repetición de Hartos de corrupción, ando especialmente dedicada a leer los trabajos para un par de Tribunales TFG (Trabajo de Final de Grado) en una Universidad Pública. Hay muchas investigaciones que me llaman la atención; tengan cuidado los que piensen que el Periodismo está muerto, este año estoy encontrando mayor grado de denuncia entre los licenciados, especialmente centrada en la invasión comercial y política en los Medios.

Sabemos que la invasión viene de largo, lo bueno es que cada vez se investiga más y mejor. Varios trabajos señalan su peor enemigo: el “infoentretenimiento” (la RAE ya tarda en admitirlo), sea este por su rédito político (programas que caricaturizan la realidad política, como si no fuera para tomárnosla en serio), o sea por su rédito comercial (la ética profesional pisoteada por las audiencias, el medio de comunicación puro negocio).

Y con eso les dejo, con la oreja o el ojo dispuestos para escucharles o leerles, si quieren responder o preguntar algo sobre todo esto.  Este verano, cuando conduzcan, recuerden: la política y los negocios no son buenos compañeros, después de conducir tengan siempre a mano un buen libro.

 

 

Cervantes frente al Poder

abril 17, 2017

Este fin de semana pasado, en la muestra del Festival de Teatro Clásico de Mérida en Madrid, la obra de Verbo Producciones: “El Cerco de Numancia” volvía a mostrar el Cervantes más auténtico, el escritor al lado de los desprotegidos y por tanto enfrentado al Poder, cuando las medias tintas desaparecen y los creadores acaban situándose.

La obra de Cervantes es reconocida más allá de su Literatura, por su Conciencia Social, sus ideas de justicia y dignidad; principios imposibles de vender o comprar, incluso cuando la situación es temible. Cervantes continúa como gran referente de los escritores a nivel mundial porque, sencillamente, no combatió Molinos sino Poderes, y así lo expuso y se expuso frente a todos: Iglesia, Monarquía, Ideologías de Poder, u otras organizaciones más básicas como el Matrimonio por Interés o el Orden Social, con cuidado, pero sin renunciar a su Libertad de Expresión.

La actualidad de Cervantes descansa en unos principios todavía buscados, y que seguiremos buscando porque, como viene a decir el autor de El Cerco de Numancia, la lucha es eterna como la llaga en la herida (a modo de conclusión de la estupenda adaptación, de nuevo en Mérida este verano, y aún sabiendo que queda alguna pieza todavía más interesante del Teatro Cervantino no llevada a las Tablas, o al Cine…)

Llevamos un mes de Abril muy cervantino, desde que el día 3 difundíamos en las Redes una foto del Museo Casa Natal de Cervantes en Alcalá de Henares, hasta la entrevista con Emilio Sola por su libro “Cervantes Libertario, Cervantes Antisistema, o por qué los anarquistas aman a Cervantes“. Titulamos el programa “Cervantes y la Libertad de Expresión“, qué mejor posicionamiento frente al Poder que ejercer nuestra libertad de expresión, especialmente en tiempos de censura y, sobre todo, como nos decía el Historiador y Escritor cuando Cervantes ha sido convertido en una Mascota Cultural, y pocos se atreven a decirlo, menos a criticarlo.

La Propaganda siempre ha utilizado para sus fines a cualquier Artista, Obra o Canal de Difusión que se preste. Lo puede hacer por las buenas, vía acuerdo, o por las malas, abusando del Autor o cuando éste ya no puede defenderse. Quizá por eso el libro de Emilio Sola adquiere especial relevancia este 400 aniversario de la muerte de Cervantes, no sólo por lo que evidencia en sus reflexiones sino por otras: las que se rescatarán del olvido o se elaborarán a partir de las suyas.

En ello quiere trabajar, entre otros muchos asuntos, la Fundación Anselmo Lorenzo (FAL) a la que dedicamos un programa en Marzo, “Cultura desde Abajo“. Hablamos de su nuevo centro en Madrid, su historia de Estudios Libertarios, la lucha por la Cultura y la Conciencia Social y, de forma espontánea, terminabamos recordando en el mes de la Mujer las ideas anarquistas del amor: amor libre que no propiedad. José Ramón Palacios transmitía su sentimiento por todas las vidas asesinadas por la violencia machista, hablaba de igualdad y respeto, como la Confederación Nacional de Trabajadores (CNT) lleva haciéndolo más de 100 años (Aquí pueden escuchar el programa que le dedicamos en 2010: Centenario CNT).

Palacios volvía a poner el dedo en la llaga al hablar sobre el Poder: “El poder no se toma, se destruye. De no ser así, como todas las cosas, tiende por su naturaleza a ser lo que es y a reproducirse, es decir, a ser poder contra el pueblo, no puede ser de otra manera”.  Algo que la Historia se encarga de enseñarnos una y otra vez. Si un pequeño pueblo íbero osa mantenerse frente al Imperio Romano, morirá. Aunque su muerte – como la de Cervantes- le dará vida eterna y, con ello, alumbrará otras vidas. Los Imperios caen, los autores y los pueblos viven, los autores y pueblos que combaten los Imperios.

Como informa el cartel de este artículo, este miércoles hablaremos -con todos los que nos quieran acompañar- del libro de Emilo Sola, que se merece más que un pequeño programa de radio, y que sin duda nos llevará a otros libros, a otras ideas y acciones, de manera que no sea tan difícil sobrevivir al Sistema, al Poder de cada día, que tanto dificulta nuestra respiración natural, nuestros espacios comunes. Les esperamos en la nueva sede de la FAL en Madrid. C/Peñuelas, 41. El 19 a las 19h.

Neruda, Unamuno y Cervantes no fueron invitados

febrero 12, 2017

unamunoLos Premios Goya 2017 han provocado que la Academia de Cine anuncie un Concurso de propuestas para la próxima gala. Decíamos en el último programa “Los Libros de los Goya“: el espectáculo no sólo es increíblemente más aburrido cada año, sino que el mal hacer continuado llevó en esta ocasión a perder cientos de miles de espectadores.

Reivindicábamos en este programa más arte literario en la “gran gala cultural” (de momento no hay otra). Las galas se pueden hacer mejor, siempre que haya mejor guión, y el guión si es bueno es literario. No todo es glamur (“encanto sensual que fascina”, según la RAE), o no todo puede ser tan simple como querer acercarse a ello… Especialmente en un país con tanto déficit cultural y social (muchas veces a costa del glamur), algo que también pusieron de manifiesto estos premios.

El déficit social hizo que pasara sin pena ni gloria “Yo, Daniel Blake“, la reconocida película británica, Palma de Oro en el último Festival de Cannes. El déficit cultural no le iba a la zaga: entre las candidatas de estos Goya se encontraban películas con carga literaria, cultural, social y hasta política como: “Neruda” o “La Isla del viento“, ésta última en torno a Unamuno: su destierro en Fuerteventura y cómo, a pesar de este y otros pesares, muchos años después sería capaz de pronunciar, frente a los grandes poderes franquistas, la famosa frase que le arrestaría de por vida : “Venceréis pero no convenceréis”.

Olvidé mencionar en ese programa, la película “Cervantes, la búsqueda” a la que dedicamos un especial en mayo; candidata también y sin una sola nominación en estos Goya. Ninguna de las tres películas tenían la posibilidad de premio bajo la mirada petrificada e inmóvil de Goya. En todo caso, deberían formar parte del acervo de cualquier amante de la cultura: cada película por sus méritos propios, además de los propios de sus personajes-protagonistas. Por no hablar del mérito de los espectadores, que no han tenido fácil acercarse a ellas.

En el país donde se sigue sin premiar las buenas producciones culturales, o de interés social, aunque estén ahí, los Lobbies prefieren ser seducidos por cuentos infantiles (de mucho llorar si es posible) o sensibleros, thrillers, puñetazos; todo lo que sea fácil presentar, populista al fin, como ocurre en Política y tantas otras áreas.

Quiero despedirme con la comparación, odiosa pero verdadera, que arranqué a Jaroslaw Bielski en el programa “Réplika Teatro“: “en Polonia la Cultura es lo que en España el Fútbol “. No se trata sólo de los recursos que cada país dedica a uno u otro sector, también la forma de gestionarlos y su difusión. El fútbol sigue siendo el rey mediático del país (antes el Circo o las Novelas de Caballería), con el permiso de la invasión política y programas del higadillo, ambos en ascenso; tres ingredientes que se encuentran en todas las sopas comunicativas conduciéndonos a los más bajos instintos. Precisamente a los que se enfrentaron -cada uno a su manera- los tres escritores que no fueron invitados.

Se abre el Telón

enero 4, 2017
"4" Rodrigo García. Ediciones La uÑa RoTa

“4” Rodrigo García. Ediciones La uÑa RoTa

Entre las noticias de estos primeros días del 2017, leo sobre el “Caso Teatro”, Getafe (Madrid), donde se investiga la adjudicación irregular de contratos vinculados a una nueva construcción dramática que, tras año y medio de trabajos, llegará a los tribunales esta segunda quincena de enero.

El caso es pequeño pero me hace reflexionar sobre el Teatro nuestro en general. En los últimos meses me venían a la cabeza demasiadas piezas que no encajaban, que desprestigiaban la grandeza del Teatro, salvo si éste se vieran ahogado por la actual situación de corrupción, amiguismo y privilegios que reina en este reino.

Todo empezó quizá en primavera, en una rueda de prensa de un Centro Dramático. donde se presentaba una obra sobre un gran personaje de la Historia. Fue tal el énfasis sobre cómo aquella celebridad luchó por exponer sus ideas frente al poder establecido que, si no recuerdo mal, alguna periodista preguntó por esa lucha también en nuestra actualidad. Tras lo cual, yo misma pregunté cómo estaba esa lucha en el teatro, si éste era su lugar hoy (lo fue muchas veces en la Historia), si servía a la sociedad y si el poder teatral – igual que el del cine o los libros- gozaba de un buen lobby, que yo desconocía y por eso preguntaba.

Se pueden imaginar que tuve que repetir la pregunta al Director del Centro y que éste respondió nervioso y por la tangente. Acostumbrados estamos los periodistas de este país a la falta de respuesta por parte de nuestros representantes, así que hasta aquí todo normal, incluidas las aviesas miradas. Después de aquello, como una no personaliza sino que intenta dedicarse al interés público, me fui a ver la obra presentada y pedí entrevista con el Director del Centro. No hubo respuesta, ni explicaciones. No desistí, quizá era un caso puntual en 12 años. Esperé a ver otra obra en el mismo Centro y pedí nueva entrevista. Sólo obtuve otra respuesta silenciosa (modalidad habitual en nuestras labores, las culturales).

Después del verano, el silencio se volvió invisibilidad, desaparecí de las convocatorias de este Centro Dramático (este tipo de vetos también son habituales para los periodistas culturales poco complacientes). No más ruedas de prensa, o información alguna. La representación podría llamarse “12 años y 1 pregunta”, o te mueves de la foto y no sales, o nuestro Teatro está atado y bien atado.

Siempre me estoy refiriendo al Teatro Público o Comercial de altos vuelos, con sanas excepciones. A lo largo de estas 13 temporadas, he observado un poco distante como la política, el negocio o la pura mediocridad se introducía en esta Alta Dramaturgia y, hoy mismo, me he dado cuenta que nunca había comentado sobre ello, que quizá era el momento de empezar.

Hace poco, en otro Teatro (alternativo éste) un profesional -cuyo nombre no puedo decir por confidencialidad- me hablaba de cohechos teatrales conocidos por todos en las altas esferas, en su caso de primera mano: la contratación de Obras en Festivales de Teatro a cambio de dinero negro, lo recordaba como práctica habitual de hacía más de 20 años.

No todo el Teatro Español es corrupto, ni mucho menos, sí llama la atención la poca luz y transparencia en su gestión; como todo lo que tiene que ver con Cultura. Un sector en el que las auditorias independientes son una rara avis, incluso aunque hablemos de dinero público. Esto sería totalmente ilógico en países culturalmente desarrollados, no así en el nuestro.

Empieza el año, y otras preguntas sobre el Teatro me alcanzan. En esta ocasión vienen de una amiga que me pregunta por talleres de escritura dramática; apenas soy capaz de recomendarle algún Teatro donde pueda intentar aprender.

¿Y, autores de teatro? Esa cuestión necesitará una charla más sosegada. Como es relativamente joven y no se asustará, sobre la marcha le recomiendo que lea dos dramaturgos: Rodrigo García y Angélica Liddell. Después me doy cuenta que ellos, por su mayor consideración fuera del país, quizá no deban ser considerados dentro del Teatro Español, ¿o sí?, ¿y qué opinarán ellos al respecto?

Les dejo unos versos del nacido en Argentina, de su libro-teatro que ilustra este artículo:

7

Libre es quien fracasa

Quien abandona es santo o visionario

Quien triunfa, vulgar esclavo

(puesto que triunfadores los hay a montones)

Fiestas no Culturales

diciembre 20, 2016
Oh, blanca Navidad

Oh, blanca Navidad “Narcos”

Para algunos estas Fiestas son la oportunidad de dedicar más tiempo a actividades culturales, al menos unos minutos más de lectura y, por qué no, acudir a algún evento cultural especial, si es que se encuentra entre verbena y verbena. Y es que son fechas más de promesas que realidades, las nuestras propias y las de nuestras Instituciones Públicas Culturales, hasta el punto que sus propuestas Literarias o Culturales se quedan en el puro artificio o, todavía peor, la mala imagen, como ese Cartel de la Serie de TV “Narcos” que el Ayuntamiento ha sido incapaz de eliminar de su céntrica Puerta del Sol.

La Navidad de espaldas a la Cultura ocurre en la mayoría del país, salvo honrosas excepciones como la organizada hoy en Valencia. En Madrid, que ya gastaba miles y miles de euros en luces y colores, este 21 de diciembre se incrementará el presupuesto público en una nueva fiesta del Solsticio de Invierno. Mientras la anuncian a bombo, platillos y farolillos, me propongo casi lo imposible: buscar lo literario o cultural en la capital del reino, quiero descubrir la realidad del momento más allá de los anuncios navideños.

Me detengo primero en lo que llaman: Navideña Feria Internacional de las Culturas, en Matadero Madrid (sólo hasta el día 23). En la sección de “Adultos” encontrarán dos apartados sin duda llamativos para los que amamos la Cultura: “Artes y Letras” y “Saberes”, aunque dentro de ellas descubramos sobre todo publicidad, cuando no actividades tan “cultas” como aprender a hacer adornos de Navidad. Cómo se programan estas actividades y quiénes son sus responsables, es algo que hemos sido incapaces de adivinar, menos aún imaginar sus criterios y presupuestos desglosados.

No desespero y en la particular búsqueda de lo literario o cultural en estas fechas, me acerco al llamado Centro Cultural Conde Duque (también del Ayuntamiento). Me atrae lo que llaman Libros al viento, una exposición e intercambio de libros de Escritoras, que llevan anunciando desde hace meses y que permanecerá -dicen- hasta marzo de 2017. Confirmo el horario por teléfono y ya me intentan llevar a la feria del libro infantil que dicen que tienen. Con la mosca detrás de la oreja voy y me encuentro con este desolado panorama:

librosAlviento centroCulturalcondeduque

librosAlviento centroCulturalcondeduque

Un cajón publicitario sobre el que apenas hay libros (y los cuales no quise fotografiar por respeto a los autores, que no tienen la culpa. Y digo autores porque ni siquiera la mayoría de libros eran de escritoras).

Supongo que a algunos lectores estas reflexiones no les importarán un cajón más o menos. A mí me importa el engaño y sobre todo que lo hagan las instituciones públicas, con el dinero de todos, y con las necesidades culturales de todos, que no son pocas.

¿Qué hacer la próxima vez que Conde Duque u otras Instituciones Públicas Municipales anuncien sus actividades? Tener mucha cautela. Han aprendido a hacer publicidad más allá de la realidad. Todo apunta que les interesa más la auto-promoción que la verdadera información y actividad cultural.

Despedimos el año con esta sensación de déjà vu, la misma que nos ha acompañado los 12 años en antena que cumpliremos el próximo mes de enero. Quizá 2017 venga cargado de novedades, entre ellas un poco más de acción literaria, o propuestas culturales al servicio de todos.

Yo, Daniel Blake

noviembre 14, 2016

Todos somos Daniel BlakeLo han vuelto a hacer. El dúo Ken Loach y Paul Laverty han retratado una buena parte de nuestra sociedad, y lo han hecho con la profundidad y comprensión de los grandes maestros. “Yo, Daniel Blake” representa no sólo el sufrimiento de muchos trabajadores, desempleados y enfermos del Reino Unido, representa los dramas de una Europa cada vez menos del Bienestar.

La película ha creado un gran debate en el país, seguramente porque allí tienen una larga tradición de cuestionar públicamente todo lo que les atañe colectivamente. En España, a pesar de la buena crítica y el éxito en algún festival, la película ha mostrado una vez más nuestra incapacidad de valorar la cuestión social y humana que nos rodea.

Será por eso que en nuestro cine ha triunfado la superficialidad, o la pura apariencia, estilo Almodóvar o – todavía peor- estilo creador de Torrente. No paramos de celebrarlo y mirarnos al ombligo. Almodóvar hasta en la sopa y su “Julieta” a los Óscar. Como ya comentamos en las redes: la Nobel de Literatura Alice Munro podría decir “Qué he hecho yo para merecer esto”. Respecto a Santiago Segura, en breve recibirá la Medalla de Oro de la Academia de Cine.

No sé Uds., a mi todo esto me preocupa; incluso aunque el Cine patrio sea sólo Puro Dinero, abandonado a manos de Productores y Mercadotecnia barata, comida rápida para quien poco conoce el Séptimo Arte. También es verdad que esto no ocurre sólo con el Cine. Respecto a lo que llamamos “Literatura” nuestro país acaba de crear la TeleLiteratura Basura, gracias a Mercedes Milá.

Según dice el artículo enlazado y del que copiamos la expresión, la nueva basura huele tan mal como la de siempre: no hay ni un crítico literario o mero escritor, y de los periodistas culturales ni se habla. La nueva telebasura apuesta como la vieja por el higadillo de los humanos: buenos lectores o no, sólo necesitan las vísceras para opinar. El Populismo, en su peor acepción, también llega a los libros y si no que se lo digan a Trump: se reedita en España su gran obra del 2000, “Nunca tires la toalla”.

Pero volvamos a lo que nos interesa en nuestro pequeño planeta, “El Planeta de los Libros”. Anunciábamos en el último artículo que íbamos a impartir un taller de Comunicación en Derechos Humanos, desde la Literatura y el Periodismo. Finalmente no ha podido ser, aunque seguimos colaborando con la URJC y esperamos volver a hacerlo con su Departamento de DDHH, gracias al cual pudimos organizar el año pasado la jornada “La Libertad de Información en el siglo XXI”.

Como anunciamos en el programa de radio con alumnos del Máster de Periodismo Cultural de esta Universidad: seguiremos colaborando con todas las entidades culturales y educativas que tengan a bien trabajar con nosotros, de forma profesional y acorde con los tiempos.

“Todos somos Daniel Blake” dice la chapita que ilustra este artículo y que Caramel Films nos entregó en su preestreno. Denunciar el incumplimiento de los Derechos Humanos fundamentales: a la vida, al trabajo, al mínimo bienestar, debería ser una cuestión de todos, aunque en ello nos vaya la propia vida; y sin embargo en esto también hay quien pretende sólo aprovecharse para sus propios fines.

Derechos Humanos como Libertad de Expresión o Cultura llevan tiempo mermándose en nuestro país. Tampoco teníamos gran tradición en ello. La falta de madurez explica expresiones tan habituales como esta: si no te gusta el programa de la Tele no lo veas. A lo que cabría añadir: si no te gusta la universidad, el hospital, la escuela o el político: no lo veas. Así, no viendo, será que no existe, que no te va a afectar.

Esta semana el programa de radio tratará un tema humano especialmente delicado. Saben que hasta el mismo jueves por la mañana no desvelamos el contenido, solo adelantar que tiene que ver con estas palabras de Albert Camus: Juzgar si la vida vale o no vale la pena de vivir es responder a la pregunta fundamental de la filosofía. Esa Filosofía que nos hace Humanos. Les esperamos.

Comunicación en Derechos Humanos

octubre 16, 2016
Taller Comunicación DDHH

Taller Comunicación DDHH_URJC

Como indica el cartel, vamos a impartir un Taller de Comunicación en Derechos Humanos (DDHH) en la Universidad Rey Juan Carlos, la Vicedecana de Calidad y Unidades Docentes Delegadas de la Facultad de Ciencias de la Comunicación, Sonia Valle de Frutos, y una servidora, gracias al apoyo del Departamento de DDHH de esta Universidad Pública. El resto de entidades colaboradoras nos ayudarán con información, experiencia y logística, según les iremos contando. Por ejemplo, está prevista una entrega final de Diplomas y Premios, los últimos días de Febrero, si no hay cambio de fechas.

El viernes pasado empezó la difusión de la convocatoria, y el objetivo es que, haciendo honor a su nombre, el Taller sirva de Comunicación en DDHH dentro de la Universidad, base formativa de toda sociedad avanzada que se precie, proyectándose luego a esa misma sociedad, a través de Medios de Comunicación y Entidades Colaboradoras, como en este caso la FAPE (Federación de Asociaciones de Prensa de España), la ACE (Asociación Colegial de Escritores), (AI) Amnistía Internacional y la Representación Española de la Comisión Europea.

La Comunicación en Derechos Humanos, a pesar de los años con que cuenta la materia, casi siempre resulta escasa, pobre, inexistente a veces, y hasta objeto de manipulación y polémica; lo comentábamos en el primer programa de la 13ª Temporada con Iratxe Momoitio, Directora del Museo de la Paz de Gernika. Cuando hemos llevado algún tema de DDHH a “El Planeta de los Libros”: especialmente La Libertad de Información (el enlace es de una de las últimas veces porque ha habido varias desde los inicios; muy recomendable todavía hoy las palabras de Carlos Carnicero hace 4 años en Libertad de Expresión), u otros temas como, por poner dos ejemplos: el Negocio de la Xenofobia, o Niños en Guerra, siempre nos ha parecido poco; quizá por eso intentábamos que los DDHH estuvieran lo más presentes posible en cualquier programa. Así terminamos la temporada anterior con el poeta Marcos Ana, hablando de su obra pero también de sus años de prisión y sus penas de muerte en la Dictadura de Franco.

Recuerdo también la entrevista con Rafael Argullol: Contra la Codicia. A pesar de tener una obra extensa y brillante en muchos aspectos, el Catedrático de Estética nos sedujo por un sólo poema: el que relata el suicidio de un jubilado griego en la Plaza Syntagma de Atenas en 2012. Públicamente, este hombre, abrumado por la indignidad económica, no quiso que éste fuera el legado a sus descendientes, prefirió quitarse la vida y hacer público su mensaje.

Otros muchos programas tienen que ver con nosotros, los humanos, en su totalidad y en cualquier parte del planeta. Hace 10 años, en Letras desde el Continente Africano, hablamos con Antonio Lozano de “El Caso Sankara“, su novela basada en hechos reales que todavía hoy debería enrojecer a algún país que puede llevar el post-colonialismo hasta el asesinato. En el mismo programa Manuel Esquinas, Editorial Zanzíbar, nos nombraba grandes autores africanos como Ngugi wa Thiong’o, desde hace años en las quinielas del Nobel de Literatura, donde tampoco funcionan muy bien los DDHH: “Toda persona tiene los derechos y libertades proclamados en esta Declaración, sin distinción alguna de raza, color, sexo, idioma, religión, opinión política o de cualquier otra índole, origen nacional o social, posición económica, nacimiento o cualquier otra condición” Art. 1, Declaración Universal DDHH (1948)

Volviendo al Taller, el objetivo es que los participantes realicen trabajos escritos desde el periodismo y la literatura en un sentido amplio; además de los conocidos géneros periodísticos, todos los literarios; incluyendo los que pueden tener sólo parte de ello: performances, guiones, o canciones escritas; por poner algunos ejemplos. Todavía más, la Literatura y el Periodismo tienen tantos nexos en común que el Periodismo puede acabar siendo un género literario o la Literatura pura Comunicación periodística.

En el Taller habrá muchas fuentes de información/formación, desde legales a noticias de la actualidad, y por supuesto libros y cualquier otra manifestación escrita y/o artística. El único criterio para valorar los trabajos finales serán los méritos de los textos presentados.

-el Nobel de Literatura,

o lo que debería ser en nuestros tiempos-

Los que nos siguen en Redes ya saben que nos ha parecido falto de criterio que el último Nobel de Literatura fuera para alguien cuyas letras nos dicen poco sobre el papel, habiendo tanto autor vivo merecedor de ello. Después de la boca abierta en el dentista (iba de camino al enterarme y ya no pude cerrarla), reflexiono por qué nos duele a muchos este Nobel, seguramente teníamos este Premio en más de lo que es.

Suecia los inició y fue aplaudida por ello pero, ¿hoy no deberían contar con mayor aprobación global? Nacieron allí pero se convirtieron en referente planetario y, como tales, deben empezar a serlo. Faltan criterios no sólo de méritos sino de reparto equitativo que evite las desigualdades que los DDHH denuncian: raza, sexo, lugar de nacimiento, etc… Falta  transparencia en el proceso de concesión, igual que en la mayoría de Premios, dadas las injerencias no literarias que suele haber. Es verdad que los países nórdicos son referente en muchas cuestiones, y siempre adoré su Ley de Jante, decálogo que incluiría que tampoco ellos son mejores que los demás.

Me comentan amigos nórdicos que en Suecia, además de la Monarquía, gobiernan la Economía 3 o 4 familias acaudaladas. Las concentraciones de poder no suelen llevarse bien con los Derechos Humanos, a pesar de que sea un país reconocido por su labor internacional en esta materia, la ciudadana sueca Barbara Hendricks es un buen ejemplo de ello, después de sufrir de joven la segregación racial en Estados Unidos.

Como decía el guión: “Nadie es perfecto”. Quizá Astrid Lindgren tenga que renacer en su país, y su revolucionaria “Pippi Calzaslargas” volver a hablar con claridad: la comida rápida (aunque le guste a ella misma) es diferente a la Gastronomía. Unir ambas -como reclaman linchadores profesionales en Redes o articulistas oportunistas- sólo nos llevará a incidir en la falta de criterio, deshumanización y banalización, que cada vez más gobierna el Planeta.

La pre- 13

octubre 3, 2016
"Otello, el Moro de Venecia"

“Otelo, el Moro de Venecia”

13 es el número de Temporada que queremos empezar este primer jueves de Octubre. Antes, todo el verano, vamos de pre-Temporada; seleccionando y leyendo, especialmente en Septiembre con la llegada de las “novedades”, algunas sólo de nombre, hay mucho repetitivo y, sobre todo, hay demasiadas novedades. Creo que fue Pessoa el que dijo que la Literatura no moriría por la falta de escritores sino por el exceso de publicaciones, y está bien recordarlo. Tal es la avalancha que, a veces, recomendamos un libro en las Redes al principio de leerlo y luego no nos da tiempo ni a acabarlo, lo cual es necesario para llevarlo a la Radio, o al Blog. Les parecerá caótico, con razón, y cada vez más.

En enero del 2017 cumpliremos 12 años en antena. Así que ya estamos cambiando la piel, o con ganas de hacerlo, veremos con qué medios contamos para ello. De momento la sociedad en la que estamos no ayuda mucho: no sólo por la actual parálisis política (con las consiguientes parálisis educativas, mediáticas, culturales, sociales y económicas). Lo peor es que si echamos la vista a los inicios del programa, el deterioro y el retroceso general es tan inmenso que nos ha hecho recordar a Aminata Traoré y su libro “La Violación del Imaginario” en el inicio de la 7ª Temporada: que no sólo se roba y viola lo físico, también nuestra propia imagen. Imaginario colectivo del que algunos se salvan, como dice un amigo: “los que siempre caen de pie”.

El juego de supuestos avances y retrocesos, parece la ficción real que nos toca vivir en todos los ámbitos. En Septiembre asistía a la Ópera de Otello, siguiendo mi admiración por Verdi y Shakespeare, y en honor al Bicentenario del Teatro Real (cuyas obras son cada vez más accesibles gracias a los avances de las NNTT). No fue muy aplaudida la Dirección de Escena de David Alden, por muchas razones ampliamente difundidas, aunque también tuviera buenas críticas. Entre bastidores se quedó el avance-retroceso que me inspiró la obra al verla. Ya en la Rueda de Prensa previa se valoró altamente el recorte casi total de la Xenofobia que contiene la tragedia “Otelo, el Moro de Venecia”; tras lo cual a la pregunta de un periodista (hombre) por la cuestión de Violencia de Género, supimos que aquí no había recorte, siquiera pequeño ajuste: “una obra de arte no puede ser valorada por cuestiones de género”. El Derecho Humano a la Vida, de la Mitad de la Población, permanece en las Tablas como en 1603.

Volviendo al inicio, hay libros que recomendamos en las Redes que sí hemos leído plenamente. Es el caso de Los Hijos Muertos (Premio de la Crítica en el 58, Nacional de Literatura en el 59) de Ana María Matute, reeditado por Cátedra  este 2016 en el 80 aniversario de la Guerra Civil y sus sucesivas pos-guerras. Más que recomendable. Resulta poco conocido, poco difundido en las aulas y fuera de ellas. Pero hay quien todavía se preocupa por estos imprescindibles y encontramos a uno: el director de Sobretextos, en la Radio de la Universidad de Jaén. En el enlace anterior les dejo su entrevista a la responsable de esta 1ª edición crítica de la obra, Maria Teresa Mateu.

Eso sí, me supo a poco, estimado Julio Ángel Olivares, porque sin duda estaría horas y horas hablando de la que fue considerada primera novela anti-franquista, que quizá por eso sigue sin tener la difusión merecida.