Posts Tagged ‘El País’

Fuentes de Verano

julio 29, 2014

Fuentes de VeranoCon este calor pienso en las fuentes. No las de agua que también, sino las periodísticas, muchas veces invisibles, ocultas, conspiratorias, que guardan multitud de secretos, o reflejan la caverna mediática. Y ahí, adentrándonos en lo más oculto, encuentro la primera fuente. No es el maligno, nosotros mismos, ciudadanos y periodistas que decimos, emitimos -queriendo y sin querer- agrupados en una u otra cascada o fuente mayor convertida en medio o medios, donde a su vez intentan darnos cobijo a cada uno, o construyen una cascada monocorde donde lo diferente es sólo el toque de color que sirve a ciertos intereses, intereses poderosos y dominantes que sin mucho análisis en el río revuelto se nos escapan y ya saben quién acaba llevándose los peces.

Hace poco me hice eco en las Redes Sociales del enésimo abuso de una gran editorial que es a la vez un emporio mediático: Planeta. Parece ser que una de las grandes castas del país no tiene dinero para pagar una portada de un libro de Ana María Matute (imagínense con el resto) y entonces  pone a trabajar gratis a decenas o cientos de ilustradores vía concurso. Compartido en las redes, con indignación y con comentarios que por sí solos explican la esencia del país: no es que no haya trabajo,lo que hay es quien NO recibe pago por el suyo y, por el contrario, a quien se le paga demasiado. El caso es que yo misma ponía el ejemplo de los contertulios de la Sexta y una encantadora facebookiana me respondía “a los miserables decidí hace mucho tiempo no verlos ni escucharlos”, a lo cual le puse título librero: “Los Miserables de la Sexta”.

¿Y qué tiene esto que ver con las fuentes? Pues que no sólo asistimos y consentimos un robo económico, político y social, también nos roban las fuentes. Ya sé que me dirán que lo de la plaza pública hace tiempo pasó a la historia y que no hay lugares de conversación pública más allá de los pequeños escenarios (y ojo que ya te dispersan a la mínima). Pero lo curioso de ello es que son los propios medios convencionales de masas los que pretenden decirnos que no, que todavía hacen su función. Ocurría hace un par de semanas en La Sexta Noche , como ya comentamos en este blog, y volvió a ocurrir en su última emisión. El gran periodismo había sido tocado y había que lanzar un hueso que fuera más difícil de roer, ¿qué periodismo les quedaba en la guantera? El de Guerra, como no, con la que está cayendo encima.

Así que en lugar de hacer periodismo del bueno, sea informando de las miserias internacionales – o de las nacionales- se opta por una entrevista a un reportero de guerra. Ramón Lobo entra al trapo, dice sus verdades y – suponemos- se lleva una pasta como todos los demás o incluso más. Denuncia que los periodistas ya no controlan al poder, claro, no se ha dado cuenta que el poder ya se hizo con el periodismo hace mucho, por eso él tuvo que salir de El País y le vemos en pleno circo mediático. Leo en Twitter que destacan una de sus frases, algo así como que lo mejor de su trabajo es “estar lejos de los jefes”. Vaya, ahora entiendo por qué tiene la ilusión de que el poder no nos controla y hasta puede vendemos esa ilusión en sus viajes al lado de las víctimas (a las que no ayuda porque su ética periodística no le permite otra cosa que informar, nunca entendí esa ética). Y otra cosa es para los que nos quedamos aquí tan cerca del jefe que no podemos respirar, mucho menos decir la verdad. De ayudar económicamente ni hablamos: o no nos pagan o reducen nuestros sueldos hasta la miseria

Ramón Lobo dice que todos los conflictos son un desastre, que ninguno se ha solucionado satisfactoriamente: Irak, Libia, Palestina. No sé que le extraña, si ni siquiera manejamos nuestro país, y esto ya nos viene de la Historia. Habría que escuchar más lo que dicen de nuestras acciones salvadoras por ahí. Seguramente ya nos estamos cubriendo de gloria como hicimos y hacemos en Guinea Ecuatorial, el Sahara o América Latina. Así que no es nada personal respecto a los periodistas de guerra, o respecto a ciertos periodistas de guerra, pero qué fue a contar Ramón Lobo en esta ocasión que no conociéramos ya, con la que está cayendo en la profesión y en la sociedad en general, mucho interés público no tenía, la verdad.

En España vivimos el Tiempo de los Medios desprovistos de Periodismo, que nunca tuvo el peso que gozó en otros países, por lo que todavía ha sido más fácil que se acabara convirtiendo en la comparsa elaborada entre intereses y anuncios que, aunque caducos, siguen siendo sostenidos por las diferentes castas.

Anuncios

Fin de Temporada

julio 8, 2014

Taller de Radio Guerrilla. Campus La Cebada. Madrid, junio 2014Acabamos la 10ª contentos de haber llegado hasta aquí pero tristes porque la única emisora cultural de España abandona la FM que, aunque fuera local, suponía alrededor de 150.000 oyentes en Madrid (estimación a partir de estudios realizados hace unos años). Y es que este fin de temporada no lo es sólo para El Planeta de los Libros, o para la forma en la que entendíamos Radio Círculo al ceder sus derechos en las ondas a Vaughan Radio (suponemos que por una suculenta cifra, si bien nada ha sido desvelado), y aunque fuentes del Círculo de Bellas Artes han confirmado que seguiremos emitiendo – ahora sólo en digital- en Octubre, el fin de temporada al que me refiero lleva anunciándose muchos meses y años, en tantos programas, proyectos, trabajos de periodistas free lance y grandes medios, que deberíamos hablar de un ocaso más generalizado, de la agonía del Periodismo en España.

En el último debate de La Sexta Noche escucho al líder de Podemos pedir más y mejor Periodismo. Independiente de otras intenciones políticas y/o mediáticas, agradezco que alguien pida devolver a la Información su interés público, aquella máxima que nos enseñaban en la Facultad de Periodismo y que murió – o quedó moribunda- con la Ley General Audiovisual de 2008 del PSOE. Desde entonces la comercialización de la Información ha sido imparable, abusiva, plutócrata, cada vez más concentrada en unas pocas empresas, que curiosamente proceden del Sector Editorial, o acaban en él, como la Sexta, ahora en manos de Planeta.

Este proceso hubiera sido imposible en otros sectores; en Sanidad o Educación sólo por recortar la gestión pública, que nunca el interés público, ha pasado lo que ha pasado. Pero, si hablamos de Periodismo, los primeros que callamos somos nosotros. Peor aún, los primeros que defienden las excelencias del maridaje entre Poder y Periodismo son algunos periodistas. Era de esperar el enfado de Nativel Preciado ante las palabras de Pablo Iglesias, los periodistas del Establishment  tienen que defender lo suyo porque nunca ven más allá del millonario sillón en el que ahogan su independencia (y conste que no es nada personal), más aún si el sillón viene acompañado por varios premios “literarios” de suculentas cifras; casualidad de la vida, otorgados por la misma empresa.

Por si nos quedaba alguna duda de lo que esconde la polémica, la Caverna Mediática acude rápidamente a hablar de “el enfado de Nativel”. En esta Corte Mediática que nos “informa” si un Noble siente un pequeño tambaleo, ya basta para que todos pongan sus barbas a remojar, bien visibles, que para eso valen ellos más que los cientos de periodistas que no aparecen nunca en la Tele o en los grandes medios.  Por suerte, la Corte y el Reino ya no pueden ser más un territorio caciquil y aislado, sino que pertenecen y se deben a un entorno internacional. De entrada europeo: ojo a esa Ley Mordaza tan poco criticada por los colegas y que se quiere aprobar en breve, a pesar de que ya el año pasado El Consejo de Europa la juzgó como “preocupante y desproporcionada”. Da mucha vergüenza que Europa tenga que cuidar de nuestra libertad de expresión y manifestación, como menores de edad cuyos tutores recurren a prácticas dictatoriales. Pero todavía es peor lo que ya lleva tiempo difundiéndose en el entorno mundial; Canales de Noticias como Al Jazzeera se preguntan por nuestra debacle mediática. En este Spain’s newspaper crisis se habla sólo de tres grandes periódicos nacionales –que ya es mucho- pero no se lo pierdan, incluyendo las palabras de Juan Carlos Monedero sobre el diario El País y la pobre defensa de su actual director. Aprovechen también para volver a escuchar el programa que hace casi tres años le dedicamos al autor de “La transición contada a nuestros padres”: “La Democracia en España”.

Por nuestra parte, sea como sea, seguiremos al menos con nuestra intención de independencia: la única forma que tenemos de entender el periodismo. Aunque cada vez resulte más ardua la tarea; por eso la fotografía que ilustra este artículo: un taller de Radio Guerrilla, la iniciativa de Ágora Sol Radio, emisora del 15M a la que ya se han ido algunos compañeros de Radio Círculo. Volvemos en Octubre o, quién sabe, quizá antes 😉

 

Feliz 2012 desde RC

diciembre 28, 2011

Feliz 2012, desde Radio Círculo, llamada también Radio Clandestina. Ha sido una denominación colectiva a lo largo de los años. Primero la llamó así en El Planeta de los Libros un editor, y desde entonces otros invitados han hecho referencia de esta manera al hecho de ser la única emisora cultural de Madrid, ser y estar en uno de los centros culturales de referencia de la capital, y el velo de silencio que ha cubierto prácticamente sus 24h. de emisión diaria desde hace más de 10 años, un velo no totalmente opaco pero demasiado tupido.

Por supuesto los que trabajamos en ella hacemos todo lo posible por levantar el veto (perdón, el velo): blogs, páginas web, comunicación en redes sociales, etc. Todo ello sin recibir remuneración, e incluso teniendo que pagar de nuestro bolsillo. También es cierto que no hacemos todo, todo, lo que podríamos, no hemos llegado a la categoría de divinos. Y en algunos casos hasta la divinidad (perdón, la dirección) nos lo ha recordado. Estoy pensando en cuando por ejemplo dijeron que era mejor no utilizar los datos de audiencia. Ya a finales de la década pasada aumentaban extraordinariamente, y de manera increíble si consideramos la falta de promoción.

Extraordinario, increíble, esperpéntico. Sigo contando la historia de los últimos siete años. Desde el principio también nos confundían (al menos a El Planeta de los Libros, y nos siguen confundiendo…), con programas de una emisora tan distinta -con tantos medios y autopromoción- como Radio Nacional de España (RNE). Quizá en este país, o al menos en Madrid, podría haber dos emisoras con contenidos culturales, no sería malo incluso. La competencia es sana, y puede terminar con el egotismo de los que se consideran únicos en la radio no comercial. Aunque claro –si hablamos de dineros- la proporción entre presupuestos de las dos emisoras ahora mismo es ridícula, ¿o una ensoñación? ¿ hay proporción posible?, ¿de 1 a 1.000.0000€? La competencia es sana cuando se dan las condiciones para ello.

Nuestra querida emisora clandestina no recibe subvenciones (que sepamos), sí el lugar donde nos encontramos: el Círculo de Bellas Artes de Madrid. Millones de euros del Ayuntamiento, la Comunidad de Madrid y el Gobierno Nacional. Pero no sabemos cómo se distribuye ese presupuesto, qué cantidad –aunque sea pequeña- se dedica a la emisora. Ya saben, España sigue siendo uno de los pocos países europeos sin Ley de Transparencia.

En el inicio de la X Legislatura de las Cortes todos los discursos piden confianza en las instituciones, sin embargo la confianza no se sirve bajo demanda, se gana. Si hasta la Corona va a publicar sus cuentas a bombo y platillo, no se entiende que instituciones culturales – con un compromiso mayor si cabe con la sociedad- no lo hagan de la misma manera, que sigan los dimes y diretes entre pasillos y no sólo en el Congreso de Diputados. Aunque claro, cuando nos enteramos de algo es para echarse a temblar.

No me refiero sólo a la gira faraónica de la ya ex Ministra de Cultura (que conocimos gracias al diario ABC y de la que el diario El País decidió no informar). No llego a entender esa habitación de hotel de cerca de 1.200€/noche, tampoco que su despedida incluya millonarias subvenciones al cine (3.199.854,23 €) ocho días antes de las elecciones que la despidieron. Menos aún, con una recesión económica anunciada, y a unos destinatarios que no sólo tienen beneficios sino que se permiten el lujo de hacer expedientes de regulación de empleo. Y ojo, lo que tendremos todavía que ver, que haría levantar de su tumba hasta al mismísimo Valle Inclán: la película de la productora de Buenafuente (casi 400.000 € a fondo perdido dentro de los millones que mencionaba) se llamará “Somos gente honrada”

En el 2012 espero escribir artículos más positivos, no en vano, como decía en uno de los últimos, hace poco más de un mes: Entre tener un Ministerio de Cultura “que no lo es” y tener una Secretaría de Cultura competente, mi elección sería clara. Además les tengo que confesar que, visto lo visto en cultura a lo largo de estos años, el nuevo Secretario de Estado me merece bastante respeto.

Apartar el pensamiento único para trabajar más y mejor. Respetar la diferencia. Procura el diálogo que tanto necesitamos, incluso no exento de polémica como el que mantuvimos con el nuevo Secretario el pasado mes de marzo en el programa LIBERALES. En el minuto 55.39, José Mª Lassalle Ruiz nos decía: Vamos a ser una de las cuatro culturas más pujantes del planeta, ya lo somos; y hablamos una de las dos lenguas de comunicación universal, y eso requiere un modelo eficiente de gestión que no puede ser ideológico sino que debe ser de Estado

Un Estado que no puede olvidar la indignación no sólo económica o política, también educativa, cultural, etc., porque quizá sea verdad que hemos perdido la inocencia como dice el lema de la Cabalgata Indignada hoy en Madrid. Es hasta difícil elegir un sólo color según nuestra particular indignación. Que el 2012 nos quite bastante de ella.