La insurrección que viene

by

Este es el título que publicó Melusina en 2011, una traducción del original en francés, que había aparecido unos años antes, y que recoge las revueltas y movimientos sociales en Francia y en otros países desde el 2005. Desde Francia para el mundo, escribe el llamado “Comité invisible”, un colectivo imaginario constituido por simples escribas de la situación, algunos de cuyos miembros habrían sido encarcelados, según relata. El país de la “igualdad, libertad y fraternidad” habría detenido también a portadores de este libro, nada menos que bajo la ley antiterrorista, según destaca la contraportada de la edición española.

Si el libro no ha tenido muchas críticas literarias, al menos en nuestro país, quizá se deba a que pocos lo consideran una joya literaria – aunque mucho habría que decir respecto a esa expresión a veces elitista-. Sin embargo, es de esos libros que se recomiendan a los amigos (a Ud. también). A mí me lo recomendó Pino, de la Librería Enclave, y le estoy agradecida. Aunque no coincida con el Comité Invisible en todo, bienvenidos los libros que hacen pensar, especialmente si es un estudio ameno y de actualidad.

La editorial española afirma en la información del libro “su compromiso con la libertad de expresión a ultranza y la propagación de materiales semióticos altamente peligrosos”. Para la mayoría de los lectores este libro puede ser todo esto y más; no sólo denuncia el “chiringuito de la libertad de expresión” (página 22), o la “omertá mediáticas” (31) –en Francia, aquí en España no sabemos los calificativos-, también dedica varios pasajes a la necesidad de asumir la guerra también en el lenguaje: “O más bien en la manera como se ligan las palabras, los gestos y la vida”, sin duda uno de los principales logros del libro, empezar desde la palabra –sincera y reflexiva- a vivir y poner en orden nuestra vida. Logro también el papel que se le da a las asambleas como foro de debate (tan necesario), no de votaciones, para que lleven a decisiones necesarias, esas que caen por su propio peso.

Hay otros aspectos que no convencen en el libro. En apenas 171 páginas pretende condensar todos los círculos de alienación en los que nos encontramos (el personal, social, laboral, económico, etc.) además de ofrecer fórmulas para la lucha revolucionaria. Sí es un ensayo para el debate, la reflexión, el aprendizaje y la duda razonable. Quizá la unión en pequeños grupos afines no acabe con Goliat – léase Capitalismo en su forma más totalitaria- pero también es cierto que los grandes cambios empezaron siempre por pequeños gestos. Y aunque éstos empiecen en las situaciones más lamentables, como la Nueva Orleans azotada por el Katrina, cuya recuperación a través de la organización civil es uno de los ejemplos comentados.

El libro también cuestiona movimientos aparentemente enfrentados o que quieren mejorar el sistema que nos gobierna: desde el ecologismo (“el nuevo capitalismo verde”), al decrecimiento, ATTAC, o la escuela excesiva y castrante. Esto último me recordaba la película “La educación prohibida”, que se acaba de estrenar en internet (y gratis), y que hace días compartía en las redes sociales con una triste reflexión: si la educación auténtica está prohibida en las aulas, no digamos en los medios de Comunicación.

Nada se salva, ni siquiera la literatura “espacio para divertimento de los castrados” (en Francia, e imagínense cómo pone a los intelectuales en la página 109 y siguientes) Y nada es lo que parece, incluida “la insurrección que viene” este mes de Septiembre a Madrid, sea el día 15 ó el 25. Me ponen sobre aviso que los grandes poderes se aprovechan de las peores situaciones; sean poderes sindicales o fuerzas reaccionarias. Así que, en el pequeño “El Planeta de los Libros” seguiremos leyendo este mes, e incluso aprendiendo de la historia, para elaborar los primeros programas de la temporada. El futuro nos exigirá mayor esfuerzo en la 9ª, no sólo por la falta de remuneración en la emisora del Círculo de Bellas Artes, ahora también necesitamos un técnico de sonido propio. Así funciona la radio cultural en España. La injusticia del reparto – también presente en “La insurrección que viene” – es el caldo de cultivo de la mayoría de nuestros problemas, colectivos.

Anuncios

Etiquetas: , , , , , , , , , ,

16 comentarios to “La insurrección que viene”

  1. Emilio Porta Says:

    Seguro que algo aprenderemos al leer el libro. No suelo sea “acrítico” con mis lecturas y tomaré de la obra aquello que me sirva y dejaré en barbecho o bajo una de las llaves del sepulcro del cid – la que no esté oxidada, aunque supongo que la mayoría lo están – lo que no coincida con mi visión y análisis. Vivimos una época de confusión donde el sistema ha sido capaz de incluso integrar a los aparentes enemigos del sistema. Un tiempo donde junto a las fuerzas de la reacción aparecen fuerzas otrora revolucionarias ( un buen ejemplo son los sindicatos “oficiales” y subvencionados por el Estado) y estamentos y partidos que dicen combatir lo que por otro lado les sostiene. En fin…seguro que hay mucho que leer y reflexionar en lo que nos ofrece este libro aparentemente maldito y algo podremos, seguramente, aprender de su lectura. En principio me gusta mucho el análisis y presentación que hace Nieves Martín Diaz, siempre matizando incluso aquello que aparece bajo la bandera más iconoclasta ( al ir bajo bandera la iconoclástia es siempre revisable ) y agradezco también que añada otros elementos de reflexión a la noticia.
    Lo cierto es que no es lo mismo insurrección que revolución, pero sí que parece que no puede haber revolución sin insurrección. Me gusta eso del “chiringuito de la libertad de expresión”. Sí, hay algo de macrochiringuito en esto de la falsa democracia que nos venden y que es una dictadura realmente de cosas que el poder ( el verdadero, el económico ) se ha inventado, como los “mercados” palabra que no se les cae de la boca ni a unos ni a otros y que parece que ha sustituido a la palabra conjunto social.. Que vivamos dominados por cómo unas agencias de calificación definan a un país, o por una ley de una oferta y demanda manejada por especuladores y bajo gobiernos – de la derecha o de la que algunos consideran izquierda y da risa o peor, pena, o aún peor, indignación – y cuya principal preocupación es mantener el status de los banqueros y sus amigos y de los proveedores de capital para mantener el privilegio de unos pocos ( entre ellos los propios políticos y las organizaciones de los partidos a los que pertenecen) es lamentable. No sé que dirá el libro, seguramente algunas afirmaciones o propuestas serán cuestionables, pero de lo que no cabe ninguna duda es de que habrá que parar de alguna forma está dominación de unos pocos sobre los muchos – algunos encantados de la dominación por ignorancia – que se basa en una libertad ficticia y en la manipulación, engaño y secuestro de la verdadera sociedad civil.

  2. Nieves Martín Díaz_El Planeta de los Libros Says:

    Gracias, Emilio. Los comentarios se convierten a veces en una parte más de la entrada 🙂

  3. Nieves Martín Díaz_El Planeta de los Libros Says:

    Otro vídeo Interesante, dentro de la serie: Poets & Protest: http://www.aljazeera.com/programmes/poetsofprotest/2012/08/20128279254886950.html

  4. alvaeno Says:

    Toda insurrección, creo, que debe llevar a una obligatoria revolución. El problema estriba en el fin tanto de la primera como de la segunda aunque ambas vayan de la mano. ¿Ser insurrecto para luego ser revolucionario y que nada cambie? La oligarquía establecida mediante el poder económico, no va a permitir fácilmente dar su brazo a torcer. Ninguno de esos poderes económicos va a repartir ni sus riquezas ni sus ganancias con la gran masa de seres humanos de los que se sirven para lucro, por tanto, para beneficio de sus riquezas; ellos, esa minoría que sustenta el poder con técnicas totalmente reprochables, no nos dejará hacer una revolución así porque sí, nos dejará un poco, quiero decir que nos permitirá salir a la calle, y que soñemos con un posible cambio. Cosa, que la misma historia nos dice, no ha sucedido en toda la vida de la humanidad.
    No sé, hoy ando algo espeso, y no tengo mucha lucidez para expresar lo que quiero al respecto de este post, por tanto, buscaré el libro para hablar sobre él con conocimiento de causa.
    La única revolución posible es la total DESOBEDIENCIA CIVIL.

    • Nieves Martín Díaz_El Planeta de los Libros Says:

      Hay razones para el desaliento, sin duda. También es cierto que otras sociedades están trabajando más en el reparto justo, Islandia es un ejemplo, posterior a lo que cuenta el libro. Ya estoy deseando un ensayo que nos cuente que las sociedades occidentales inician un nuevo camino 😉

  5. FalsaMentira Says:

    Me gustaría que lean ésto y si pueden lo compartan. Es importante y respecto a LA EDUCACIÓN PROHIBIDA:

    Crítica al Documental:

    http://falsamentira.wordpress.com/2012/08/17/la-educacion-prohibida-una-critica/

    Biografía de los entrevistados y productores (New Agers)

    http://falsamentira.wordpress.com/2012/08/19/la-educacion-prohibida-analizando-los-entrevistados/

    Nuestro fundamento:

    http://falsamentira.wordpress.com/2012/08/26/la-new-age-el-fundamento-nazi/

    • Nieves Martín Díaz_El Planeta de los Libros Says:

      Gracias por escribirnos desde Argentina. Leeremos más detalladamente la información pero, de entrada, personalmente no creo que en el vídeo se invente un problema, “la educación prohibida” es real, aunque siempre haya sido ocultada. Por otro lado no creo en algunas de las conclusiones – que apunta nada menos que desde el principio- como que quieren acabar con la escuela pública.

      • FalsaMentira Says:

        Sería interesantísimo que entonces demuestres que estamos equivocados 🙂

      • Nieves Martín Díaz_El Planeta de los Libros Says:

        Jeje…, sería interesante, seguro, pero ¿no erais vosotros los que queríais demostrar algo?
        Sí me gustaría investigar más, seguro que habrá otros que tengan el tiempo y los medios para hacerlo, y en breve se sabrá todo o casi todo sobre la película, y por supuesto toda la información que queráis seguir enviando será bienvenida. Personalmente yo no puedo, demasiado llevando un programa como “El Planeta de los Libros” por amor al arte, financiándolo y hasta buscando más trabajo, eso sí: remunerado por favor 😉

      • FalsaMentira Says:

        Ah nieves, sabias palabras las tuyas :). Te mando un abrazo.

  6. Matías Escalera Says:

    He visto el documental La Educación Prohibida y lo he comentado con algunos compañeros “de izquierda” y sus opiniones al respecto muestran el despiste general sobre los temas educativos que hay también entre “los nuestros”… En efecto, en el documental aparecen gentes aparentemente amantes de la educación libre y de los niños, que dicen aparentes verdades como puños con don profético y evangelizador; pero no he visto la realidad por ninguna parte, ni las clases sociales, ni las condiciones materiales, ni las condiciones políticas de las sociedades a las que pertenecen los maestros y pedagogos que van saliendo y que nos dicen cómo “debe ser” la escuela y cómo “son los niños”… Pero lo más interesante, creo, es cómo se reproduce, una vez más, la confusión y la ilusión pequeñoburguesa de “cambio la escuela, cambio el mundo”.
    Valoro las buenas intenciones de algunos de los que intervienen y estoy de acuerdo en algunos de los asertos que se hacen, ¿cómo no?; pero desde mi experiencia como profesor de Secundaria en la Escuela Pública, veo, sí, unas “grandes ilusiones” y algunas “grandes verdades” puestas sobre el tapete, como decía al principio, pero no veo la realidad real por ninguna parte; por ejemplo, dice alguien que los padres son los verdaderos educadores y que dejan a los niños en manos de especialistas porque no quieren hacer el esfuerzo de educar a sus hijos, pero entonces ¿qué pasa con los millones de padres y de madres que salen a las seis o las siete de la mañana a trabajar y no vuelven a casa hasta las seis o las siete de la tarde, cuando no las ocho o las nueve, hartos y exhaustos…? ¿De qué padres y de qué familias exactamente estamos hablando? ¿De familias de clase media, o de clase alta, con medios y disposición libre de su tiempo?
    Hay aseveraciones aún más tramposas y peligrosas, como cuando se defiende la “libre elección” de modelo escolar con argumentos que igualan a cualquier escuela sectaria con la Escuela Pública como servicio y derecho inalienable en cualquier estado de derecho.
    Si queremos cambiar la naturaleza de la escuela, debemos cambiar la naturaleza del mundo (y su bases materiales) en el que esa escuela existe.
    Hay automatismos, respecto de la escuela, “entre nosotros” que hemos heredado de movimientos de “renovación pedagógica” idealistas que creen que la cultura y la educación por sí mismas, aisladas de todo, son los motores del cambio histórico, y esto no es exactamente así… Claro que los modelos educativos no son inocuos, como no lo es el modelo y la naturaleza de la Escuela que predomine en una coyuntura dada, sólo hay que mirar a lo que está pasando en España ahora, pero la Escuela dependerá absolutamente del modelo social, político y material en que aparezca. Y la Escuela Pública, su garantía y su calidad, es uno de los pilares en la construcción de un estado social y democrático.
    Por último, es sintomático y muy significativo que en este documental en ningún momento se hace referencia a Paulo Freire y a su pedagogía de los pobres; no se hace hincapié en el proceso educativo como un proceso de toma de conciencia de clase.
    Señalar la deriva autoritaria de la escuela tradicional, exige ser más rigurosos en el análisis de las sociedades en que esta se da, y de las condiciones materiales que las definen, y este documental creo que es esto lo que nos quiere hurtar precisamente. Los datos y la crítica que aportan los enlaces de FalsaMentira, creo que no van muy descaminados.

    • Nieves Martín Díaz_El Planeta de los Libros Says:

      Gracias, Matías. Sobre todo por una reflexión tan a pie de obra, en el doble sentido: educativo y social. Ojalá pudiéramos tener más medios para este debate, hacerlo incluso en antena, pero media hora me parece muy poco tiempo.
      Me ha gustado especialmente:
      “si queremos cambiar la naturaleza de la escuela, debemos cambiar la naturaleza del mundo (…), movimientos de “renovación pedagógica idealistas que creen que la cultura y la educación por sí mismas, aisladas de todo, son los motores del cambio histórico, y esto no es exactamente así”.
      En los temas educativos y culturales pocas veces aparece la importancia de los medios de comunicación, si fueran auténticos medios de servicio social, y es una deriva que va a peor.
      Echo de menos desde el sistema educativo y cultural esta consideración, sobre todo por parte de relevantes dirigentes educativos, o famosos escritores, algunos aparentemente indignados pero que participan del chiringuito de la libertad de expresión con mucho beneficio.

  7. alvaeno Says:

    s

  8. alvaeno Says:

    Me salió una “s” en el comentario anterior, bueno quería exponer aquí una breve introducción al artículo que estoy redactando y que he titulado “Revoluciones de laboratorio”, en el que analizo todas esas “revoluciones” que están habiendo en estos últimos años comenzado por la famosa “Primavera árabe”, que como bien sabemos, no ha hecho nada más que cambiar el collar al perro.
    1º. Primavera árabe y sus consecuencias políticas y sociales.
    2º. 15M y DRY en España, procedencia, objetivos y consecuencias políticas y sociales.
    3º. Revoluciones a medida según demanda.
    4º. SAT ¿La auténtica lucha de clases?
    5º. La manipulación a través de las palabras para deslegitimar la verdadera lucha obrera y por tanto la lucha de clases.
    6º. Criminalización de los movimientos sindicales y obreros.
    7º. Resurgir de grupos pronazis (ver Amanecer Dorado en Grecia, o en España, España 2000, Manos limpias…), y su repercusión.

    La idea es analizar cada uno de esos movimientos, al igual que surge el documental La Enseñanza prohibida, que ya se ha demostrado aquí por varios de los participantes del debate, que tras este reportaje andan los sectores más neoconservadores, o pronazis que existen en estos días.
    Haciendo una investigación sobre una secta importante a nivel internacional pude descubrir cómo mutan las formas que tienen de hacer proselitismo para captar adeptos a sus causas, y en 2010 hubo un gran experimento llamado “La Marcha Mundial por la Paz”, en el que se sentaron muchas de las bases de los movimientos que vendrían después como han sido o siguen siendo los citados en los primeros puntos de este comentario; os dejo un enlace en el que podéis leer dicho informe: http://laicismo.org/antiguo/PHP/p_documento.php?id=9643
    Por eso no creo del todo en todas esos movimientos que para mí son solo los resultados de unos experimentos hechos en los laboratorios del poder etc. Resumiendo a groso modo. Más cuando tenga el artículo listo.

    • Nieves Martín Díaz_El Planeta de los Libros Says:

      Gracias Salva. Es verdad que falta información verdadera, y crecen las falsedades, pero hay mucha complejidad también. Los montajes pueden surgir de buenas ideas o problemas reales, como es el que existe en la educación. Y frente a esos montajes se echa en falta información de lo que realmente se puede hacer o se hace por mejorar la sociedad. Como si sólo la insurrección fuera la solución.

      • alvaeno Says:

        Es cierto, creo que se intenta a través de la desinformación hacernos creer que la única forma de cambiar el mundo es la insurrección, creo que la forma de cambiar el mundo parte desde la comunicación, el respeto, el derecho de cada uno a ser libre y expresarse, pero lo más importante es que no debemos permitir que un grupo de poder haga y deshaga a su antojo, si esto ocurre habrá que cambiar algunas leyes que lo eviten, claro que todo cambio es una revolución, pero éste ha de ser para mejorar no para empeorar.
        El documental La Educación prohibida está argumentando y creado con un fin, no muy admirable, ¿cómo se puede decir que se puede prescindir de la escuela? entre otras cosa que me parecen más propias del proselitismo de una secta que de personas que verdaderamente están interesadas en la educación de los niños.
        Tengo un hijo en la escuela y no lo veo desmotivado, ni me parece que esa escuela haga nada de lo que sale en el documental, que suele sacar una cara desproporcionada y negativa de la escuela, las escuelas hoy en día no son lo que dicen en el documental que son, hay demasiado holismo y holista hablando de los beneficios de esto o aquello, saben que los niños son su caldo de cultivo, y esos holistas tienen y trabajan en escuelas privadas donde no todos se pueden permitir entrar, por tanto la escuela o la educación que en el vídeo promulgan es elitista, y limitada a ciertos colectivos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: