Archivo del autor

Colapso Humano

octubre 28, 2019

Imagen de “Autorretrato”. Réplika Teatro.

Este mes de Octubre ha sido intenso culturalmente, y a veces parecía que íbamos a colapsar aquí mismo, en El Planeta de los Libros, pero no; hacemos lo que podemos, un grano de trigo que diría Ngũgĩ wa Thiong’o y, en aquello en lo que no podemos intervenir, seguimos la máxima: la realidad acontece. Esta vez no pudo ser el Nobel de Literatura para el maestro u otros maestros y maestras, sí disfrutamos de la nueva Nobel polaca, Olga Tokarczuk, en sus libros y hasta en una película: “El rastro”.

Sin entrar en profundidades filosóficas, o no tanto como para que no lleguemos a entendernos, acontecen realidades muy diferentes en este planeta, esos muchos centros de los que nos hablaba el keniano. Y creo que es más lógico observar la realidad desde todos los centros posibles: cuantos más centros mejor, cuanto más desconocidos sean los centros más enriquecedores pueden ser.

Empezamos la 16ª Temporada hablando con Casa Sefarad en Madrid; la cultura judía estuvo en nuestro país al menos XV siglos (en el mundo más, claro) pero ha sido objeto de celos y leyendas negras hasta la saciedad. Como nos dijo Esther Bendahan, su Directora Cultural, la primera vez que se utilizó el término de Soah fue en 1492, cuando fueron expulsados de España. Ahora, unos 140 000 descendientes sefardíes han solicitado nuestra nacionalidad y, además de que su retorno acabe en los libros de Historia, también podemos incorporarlo a nuestra esencia mestiza evitando estereotipos, con conocimiento como reivindicaba en el programa.

De la segunda Soah, del terrible Holocausto de la II Guerra Mundial, apenas conocemos en España, apenas vimos, oímos o leímos. La ignorancia propia y ajena duele. Como duele conocer todo lo que sufren los humanos y desconocemos hasta que nos enteramos. Entre otros trabajos a la par que El Planeta de los Libros, corregí una traducción al español del documental Fotoamator (El Fotógrafo). Leer que oleadas de niños y niñas murieron en crematorios solo por haber nacido judíos, cómo no va a doler. Igual que la imagen (leída, vista en la imaginación) de una cama: una madre muerta abrazando a dos niños, uno de ellos también muerto. La cama se mueve, “era un mar de piojos”.

En 2012 ya hablamos del polaco Janusz Korczak, como él mismo, ya entonces defensor de los Derechos del Niño, acompañó a todo un orfanato judío al crematorio. No le importó su propia muerte si con ello podía aliviar la de los pequeños. Más horror sobre el horror, y lo que nos queda por conocer; quizá la única forma de ser humanos.

Hubo otras muchas realidades este mes de Octubre. Por ejemplo, que la directora general del Libro y Fomento de la Lectura, Olvido García Valdés, dimitió pocos días antes de LIBER y ante las próximas Elecciones Generales. Los lobbies cada vez se hacen más fuertes, no sólo los políticos sino también los económicos. Y, como siempre, querer que evolucionen en lugar de involucionar (o que se mantengan como están; que es otra forma de involucionar, más suave), apostar por el sentido común hace que finalmente te teman y te muestren la puerta de salida. Como dijimos en las Redes: Gracias por intentarlo, Olvido. Habrá que seguir en ello.

En octubre, otros dos acontecimientos, con pocos días de diferencia. Ecologistas en Acción nos lleva en una gira madrileña de conciencia ecológica por lugares tan apestosos como los tanques de almacenamiento de petróleo de CLH en Villaverde. Nos entrega un informe, positivo: cómo evitar el Colapso Climático. También vimos el primer proyecto de vivienda sostenible en Madrid; una cooperativa de personas que se esforzó en comprar suelo en la zona sur; sin ayuda del anterior gobierno municipal, más interesado en la Operación Chamartín, al contrario que en Barcelona donde sí apoyan estas iniciativas. Ya están edificando. Aquí la foto a principios de mes.

ENTREPATIOS_LAS CAROLINAS

 

Pocos días después, fui a Réplika Teatro, a ver Autorretrato: basado en el texto “La Estrella”, de Helmut Kajzar, adaptado y dirigido por Jaroslaw Bielski. Toda la sala se puso en pie al terminar. ¿Fue el texto, la interpretación de Socorro Anadón, o todo el conjunto? Volverá en el 2020 para los que quieran vivir la experiencia.

Pensaba empezar la Temporada con el Colapso Climático y me encontré con lo que todos sabemos: que su raíz está en el Colapso Humano. Así que, a riesgo de que los invitados me contradijeran (que no sería la primera vez), titulé el segundo programa de la temporada: “Autorretrato. Colapso Humano”.

Un Colapso Humano que fue una nueva llamada de alerta. Además, hay tantos tipos de colapso, más allá de los personales: sociales, económicos, culturales, políticos, mediáticos y hasta de género. Debiéramos estudiarlos más, o al menos hablar de ellos. ¿Por qué atacamos tanto al Planeta, por qué atacamos a la Educación y a la Cultura? ¿Así somos de irracionales? Quizá Unamuno se quedó corto en aquel artículo de prensa “Irresponsabilidades” (uno de los que le llevó al destierro): la irresponsabilidad parece extenderse, y sin fronteras.

Desde EEUU a Chile, desde Hong Kong al Brexit, Culiacán o Cataluña: la irracionalidad y la irresponsabilidad están en alza. Por no mencionar la Unión Europea u otras Instituciones Internacionales. El colapso de lo humano se está produciendo y, en las últimas décadas, va a más. Los poderes cada vez más alejados de los seres humanos, y estos, y sobre todo los que vienen detrás cada vez agradeciéndolo menos; ya empezaron a demostrarlo. No parecen suficientes los avisos.

Aún así, ¿seguimos apostando por la Evolución de lo Humano? Seguimos. Mientras todos nos lo permitamos.

Menos Madrid

mayo 22, 2019

Feria del Libro de Madrid 2019

Las Fiestas de San Isidro no han dejado espacio para escuchar cuestiones importantes, como ha sido la queja de la reciente Feria del Libro Antiguo y de Ocasión de Madrid, resumida en menos visitas, menos ventas. Asistimos impasibles a un Menos Madrid en general, gracias a los últimos cuatro años de gobierno, sobre todo en cultura y comunicación: versiones originales, radios o revistas con las que el municipio ha intentado vestir sus desnudeces, y así pueden seguir otros cuatro años.

Un amigo extranjero me dijo hace poco: “Madrid es un pueblo”. Acaba de volver de Barcelona y me confesaba que no entendía como nadie hablaba del desastre económico de allí; le comenté que en todo el país se aparenta siempre justo lo que no se es, y si es necesario hasta la hecatombe. Finalmente me daba un consejo: “una vez que aceptas que Madrid es un pueblo, puedes sobrevivir“.

Pensaba en esta frase y no paraba de preguntarme, ¿por qué tenemos que aceptar que Madrid es un pueblo, en 2019? Si la propaganda oficial es que somos la capital, si desde fuera se espera que lo seamos; si ese es el imaginario incluso, aunque nos lo creamos a costa de despojar al resto de ciudades de su reconocimiento, o de despoblar todo lo que no sea Madrid y alguna que otra gran ciudad, ¿cómo vamos a vivir realmente aquí, como sobrevivir y tener la cabeza en su sitio?

Quizá toda España es un pueblo y Madrid es solo su mayor espejo. En Barcelona se quejan de que la Cultura sea una consellería menor. En Madrid ni Concejala casi durante cuatro años, y que respondieran del área menos.

Parece que es el momento de Desplazar el centro como titulamos el último programa, con el escritor y pensador africano Ngũgĩ wa Thiong’o. Ese es el título de uno de sus mejores ensayos y, a la pregunta de si no sería mejor terminar con el centro que desplazarlo, sabiamente contestaba que había que crear muchos centros, cada uno su centro del planeta y nadie más centro que el otro.

Acabar con los “excesivos” centros, que no solo hacen que ahora el Premio Nobel de Literatura sea reconocido más como machista, elitista y blanco, que por su valía; también los excesos crean imágenes falsas: Europa, el centro del mundo. Lo decía Ngũgĩ y, curiosamente, después de comentar el saqueo europeo a su continente, también ahora tras las independencias. Quizá es una peculiaridad de los que se creen el Centro, barra libre para el saqueo.

Este escritor al que le deseamos ser el tercer nobel del programa de radio, se declara feminista y socialista. A sus 81 años, no había estado nunca en Madrid, más allá de camino de un sitio a otro. En Barcelona sí había sido invitado varias veces, como esta misma. Madrid no es siquiera el centro de España, aunque su propagandístico  CentroCentro Cibeles lo repita constantemente. Es lo que ocurre con el lema de la alcaldable, no deja de repetir Más y Más cuando la realidad es Menos y Menos.

Instituciones públicas y dinero público han servido a grupos de amigos, intereses económicos y culturales varios; aunque el propio PSOE en el Ayuntamiento ha hecho alguna crítica, especialmente por contrataciones poco transparentes, cuando no corruptas o ajenas a la ley. De poco ha servido, Madrid empobrece cada día más a sus vecinos, hasta acabar con la convivencia mínima necesaria; por razones no sólo económicas, cada vez más madrileños se ven obligados a vivir en pueblos o ciudades alrededor y, temiéndome que en 4 años esto ande peor, tendré que hacer varias visitas.

Después de las elecciones municipales, llega la Feria del Libro de Madrid, que este año ha sido demandada, como comentamos en el programa del 4 de febrero. Era lógico que la apertura de un evento público como este no ajeno a la polémica tuviera que esperar después de las votaciones. Me dicen que la responsable del libro en el Ayuntamiento se marchó ya. Cuatro años han sido demasiado incluso con las mejores intenciones. Ngũgĩ, en uno de sus ensayos, dice que la imposición cultural es peor que la de cualquier otro tipo, incluida la militar.

No sólo han sido las polémicas de la Feria del Libro del Retiro o la Feria del Paseo de Recoletos, otros frentes siguen sin resolver como la situación de la Cuesta de Moyano. Mientras, el ayuntamiento se ha dedicado a campañas de escasa repercusión, como dar a cada recién nacido un librito de Gato o Gata. Me comentaban hace más de un año en una librería que no era apropiado para bebés, que allí las cajas se apilaban y nadie se acercaba a pedirlo. Una iniciativa más sin control que hemos pagado todos.

Tiempo para Pensar

marzo 30, 2019

Este mes hemos tenido en “El Planeta de los Libros” dos mujeres que me han dado que pensar, y “tiempo para pensar”, en el sentido que le dio Soledad Murillo, Secretaria de Estado de Igualdad, en el último programa: el conocimiento es también tiempo para pensar.

La primera invitada del mes fue Rosa Cobo Bedia, por su libro “La prostitución en el corazón del capitalismo“. Una entrevista que pueden escuchar en “Prostitución. Capitalismo global y Patriarcado hegemónico“. Un asunto de interés, no sólo por el negocio criminal, blanqueado y oculto que supone la prostitución a nivel mundial, sino también por cómo se acepta, sin el necesario debate, mediática y culturalmente.

El Patriarcado hegemónico gobernante no permite que se tambalee este pilar tan importante de sus códigos de poder (incluidos los códigos sociales y lingüísticos). La Prostitución sirve a sus intereses, a la vez que vierte un sucio imaginario sobre la mujer; sobre todas en general y sobre muchas como objeto susceptible del negocio, u otros abusos sexuales.

Leí a Rosa Cobo Bedia subrayando muchas frases e ideas, como decía en la entrevista, y era imposible mencionar todas, tampoco todas las preguntas, dadas las limitaciones de los medios que estamos comprometidos con la cultura y la igualdad de género; en lugar de avanzar en la difusión de estos contenidos, de momento nuestra sociedad aboga por someter el cuerpo femenino, no sólo físicamente a través de la prostitución, los vientres de alquiler o cualquier otra agresión, también con todo un imaginario “educativo” permanente que mantenga su subordinación humana toda la vida.

Nos salva que, en medio de tanta desigualdad de género, hay miles, millones de grandes mujeres en todo el planeta. Los nombres de Celia Amorós o Amelia Valcárcel volvieron a sonar en estos programas, por poner solo dos ejemplos. Con ambas habíamos conversamos hace años, igual que con nuestra segunda invitada este mes, Soledad Murillo, que estuvo en el 2007 en el programa “El libro negro de la condición de la mujer

12 años después en “Igualdad de Género“, hacíamos un resumen de la situación, en la que sin duda ha habido avances, aunque no siempre en línea recta; si en 2007 nuestra invitada era Secretaria General de Políticas de Igualdad, ahora es Secretaria de Estado de Igualdad, y siempre ha seguido trabajando por el Feminismo, desde la Universidad o desde ONU Mujeres.

Mencionaba antes el imaginario “educativo” que mantiene la subordinación de la mujer en todo el planeta. De ello también hablamos en el próximo programa. El 1 de abril entrevistamos a la escritora de Literatura Infantil y Juvenil Sara Cano, por su libro “Érase una vez una princesa que se salvó sola“, una serie de relatos sobre la realidad infantil y juvenil que nos rodea y cómo mejorar su imaginario colectivo para reducir la desigualdad, sobre todo la desigualdad de género.

La escritura de Literatura Infantil y Juvenil está cambiando, especialmente por parte de las escritoras, con una perspectiva de igualdad de género que las niñas cada vez demandan más, de la que son cada vez más conscientes.

No se pierdan el próximo programa. Les esperamos.

2019. Vamos a echarle Humor. Y lucha.

enero 30, 2019

Todavía no acabó enero y ya estamos echándole humor al año, o a este nuestro panorama periodístico y cultural. Igual nos piden que vayamos a la residencia de un Embajador para su presentación cultural, o a un pueblo para que les ayudemos a poner en marcha su Emisora de Radio.

Y entonces, llega el momento en que echemos humor a raudales, porque no hay nada más. Bueno, sí, que trabajemos gratis. Adiós nuestro tiempo, los posibles conocimientos que podamos tener, o experiencias. No hay presupuesto, todo el futuro que el nuevo año nos ofrece es “pasar un buen rato”. Ya hasta pensamos que es la nueva zanahoria con la que poner en marcha el burro que carga los arreos, los arreos de otro.

Otro símil sería hablar de aves del paraíso, virtuales y etéreas, como las de la Radio. Esas que, con un ágape o frugal nimiedad, deben correr a los encuentros; alegres sencillamente por su llamada. Y, de repente resulta que, ¡oh!, ¡no podemos! Qué cruel insatisfacción provocamos.

Estas y otra ofertas nos llegan, continuamente, y son ya 14 años en El Planeta de los Libros. Así que, “más madera”, o más humor. A veces el responsable de todo esto es un listo, otras lo contrario. Hay de todo, y hemos puesto esos dos ejemplos como cualquier otro de las cientos de peticiones.

Hemos emitido en Radio solo dos programas este mes, lo que viene siendo habitual dado el pluriempleo y la falta de medios. Empezamos el año con David Mamet. La Culpa. Una obra que destacamos por dos cuestiones principales, y otras muchas secundarias. Para empezar, ese logro mametiano de manipular el lenguaje para llevarnos a un bien común. El mismo concepto que apuntábamos en Periodismo. Un bien común. Y los dos programas se fundieron como siempre entre neuronas.

La segunda cuestión principal de la obra de teatro es lo que resumió perfectamente Pepón Nieto cuando nos hablaba en el programa: detrás de toda burocracia siempre hay un responsable. Juan Carlos Rubio nos hablaba también de ese David Mamet, que le había descubierto Bernabé Rico, y reflejaba nuestra sociedad. Una sociedad a la que hemos llegado, en Occidente al menos, ajena a la responsabilidad, y cuya culpa es cada vez más compartida.

Responsabilidad compartida, relaciones de poder (sólo estas darían para varios libros). Eso también estaba en el último programa, que estuvimos a punto de titular: “En busca del periodismo perdido”. Nos pareció demasiado literario y, tal y como decíamos al principio, este año vamos a echarle humor; aunque sea un humor irónico, en esta época de manipulación informativa preferimos el titular: Periodismo. Un bien común.

Tanto Rafael Sarralde, de The Conversation España, como Miguel Castro, de Bill & Melinda Gates Foundation, seguramente creen en el Periodismo como Bien Común. Incluso yo. Pero la realidad es terca y seguimos observándola en blanco y negro con sus correspondientes tonalidades grisáceas. Aquí los periodistas que se dedican al Bien Común (los desconocidos, negras siluetas sin brillo), allá las estrellas dedicadas al Bien Propio.  Y, entre medias, los que no rechazan ningún concepto y se mueven como camaleones perfectos entre uno y otro; dañando aún más la diferencia.

Y lo mismo ocurre en Literatura: el Bien Propio lleva en cadena una ristra de Premios y Beneficios económicos, que bien pudiéramos llamar escandalosos (y por esta vez no me voy a referir al ganador y finalista de los Premios Planeta). Los escritores que se dedican al Bien Común normalmente no se venden.  Algunos han vivido tanto tiempo así que acaban en la miseria sin ayuda alguna. Un par de ellos me hablan de “pobreza, desigualdad y maltrato”. La sufren callados, y sólo la cuentan a los amigos. Sigue dándonos vergüenza ser pobres.

Así que para este año, al menos, echemos humor, y mantengamos la dignidad. Sobre todo porque hay que seguir luchando. No se pierdan el próximo programa, el 4 de febrero. Un programa cultural como siempre y, en este país, Cultura significa luchar para mantenerla. Sin que sirva de precedente (nos copian mucho, aunque en este caso sea de agradecer), adelantamos el título del próximo programa: “FERIA DEL LIBRO DE MADRID. DEMANDADA”, aquí la información: http://www.denunciaflm.es/

 

Todo Cambia  

diciembre 6, 2018

Hoy, hace 40 años, se dijo Sí a la Constitución Española. Y, hace poco más de un año, nos decía Fernando Oliván en Lectura Radical de la Constitución (radical en el sentido de raíz) que el libro aprobado en aquel Referéndum no debía ser considerado una Biblia inamovible. Sin embargo, apenas ha habido cambios sustanciales, en cuatro décadas, ni debates de contenido al respecto, al menos que conozcamos.

Siempre hay excepciones, por ejemplo ayer mismo: en una mesa redonda sobre 40 años de Política Exterior en Democracia, organizado por el Instituto Elcano, a partir de su último barómetro por el 40 Aniversario de la Constitución (como decía su responsable, Carmen González Enríquez, es lamentable lo poco que nos importa el mundo, a pesar de que los datos estén mejorando). Era en el Congreso de los Diputados y, entre los invitados, Josep Piqué decía: “la Democracia, como la U.E., aunque las consideremos irreversibles, hay que regarlas. Si no, se marchitan”.

Regarlas, alimentarlas y mejorar nuestras instituciones. La sociedad cambia y si no atendemos a ello, es posible que en unos años estemos peor de lo que estamos. Ayer mismo una amiga, motu proprio, me enviaba esta canción que me sirve de título: Todo Cambia. escrita por el chileno Julio Numhauser y cantada por la argentina Mercedes Sosa. El ex-ministro de Exteriores recordaba ayer que la U.E. tiene en menos de 6 meses unas elecciones al Parlamente, cruciales. También lo comentaba en el último programa El mundo que nos viene, por el libro homónimo en el que escribe, entre otros asuntos, de la encrucijada en que se encuentra Europa y la posibilidad de que haya una mayoría de eurófobos sentados en el Parlamento, contra la propia institución.

Aprovechamos la entrevista para preguntarle por los problemas de comunicación de la UE hacia sus ciudadanos; como le dijimos, se ha formado un grupo de periodistas en España interesados al respecto y donde han tenido a bien incluirnos, aunque no estemos todos con los mismos objetivos.

Piqué contestaba que además de la comunicación era realmente importante la falta de contenidos.  Y, en la primera reunión de este grupo de periodistas, expuse esta cuestión, incluso la existencia de contenidos problemáticos; algunos llevado al programa de radio, como Controles Migratorios hace tres años tras leer El Negocio de la Xenofobia: la privatización de fondos públicos europeos dedicados a la atención de los migrantes, No fue posible debatir contenidos y la convocatoria acabó alabando medios de propaganda como un manifiesto de Periodistas por Europa, o un hashtag.

Otro cambio necesario: el del Periodismo en España, cuyo lenguaje es cada vez es más propagandístico. Y no creo que éste sea el periodismo que quiere la U.E., o España, sobre todo por adónde nos puede llevar la falta de contenidos y debate, la superficialidad.

Me recordaba otro amigo ayer en las Redes las palabras de Unamuno: “el fascismo se cura leyendo y el racismo se cura viajando”. Y el fascismo surge de todos los extremos, de todos los lugares. Me decía una amiga africana hoy: “a algunos les vendría bien una temporada sin qué comer en mi país”. Hay jóvenes que han viajado más y mejor que algunos periodistas y políticos que viven como millonarios.

La política, ese nuevo negocio, al que se apunta hasta la alcaldesa que no quiere ser líder de oposición, sino sólo tener el poder y dedicarse a enseñarnos cómo hacer magdalenas. El populismo, una lacra que algunas mentes no ven, ¿o creen que no vemos y que nos dejamos engañar por sus fiestas y celebraciones? Los contenidos serios, o de debate, esperan otras cabezas pensantes. Ahora toca disfrutar y que me quiten lo bailado. Dicho provinciano, paleto y cortoplacista, acorde con intenciones que se llaman políticas pero no son de servicio público sino personal o para los amigos.

Intenciones abusivas de poder que venimos denunciando desde hace años, como en Hartos de Corrupción, pero que siguen funcionando, a veces descaradamente, en todos los partidos políticos (mientras no se demuestre lo contrario). Recientemente, una responsable de cultura del PSOE me enviaba WhatsApss para ayudarla en la DIFUSIÓN (lo escribe en mayúsculas, gritando) de su obra. No apoyar los escasos medios culturales y encima querer aprovecharse de ellos, dice mucho de nuestros “responsables” culturales.

En fin, ya tenemos los tres deseos para los Reyes Magos: mejora de la Constitución, mejora de la U.E. y mejora de nuestro pueblo…, un barrio de cualquier gran ciudad china, decían ayer en el Congreso.

Que el 2019 nos traiga debate de contenidos, Periodismo de interés público. Hasta entonces, que sean muy felices.

 

Mujeres que corren con los Tiempos

octubre 15, 2018

Lo apuntaba en el último programa de radio, que pueden escuchar aquí MUJERES QUE CORREN CON LOS LOBOS y que repetimos hoy lunes 15 de Octubre en las Redes, no en la Radio que hoy está cerrada por mejoras técnicas. Lo más primigenio de la mujer: su naturaleza instintiva, mental, psicológica y un largo etcétera, incluyendo las diferencias de época, lugar o situación social a las que se haya tenido que adaptar; su naturaleza no sólo corre con los Lobos, en comunidades leales como las de estos espléndidos mamíferos, también corre con los Tiempos.

Tiempos que vienen desde nuestros ancestros y han evolucionado desde la Prehistoria. Y la mujer tiene que seguir corriendo, no sólo con este resurgir de búsqueda de igualdad de género, feminismo de nuestros días, tiene que seguir corriendo porque es la única forma de mantener unida la manada, sobrevivir en ella y hacer que la manada tenga futuro. Sin las mujeres, las manadas están abocadas a perecer.

La obra de Teatro de la que hablamos en ese primer programa de la 15ª Temporada, escrita y dirigida por Ximena Vera, se inspira en cuentos ancestrales: los corta, pela y aliña; porque hasta en el alimento espiritual la mujer es generosa, y en manada, junto con la memoria y la complicidad de muchas mujeres de hoy; además de las tres grandes artistas que la acompañan en el escenario, y el resto de la compañía Up-a-TreeTheatre.

A Ximena le inspiró el  famoso libro de la mexicana Clarissa Pinkola Estés: Mujeres que corren con los lobos. Y, por supuesto, además de recomendarles sus funciones en el Teatro de las Culturas en Octubre, y todos los meses que estén, en éste y otros escenarios, también recomendar una y otra vez ese “libro de fondo” como recordaba la escritora Yolanda Alba, en Linkedin,

El volumen de más de 700 páginas, se lee con tanto placer que pudiera ampliarse otras 700 (de hecho, forma parte de un proyecto editorial de la autora mucho mayor). Su éxito ha sido tal que ha sido reimpreso por Ediciones B cerca de 30 veces entre 2009 y 2017. La nueva edición este último año ya ha tenido reedición en 2018. La edición de bolsillo, de “tapa blanda” dicen en la editorial, es un regalo seguro para cualquier mujer, u hombre, a buen precio.

Volviendo al teatro, quiero recomendarles también una crítica teatral entre las muchas buenas que está cosechando la obra de la que hablamos: la de Jose-Miguel Vila en Diario Crítico. Siento debilidad por los hombres que saben escribir y entienden la necesidad de igualdad del 50% de la población.

Sin embargo, a los hombres que más se ve, lamentablemente, son aquellos que sean más o menos intelectuales y/o artistas, se niegan a compartir igualdad, dramaturgos incluidos, como esos a los que apunta Ximena Vera en la entrevista: esos de edad avanzada al frente de la programación de teatros públicos, o aquellos tan jóvenes como ella con errores intelectuales que lleva a decir que “el Lorca de La Casa de Bernarda Alba supo entender la naturaleza femenina por ser homosexual…” Algunos corren como los cangrejos.

Ximena responde muy bien a este caso real, y no hace falta dar nombres. El mundo del teatro sufre el machismo igual que cualquier otro sector laboral. Eso sí, confiamos en que cada vez nos perdamos menos a “las Ximenas” y se dejen de imponer ancianos y jóvenes de menor valía. También hay mujeres -como recuerda nuestra entrevistada- que se pasan al otro bando, con los mismos códigos y prácticas machistas, en todos los sectores, por pura excepción, o algo peor.

Por suerte, en el actual gobierno se ha recuperado una histórica socióloga feminista: Soledad Murillo, Secretaria de Estado de Igualdad en el Ministerio de la vicepresidenta Carmen Calvo (nunca se entendió su salida del anterior gobierno socialista como Secretaria General de Igualdad, y con la que tuvimos el placer de compartir un par de programas en 2007. Aquí les dejo el audio de El Libro Negro de la Condición de la Mujer, por si quieren recordar donde estábamos entonces y lo poco que hemos avanzado.

Terminamos con una foto de la Secretaria de Estado de Igualdad, en el centro, junto con la ex primera ministra de Nueva Zelanda, Helen Clark,, y la nueva Directora de la AECID, Aina Calvo Sastre,  el pasado lunes 8 de octubre, en el coloquio “Mujeres, Poder e Igualdad en el Siglo XXI”.

Las neozelandesas celebran 125 años de sufragio femenino (1893). Aquí llevamos menos tiempo pero quiero recordar las palabras de Soledad Murillo sobre el simbolismo que tenemos que representar las mujeres en general en la sociedad. Quizá 2018 sea el inicio de nuestra mayoría de edad; corramos con los tiempos,, dejemos atrás la ingenuidad, esos símbolos y todo lo demás que portamos, a falta de la contrapartida necesaria.

Poesía y Resistencia

agosto 9, 2018

Hoy termina Expoesía, la única, o una de las pocas feria de libros dedicada casi exclusivamente a la poesía. Lo decimos con cautela porque ¿cómo conocer todas las ferias y encuentros entre editores y escritores de poesía? Allí precisamente nos hablaban del Agosto Clandestino en Logroño. Tampoco hay barreras rígidas entre libros, entre géneros, todos están presentes y lo que llamamos poesía no se resume al clásico poemario, por muchas veces que los lectores digan que no leen poesía.

Y, por iniciar ya nuestra -casi siempre- crítica visión, habría que advertir también a los que creen que leen poemarios, que a veces no lo son, sólo lo pretenden o, lo que es peor, se aprovechan del término.  Entonces, ¿se puede falsear lo que creemos Poesía, incluidos los galardones poéticos? Por supuesto. Ya hablamos en marzo de 2005 del exitoso caso del Ateneo de Málaga que hizo la presentación de un poeta inexistente, con el aplauso de la concurrencia. Y hace sólo unos días, la noticia era “Condenado a 15 meses de prisión por plagiar poesía”. Si alguien que se llama poeta es capaz de menospreciar este arte como para negociar con él, imagínense los casos que no llegan a titulares ni a juzgados.

También se puede falsear Poesía cuando se une al término Resistencia u otros parecidos. En el reino de las “fake news”, que no son sólo noticias falsas, no reales, sino elaboradas mentiras, nadie se salva de ellas. La poeta irlandesa Mary O’Malley hablaba de ello en su presentación en Expoesía, y contraponía esa falsedad a la palabra “verdadera”, que para ella es la Poesía.

Desde el auditorio al aire libre de la Alameda Cervantes, pensé que allí había debate, que sería necesario cuestionar estas sencillas aproximaciones al arte y la sociedad de hoy. Pero no hay debate en esta 11 Edición de Expoesía, bajo el título de “Poesía y Resistencia”. Los movimientos de resistencia son cada vez más ligeros y, cuando se los anuncian, quizá no están con la intensidad que a todos nos gustaría.

Apenas estuve dos días en Soria y dos autores me interesaban especialmente, lo cual no quiere decir que no hubiera otros interesantes. Esperaba hablar con Antonio Orihuela y Amalia Iglesias, esta última no pudo acudir por motivos personales. Mientras tanto, prácticamente todos los poetas de Expoesía llamaban a la Resistencia,aún cuando fueran ajenos a la Resistencia o a la Poesía y estuvieran allí entre amiguismos o alabanzas sonrojantes. Pudimos ver “Poetas” que se aprovechan de otros poetas, que venden a otros poetas, que editan a poetas por puro negocio, que les deniegan sitios en encuentros de poesía o el pan que se merecerían, misóginos varios y hasta poca palabra verdadera.

Sí estamos de acuerdo con Jesús Bárez, al que entrevistamos a continuación, en que escribir es ya un acto de resistencia, aunque bajo la escritura se cuelen los que copian y pegan, o los que exaltan palabras mal reproducidas de poetas de otros lugares, de otras guerras. Por suerte, hablar con el concejal de cultura de Soria nos trasmite su positivismo, a través de proyectos como la Casa de las Letras o una política cultural que habla de espíritu, necesidad y ósmosis cultural. En algunas ciudades como Madrid, con muchísimo más presupuesto, ni se plantean que exista un concejal de cultura, menos aún el “policentrismo cultural” que Bárez defiende sin falsedades. Un asistente a Expoesía repetía una y otra vez a quien lo quisiera oír: “Tienen que inventar una coraza grande, especial, para que pueda albergar el corazón de Jesús”.

Entrevista a Jesús Bárez, Concejal de Cultura, Ayuntamiento de Soria. Expoesía 2018

En esta entrevista mencionamos nuestra visita a la Casa de los Poetas y cómo Manuel Melendo, conserje del Círculo Amistad Numancia, nos enseñó y hasta nos dedicó unas palabras a modo de resumen y breve introducción a este museo: Casa de los Poetas_Soria 2018

Al volver a Madrid, tengo que decidir si realizo el programa ahora y lo emito en las Redes, y cómo hacerlo para emitirlo también en la 15ª Temporada, en principio en octubre. No me convencen los tiempos tan dispares de agosto a octubre y tampoco que, aún resumiendo, con todo lo grabado no puedo reducir a 29 minutos de programa. Improviso este nuevo formato, no sé si llamarlo radio-blog o radio-blog-youtube, un artículo que incluye podcast variados, archivos sonoros subidos a un youtube creado hace tiempo, y que pocas veces hemos utilizado.

Aquí la entrevista a Antonio Orihuela por su recital “Poesía y Resistencia”, a partir del libro “El tiempo de las alambradas”, antología publicada por Pregunta Ediciones . Entre los poemas de los que habla, destaca “Antes muerta que sencilla”, que pueden escuchar de su propia voz en el enlace y que, como dice en la entrevista, nos advierte de esos cánticos consumistas que sólo sirven a proclamas de capitalismo feroz, nazismo incluso.

Una recomendación final, si están en Soria este mes disfruten de la exposición “Cantico en Castilla” Impresionante el trabajo del fotógrafo Mikel Alonso y la Poesía de Amalia Iglesias, con un prólogo de lujo como es el de Antonio Gamoneda.

Este verano, pueden elegir Nobel

julio 22, 2018

Portada revista satírica: “esos animales que nos gobiernan”

La 14ª Temporada de El Planeta de los Libros terminó a trancas y barrancas. Eso sí, con el placer de contar en junio con dos mujeres excepcionales: Georgina Higueras (Planeta China) y Adela Cortina. Ésta última nos llegó al Planeta la misma semana que Aquarius llegaba a su ciudad, Valencia, así que su entrevista fue finalmente titulada Hospitalidad Cosmopolita, una de las muchas nociones que defiende esta catedrática de ética, especialmente conocida por crear un nuevo término en español, aporofobia, que da título a un libro suyo muy recomendable y al que pueden acceder a través del enlace.

En julio seguimos recibiendo libros, temas y convocatorias, muchas interesantes que esperamos estén con nosotros la 15ª temporada, a partir de octubre. En verano no paran los libros ni la literatura, este año especialmente con el nuevo Nobel de Literatura Alternativo (NLA).

Sin conocer aún los escándalos sexuales en torno a la concesión del Nobel de Literatura, a partir de la polémica de sus últimos galardonados (Bob Dylan, y el británico japonés del último año), criticábamos ya abiertamente este premio en el inicio de Temporada que acaba de terminar: “No ninguneen nuestras lecturas“.

No era de extrañar que, los escándalos sexuales fueran la última gota que hiciera surgir un movimiento librero que, ante la no concesión del Nobel de Literatura este 2018, se organizara para dar el primer Nobel de Literatura Alternativo de la historia, un proyecto en gestación que ya recibe críticas de todo tipo, empezando por la lista de autores nominados, ¿no existen mejores mecanismos de selección?

La lista se cerró el 10 de julio y hasta el 14 de agosto pueden votar por su favorito. Nosotros ya lo hicimos, por si acaso conseguimos que el Nobel que sigue siendo tan sueco acabe dando un poco de luz a algún país o continente poco tenido en cuenta. Nos referimos a África, sí. No decimos el nombre elegido, saben que creemos más en su criterio lector que en decir quién es el elegido, o la elegida.

Sólo hay dos, una mujer y un hombre; en toda África. De China ni se acordaron. Así como de tantos otros países: no busquen entre los 46 nominados ninguna persona que escriba en español. Sí hay 12 suecos, y suponemos que no más porque entonces hubieran desbancado hasta a los angloparlantes.

Lógicamente, al ser la primera vez que se crea un Nobel Alternativo, la razón de esta sinrazón puede estar en los medios y tiempos con los que han trabajado los libreros suecos. Sí, detalle importante, han sido mayoritariamente los libreros del país, el último eslabón de la red comercial del sector del libro en Suecia, los que se han tirado a la piscina, acompañados finalmente de otros agentes culturales.

Vivimos tiempos literarios tormentosos. No solamente se aúpa a escritores que poco tienen que aportarnos, y se condena al olvido a los que necesitamos, la maquinaria comercial es cada vez más determinante. También en nuestro país. Uno de los temas que me proponen, para la próxima temporada, es el cariz cada vez más comercial de la Feria del Libro de Madrid. No nos dio tiempo a cerrarlo en la 14ª pero, recuerden: la Asociación de Editores de Madrid decidió no estar en el comité de organización de esta feria, los problemas se sucedieron en las semanas previas, e incluso días previos al evento. Para que la próxima feria no vaya a peor, habría que hablar de ella por lo menos en otoño, para que sus responsables puedan tener la flexibilidad necesaria para adoptar cambios, o rectificar…

Es verano y, rodeados de libros de todo tipo, para despedir la 14ª  y pensando en la 15ª, elegimos para este artículo la imagen de una revista de hace más de treinta años. Con su frase de portada: “Esos animales que nos gobiernan”, forma parte de la exposición La sátira, ¡esa prensa!, actualmente en la Fundación Diario Madrid. Más allá de la cuestión monárquica, el titular nos ha recordado el actual baile de títulos en el gobierno cultural de España, y un programa de radio realizado hace 8 años: Intelectuales de Consumo, en este enlace pueden escucharlo si les apetece conocer la realidad, y no sólo la propaganda oficial.

Hasta la próxima temporada, que sean muy felices.

 

 

 

 

La Feria del Libro no puede con Cărtărescu

mayo 15, 2018

Mircea Cărtărescu. Fotografía de Cosmin Bumbut

Este año queríamos acabar con nuestras críticas a la Feria del Libro de Madrid, o al menos suavizarlas, en un intento de dar tiempo a la nueva dirección que se inició el año pasado. Sin embargo, lo que sabemos ya del programa de 2018, que se presentará oficialmente este jueves, arranca con un fallo más que criticable. Sabíamos que en esta ocasión la Feria, que se inicia el viernes 25, estaría dedicada a la Literatura Rumana, capitaneada por el que creemos mejor escritor vivo del país, Mircea Cărtărescu. Y efectivamente será así pero -salvo que la organización reconsidere su participación-, la Feria mostrará que no es capaz de gestionar a un autor de su categoría, de acuerdo con las informaciones que tenemos a día de hoy y que les contamos.

La dedicación de la Feria a la Literatura Rumana, tendría que haber sido negociada adecuadamente con el Instituto Cultural Rumano y con cualquier otra institución responsable en Rumanía: derechos y obligaciones entre las partes; cómo se salvaguardarían los intereses de los asistentes a la Feria y también los de los lectores españoles y los medios de comunicación del país; qué apariciones públicas de los autores se debían realizar, especialmente con Mircea Cărtărescu, etc. Sin embargo, a dos días de la presentación oficial, esto no ha sido así, sobre todo con el autor más reconocido.

¿Se eligió la Literatura Rumana en esta edición principalmente por la obra de Cărtărescu? Si la respuesta es afirmativa, según nuestras informaciones, ¿por qué los responsables rumanos no permiten siquiera que el escritor dé una rueda de prensa en toda la Feria?, y ¿por qué la organización madrileña no decidió dedicar esta edición a otro país más avenido a la lógica de estos encuentros?

Ya hemos comentado en más de una ocasión que España no se vende bien en el exterior, lo que implica que tampoco se acaba de vender bien cuando el exterior llega a nosotros, en forma de institución o evento. Nuestro país, Madrid a la cabeza, no deja de demostrar sus debilidades en acuerdos internacionales, más aún si son culturales (ejemplo reciente es la no renovación del Open de tenis en la capital, salvo que sus dirigentes actuales o próximos lo reconsideren)

Volviendo al caso que nos ocupa, la participación de Cărtărescu en la Feria del Libro de Madrid, es como si al ganador de una gran prueba cultural, al posible próximo Nobel de Literatura (si este año se concediese, ya saben se ha anulado), se le sometiese a todo tipo de barreras administrativas, burocráticas y sin sentido para la participación en nuestra Feria.

De acuerdo con nuestras informaciones, la Feria del Libro de Madrid no ha conseguido negociar su participación individual más que en un acto abierto al público, en principio para el sábado 26, su firma en tres librerías (de las muchas que lo han solicitado), y -salvo noticias de última hora- la concesión de tres entrevistas a medios de comunicación. Ninguna de ellas a la Radio, incluida RNE y a pesar de haberlo solicitado. Y, como decíamos antes, ni una sola Rueda de Prensa dedicada al escritor. Ni vía pantalla de plasma. Los medios de comunicación cuanto más lejos mejor.

Y, nos preguntamos, en esta decadencia cultural que padecemos los últimos años, ¿puede La Feria del Libro de Madrid permitirse traer a un autor de la valía de Cărtărescu para verlo de lejos? ¿No habrá Institución Cultural (empezando por el propio Ayuntamiento de Madrid, si tuviéramos Concejala de Cultura…) o Institución a secas, Política incluida, que observe que así no se hace Marca España, o Marca Madrid?

La labor de la Editorial Impedimenta por dar a conocer a Cărtărescu en nuestro país, y en todo el mundo hispanohablante es digna de elogio. Gracias a ella, hemos podido disfrutar de libros como El ojo castaño de nuestro amor o la novela Solenoide, por citar los últimos publicados.  Las apuestas culturales por acercarnos a la gran literatura, sea de donde sea, no deberían tener que enfrentarse a la debilidad de nuestras instituciones y eventos culturales.

Este año, de nuevo, iremos poco a una Feria, que debería ofrecer más con el apoyo y sustento de instituciones, distribuidores, editores y librerosEn otoño, aprovechando el premio Formentor a Mircea Cărtărescu, quizá podamos ejercer nuestro derecho a informarles como creemos que se merecen. No con una breve noticia o un trocito de declaraciones; hay autores a los que deberíamos escuchar en una entrevista. Mientras tanto, seguiremos leyendo sus libros.

Grandes Mujeres

marzo 25, 2018

En el mosaico fotográfico que ilustra este artículo, y que pertenece a la actual Exposición en Madrid de Mujeres Premio Nobel, aparece la cuarta en el margen derecho la que en El Planeta de los Libros hemos llamado Nuestra Nobel: Gabriela Mistral. La única Nobel de Literatura en lengua española, de 1945, sin que desde entonces ninguna más lo haya conseguido (ya hablamos de la parcialidad al alza de los Nobel: “No ninguneen nuestras lecturas“).

En la foto aparecen 14 mujeres, una selección de las Nobel, y en la página web de la exposición se habla de sólo 13. No se trata de un error pero hay que descubrir cuál es la diferente, cuál de ellas no consiguió el Nobel. Iremos a ello y antes, otro acertijo ¿quién no estuvo en esta exposición en sus inicios y luego fue incorporada? Acertaron si escucharon el último programa: Gabriela Mistral. Nuestra Nobel. Nos lo contó Gloria Garafulich-Grabois, presidenta de la Fundación que lleva su nombre en Nueva York.

Resulta inaudito que de las dos únicas mujeres Nobel en español:  Gabriela Mistral y Rigoberta Menchú (por el de la Paz), la primera no estuviera prevista y fuera incluida finalmente porque su Fundación patrocinó y pagó para que lo fuese (de acuerdo con las palabras de su presidenta ). Y nuestra única Nobel de la Paz en español, la guatemalteca que nació en 1959 y tenemos la suerte de que siga viva -y que podría haber sido invitada y dar más visibilidad a la exposición- no está seleccionada y, seguramente, ni se lo propusieron. Salvo que contactaran con ella, le pidieran dinero y no aceptara. No sería la primera vez que se comercializa con las mujeres y con la cultura, unir ambas puede dar más réditos.

En el lugar de nuestras dos Premios Nobel en español, estaba en la selección inicial, y ha tenido especial atención en el tiempo que lleva la muestra, una mujer que no consiguió el Nobel (de ahí la disparidad entre las 13 Nobel finales y las 14 de la foto) ¿La razón de esta inclusión? Su nacionalidad española. Hablamos de Concha Espina, que efectivamente estuvo bastantes años nominada al Nobel de Literatura, pero que no lo consiguió como tantas otras. Así que a falta de que nos den explicaciones de su inclusión y la exclusión de otras que sí lo merecían, sólo puedo concluir que los dineros públicos de la cultura se deberían organizar con mejores criterios, para que al menos no parezca que atienden a intereses particulares. Entre los organizadores y colaboradores: Museo de Ciencias Naturales, CSIC, Marca España, o Universidades como la Complutense.

“El placer de servir”, que diría Gabriela Mistral, en muchos casos incluye la crítica, sólo así el Poder responde de sus abusos; siempre que se consiga que lo haga, que en nuestro país no es habitual.

Este mes de Marzo en el programa de Radio tuvimos a otra gran mujer, gran escritora: la uruguaya-española Cristina Peri Rossi, a la que pueden escuchar en “Todo lo que no te pude decir“, título de su última novela. Fue un placer leer literatura a la altura de Cervantes, o más porque, como ella bien dice, escribe como una mujer de nuestro tiempo.

Una entrevista muy agradable, que terminó con una sorpresa nada agradable. Lo desvelamos, sin dar su nombre, en el último artículo “Llamada a la huelga“. Un escrito previo al programa en el que no queríamos dar pistas sobre nuestra invitada, que estamos hartos de que nos roben las informaciones. La desagradable sorpresa es bueno que vuelva a ser mencionada: ¿por qué no le dieron el Premio Reina Sofía de Poesía a Cristina Peri Rossi? Por simple y escandaloso corporativismo masculino.

Si el escritor Sergio Macías, en su conferencia sobre Gabriela Mistral en Casa América el 6 de marzo, decía que Nuestra Nobel Gabriela Mistral “encarna el perjuicio del machismo no sólo en Chile sino en América Latina”; sólo con lo que venimos desvelando este mes de marzo, y a lo largo de las 14 temporadas, no está de más lo que añadimos en el programa: que “nuestra Nobel” también encarna ese perjuicio en nuestro país y en todo el mundo.

Las Grandes Mujeres tienen mucho que hacer, todavía. Como ejemplo, lean las respuestas de Las Mujeres del Libro a los intentos de un Nobel de Literatura como Vargas Llosa por callarlas. Hay otras muchas respuestas en medios y contenidos diversos. Entre todas ellas seleccioné, de momento, este resumen periodístico: #ÚLTIMAHORA contra el machismo literario: “Censura eres tú”, de Eudald Espluga.

A las Grandes Mujeres les gustan los Grandes Hombres. Si bien es cierto que Trump  (o Vargas Llosa) pueden acabar siendo beneficiosos para el feminismo -así termina el resumen enlazado- ya que su falta de razón los lleva a combatirlo sin argumentos, de manera “cipotuda” (palabra que el corporativismo masculino de la RAE sigue sin admitir en el diccionario), y por ello animándonos a seguir luchando por nuestros Derechos sencillamente Humanos.

Disfruten de los próximos días festivos. Y, como siempre: hasta la próxima conexión, que sean muy felices.