El Campo del Alfarero

by

Tantas, tan sesudas y deliciosas cosas se han dicho del Maestro que no ahondaré en ellas. Mi natural prudencia, y un resto de timidez me la impiden. Pero habla de algo que siempre y sin querer, como de paso, o de lleno como un morlaco, nos atañe más de lo que nos gustaría.

La Traición.

Había pueblos, en Papúa Nueva Guinea que la elevaron al arte. El arte de cultivar la amistad de quien más tarde sería fagocitado por nosotros. Como de traidor, o manual de traidores, siempre se trató al pequeño El Príncipe de Maquiavelo. Que sólo es un libro de cómo educar a un sátrapa, o futuro, o presunto, para ser políticamente correctos en estos turbulentos tiempos. Un librillo para el arte de la política, que no la política en el arte, y la diplomacia

Pero no sé por que lo digo, ya que ahora lo que se lleva es el Arte de la Guerra de Sun Tzu. Lógicamente, más adecuado a los nuevos vientos de…Pero no recuerdo de quien es esta frase, si de un libro, un escritor, un TBO, o una serie de dibujos animados. Vivo rodeado de leones con corazón de cordero. Y en esta vida es mejor ser un cordero con corazón de león.

Esta el traidor literario. Es decir el traductor. Pobrecico, mira que tengo amig@s que se dedican a ello.

Y luego vienen las traiciones.

Según la wikipedia los argumentos jurídicos en España serían:

  • Sublevarse y/o incitar a otros a sublevar contra la autoridad del Estado.
  • Conspirar contra el gobierno, intento de golpe de Estado.
  • Asesinato o intento de asesinato de altas autoridades del Estado.
  • Pensar y/o difundir ideas contrarias al orden establecido por el Estado.
  • Terrorismo.
  • Colaborar o asociarse con estados declarados “no gratos” o enemigos de la nación.
  • Cooperar o colaborar con otras naciones durante período de estado de guerra.

Vale. Ya sabemos de que cojean los que lo escribieron. Al fin y al cabo , en estos casos,entre un héroe o un traidor solo está el ganar o perder.

Y me entristezco al no ver las traiciones más vulgares, las más comunes. Las que un amigo, un jefe, un amante, un familiar, un socio… Que son las que trata Camilleri. Por cierto que son las que nos importan. Porque que nos mientan los políticos es como normal. ¿Nos lo esperamos?

Y como tales pequeñas traiciones, lo peor que nos hacen, es pensar . La culpa fue nuestra? Se merecen perdón?

Sé que hay gente que clama venganza, pero a veces el olor a mierda se va lavándose con un buen jabón. POrque somos nosotros los que apestaremos.

Y ¿olvidando.?O como decía Brel. No nos olvidamos de nada, so,lo nos habituamos.

Anuncios

3 comentarios to “El Campo del Alfarero”

  1. Nieves Martín Díaz Says:

    Qué críptico, Miguel. Sólo te ha faltado hablar de los negocios, porque en los dineros es donde hay mayores traiciones, ¿o no? Feliz 2012, y pocas traiciones 😉

  2. Miguel López Castanier Says:

    La verdad que sí. La pela aleja a esas amistades, que el tiempo te indica que no lo fueron. Y las del amor?
    Que decir de esas?
    Tienes razón, esto merece un tratado a parte.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: