Escondidos y visibles

by

Me planteo escribir sobre dos tipos de intelectuales, los escondidos y los visibles. Una de esas ideas que se me instalan en la cabeza y, como cualquier okupa preferente, apenas me dejan espacio para más. Meses y meses llevo viviendo con ella. Hasta que de repente, ella misma me dice que necesita salir a dar una vuelta, a tomar el aire. Miedo me da que se vaya -y no vuelva- o que lo haga en ciertas compañías.

Esta okupa, por ejemplo, me dice que quiere fugarse en compañía de un famoso. Se trata de “Apocalípticos e integrados”, el viejo título de Umberto Eco de los años 60. ¿No podía ser un poco más joven?, le pregunto. No me convence. Leí el libro hace tiempo y, si entonces no entendí bien el  revuelo que montó, menos creo entenderlo ahora. Pero quizá es otra vuelta de tuerca. Decía Eco que los apocalípticos apenas tenían que ver con el presente, que los integrados sí, ¿no quiero yo acaso hablar de los intelectuales de hoy?

No es la primera vez. Alguna otra me pidió dar una vuelta. Otra excusa, otro momento, la misma insistencia: déjame salir. Ahora dice, que se va con Eco porque el resto de intelectuales de solera están escondidos. Así empezamos la discusión. Le pregunté si era por la última novela del italiano, esa que tanto ha criticado el Vaticano. Si era por eso, nos acababa de visitar en “El planeta de los libros” Santos Juliá. Y nada bonito dijo respecto a las declaraciones de Ratzinger, esas tan comentadas sobre la supuesta laicidad “agresiva” española (escúchenlo en la segunda parte de la entrevista sobre la historia del socialismo en España: http://elplanetadeloslibros.com/html/audio-190-socialistas.htm )

Me dice que valora a Santos Juliá, que le parece un buen tipo, que sabe mucho de historia y de política pero – me recuerda- él mismo decía en la entrevista que el debate auténtico está en los medios impresos. Como si la imprenta no estuviera cada vez más absoleta. Difícil ver a Santos Juliá, y a tantos otros, en los medios que hoy dominan la opinión pública: internet (a excepción de sus artículos en El País), y menos en los audiovisuales.

Muchos intelectuales están escondidos, no visibles en los grandes medios de peso hoy día. Y no ocurre sólo en el ámbito intelectual más académico. La cultura de todo tipo se ve desplazada por esa especie de refrito que algunos llaman seudo-cultura. Hace poco, en una reunión con profesionales del cine, escuchaba una queja parecida. Alguien tiene que estar en la plaza pública, alguien habrá que represente el cine español -decía yo. Berlanga está muy malito -me decían ellos. Y a los pocos días falleció. Condolencias.

Escritores, cineastas, pintores, o artistas varios- que están ocultos por razones varias. Otros empezaron a ser visibles. Deberían serlo todavía más. Entre los autores que hemos llamado para participar en el blog ampliado del planeta (https://elplanetadeloslibros.wordpress.com/ ) esta semana se incorpora Eduardo Vaquerizo: Ingeniero técnico aeronáutico, escritor, y conversador excepcional, como creemos que son todos los autores invitados. Eduardo visitó nuestro planeta allá por 2006 (programa nº 45) con la antología “Franco. Una historia alternativa”, un interesante compendio de ucronías que disfrutamos, igual que ahora su reciente novela “La última noche de Hipatia”. En su primera entrada nos habla de un clásico escondido: https://elplanetadeloslibros.wordpress.com/2010/11/17/titus-groan-un-clasico-desconocido/

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: