Posts Tagged ‘SGAE’

Feriantes culturales

noviembre 30, 2011

Me llegan noticias de todas partes del planeta, ferias culturales por doquier, esa nueva forma de vender literatura que ya hace años se practica. Nueva forma de vender porque, como ya comenté en otras ocasiones, sin novedad no hay venta y para eso, cada año –edición tras edición- se reinventan. O lo intentan, es difícil que cada doce meses surjan nuevos escritores, nuevas obras, que ensalzar en los púlpitos literarios, pero allá se reúnen: cientos de escritores, periodistas culturales de los medios establecidos (“Establish Media“, en inglés), organizadores, productores, ayudantes de comunicación.

Ahora, que se va conociendo en los tribunales la corrupción cultural que se practicaba durante años en la SGAE. Ahora, que no se sabe si seguiremos teniendo Ministerio de Cultura los próximos cuatro años. Me surgen preguntas respecto a esos recorridos feriales con todo su cortejo incluido, ¿seguirá habiendo dinero público que financie este tipo de eventos?, ¿seguirá habiendo la misma transparencia respecto a los presupuestos que manejan? E incluso, oso preguntarme, ¿seguirá la organización delegada en manos privadas? Y si se tiene que mantener en este tipo de manos, ¿cambiarán éstas cuando cambien las públicas manos?

Públicas. Privadas. Entrelazadas. Se confunden entre sí, intercambian intereses, o sólo apuestan por intereses de grupo. Ocurre entre los organizadores de la cultura, como en los Medios de Comunicación de Masas, falta vocación de servicio público, al menos en España.

Ya sé que parece de locos, que no me entienden, o no mucho. O me entenderán un poco, sólo unos cuantos. La ambigüedad es necesaria. Este Planeta, ya casi planetilla, continúa la octava temporada con bastante asfixia, queremos seguir dando algunas bocanadas de aire. Que nos gusta respirar de vez en cuando.

Hace tiempo, el director de un suplemento literario de México, me comentaba que veía en España el mismo amiguismo cultural que tenían en su país, que eso debía ser parte de la herencia. Yo asentía, y añadía que peor que eso era que, además, los dos amiguismos se hermanasen; una bella palabra que en este caso querría decir que las mafias son internacionales (y que a estas alturas no son sólo de narcotráfico). En fin, ya sabemos cómo está el mundo, pero a una le gustaría que fuéramos abandonando las tribus y las sombras, civilizándonos.

Por cierto, este miércoles no podemos hacer nuestro programa semanal, por razones ajenas a nuestra voluntad, pero lo haremos la próxima semana, aunque haya puente. Repetiremos el último, dedicado a “Pensar el 15M”, un título tomado prestado a Félix Rodrigo Mora por el libro en el que asegura que tanto Stéphane Hessel como el nuevo premio nacional de las letras españolas 2011, José Luis Sampedro, son “cabezas no pensantes”. Juzguen ustedes a partir del minuto 3.30.

Por último, aviso a los bolsillos navideños: no es sólo que Amazon España ya esté aquí (y a partir del jueves al completo), la oferta de libros en buen estado de segunda mano aumenta por doquier, no sólo se venden los pisos a precio de saldo, también las grandes bibliotecas.

La novela hecha realidad

julio 4, 2011

Hacer la novela realidad, al menos un poco, eso persigue el autor de “El abogado de Indias”, Amós Milton, quien nos invita este martes a recorrer los espacios sevillanos de la historia recién publicada por Almuzara.

Después de leer una novela histórica, es fácil sentir la tentación de trasladarse a otra época, ser protagonista o al menos espectador in situ, recrear un tiempo ya pasado, compartir las idas y venidas de los personajes, pensar que algo del mismo aire, la misma luz, los mismos espacios, todavía pueden ser disfrutados.

En esta ocasión espero sentir la fastuosidad de algunos monumentos sevillanos en los que transcurre la obra a finales del siglo XVI. Aguardo con interés la llegada al Palacio Pinelo, donde viven algunos de sus personajes, ¿será tan lujoso como nos describe Milton? Y después de esa visita, está previsto que disfrutemos nada menos que de los auténticos baños árabes que utilizaban los abogados de la calle Aire (ahora reconvertidos en Aire de Sevilla-Baños Árabes, por si algún lector u oyente quiere visitar). Un placer adecuado, dicen los organizadores, para disipar el calor sevillano.

Que este martes vaya a vivir parte de una lectura me sugiere muchas ideas. Para empezar por qué no se hacen más presentaciones de este tipo: lectura con viaje y visita histórica incluida, gastronomía sevillana, un buen vino, o un té frío, tan habitual en la cultura árabe de la época de la novela. Dan ganas de llevar la literatura a todos los rincones, no sólo al cobijo habitual de la lectura, a muchos lectores les gustaría visitar los espacios de sus novelas preferidas. En todo caso, le preguntaremos a Milton por esta obra, cuya segunda parte ya anuncia, y su vivencia de la literatura (próximo audio en Grabaciones de Verano)

Por lo demás, abandono Madrid con una extraña sensación de déjà vu sobre dos actuaciones diferentes que en mi cerebro –quizá extrañamente- se muestran relacionadas. Por un lado ese manifiesto de intelectuales (escritores y músicos entre ellos) en los que reclaman una regeneración de la izquierda política. A muchos ha extrañado que los mismos conocidos como “el clan de la ceja” – por su apoyo a Zapatero- abandonen el barco a las primeras de cambio, quizá sólo interesados en él cuando está cargado de prebendas. Y más de uno se pregunta si no deberían empezar por una regeneración propia, al fin y al cabo se consideran intelectuales de izquierda y dicen que es ésta la que está en entredicho. Yo incluso me pregunto, dónde estaban los últimos meses, los últimos años. Se les veía en los medios pero no precisamente tan indignados como ahora dicen estar.   

La segunda actuación, que persiste en relacionarse con la anterior, no es otra que la intervención de la Guardia Civil en la dirección de la Sociedad General de Autores (SGAE) por presuntos delitos societarios y de apropiación indebida. Se trata de otro clan cultural, el de su presidente Teddy, que justo el día anterior volvía a ganar las elecciones internas. Siempre me pareció injusta la posición dominante de esta gestora privada de derechos de autor, una injusticia que rozaba el abuso (acuérdense de lo de las peluquerías), o los excesos, empezando por el jefe de todo ello, que en breve se retirará con una pensión de más de 4 millones de las antiguas pesetas, al mes…  No parece justo en el mismo país que acaba de endurecer su sistema de pensiones.

Por supuesto son diferentes actuaciones en el ámbito de la cultura. Incluso diferentes escenarios: Círculo de Bellas Artes de Madrid (donde se presentaron los intelectuales de izquierda), la SGAE, los tribunales… Sin embargo, hay conexiones, hay músicos y escritores famosos que están tanto en la noticia del Círculo como en la de la SGAE. Y no son los únicos círculos que comparten. No nos olvidemos que una entidad cultural no es ajena al resto (ni siquiera ajena a otras no culturales). Siempre hay flujos, reflujos, visitas e intereses.

Por terminar, y como hemos dicho en otras ocasiones, la burbuja cultural ya está bien engordada. Es hora de que empiece a desinflarse. Habrá que ver si contaremos para ello con el apoyo de la inteligencia cultural y mediática del país, que parece ya no quiere seguir siendo el coro del poder, ¿o sí? Nos tememos que los que son recibidos en Ministerios y Presidencias necesiten todavía más escándalos culturales, o más indignados culturales (de los reales, los que no somos recibidos), para dar un paso al frente, para enfrentarse realmente a la maquinaria que hasta ahora han engordado.