Posts Tagged ‘Requiem por Santi Santamaría’

Poesía en los fogones.

febrero 18, 2011

¿Quien no recuerda con dulces añoros las mañanas de domingo en la cocina de casa o de los abuelos? ¿Las tardes de estudios entre pucheros? ¿Las ollas y guisos perfumando la casa? ¿ Las tartas en technicolor que salían humeando de la boca de lo que los británicos llaman el infierno?

Lástima me dan aquellos/as que no tengan estos recuerdos tatuados en la memoria. La de conversaciones arreglando el mundo, tras dinamitarlo que se tienen en la cocina, con una copa de buen vino, o una humilde cerveza, esperando que lo que hasta ahora martiriza nuestra pituitaria, pase al grito de a la mesa. Y dejar de llevarnos manotazos o de darlos, a la avidez de probarlo ya. De atar el gusanillo.

Hoy, lo siento, es un día de añoranzas. Esta mañana, mientras me zampaba mi sempiterno café americano, con tres gotitas de leche fría, en el esquinazo de mi bar favorito, Jóse, el camarero de siempre, me amargaba el día anunciándome la muerte de Santi Santamaría. Todavía con las legañas colgando del cerebro, me hice con un ejemplar del periódico donde escribe Carlos Maribona, el ABC. Y leí de primera mano, ya que estaba Dº Carlos en Singapur acompañando la inauguración del nuevo restaurante de Santi, la enorme tragedia.

Y hoy, que tras la ducha, decidí que iba a ser un día lleno de sol, pese a la lluvia que caía en Madrid, se me nublo. Se hizo un atardecer sin levantar el sol.

¿Que tiene el Extremo Oriente, que los grandes culpables del actual devenir de la cocina española mueren ahí? Recuerdo que en el 2003 moría Vazquez Montalbán, y de paso Carvalho, en Bangkok. Son ganas de morir lejos de casa, la de estos dos señores, que siempre fueron criticados, por sus coetáneos. No por todos.

En su entrada de la Wikipedia, nos recuerdan que con su último libro, La Cocina al desnudo, todo un dictado de pasiones, teoría estética, ética y culinaria de la gastronomía, que lo situó ente los grandes pensadores coquinarios del Mundo, también generó polémica.

La polémica desatada en España, y ya con trascendencia europea al sumarse la prensa amarilla británica, fue intensa, pues el libro critica a la llamada cocina tecnoemocional o molecular de Ferran Adriá y sus seguidores por el uso de aditivos industriales que Santi consideró más adecuados de la alimentación industrial y no propios de los grandes santuarios culinarios.

Muchos somos los que dedicándonos a la cocina, y habiendo echado un cable a esto de la llegada de nuevos aires a lo que hasta hace 30 años era un desierto de sota caballo y rey, hemos dado un portazo a las nuevas tecnologías, a ese mundo de máquinas. Unos, porque creemos que nada aportan. Otros como él, porque atentaban contra los productos. Ahora se llaman algunos herederos los ecochefs. Pero, nunca dejó Santi de hacer poesía. Poesía culinaria en el plato, y en el verbo con su mirada tierna e insaciable por la comida de su comarca.

Era uno de los más laureados del Mundo.

La Cocina Artesana, la Gran Cocina Artesana ha perdido su Rey. Ha muerto el Maestro.

Ahora más que nunca, reivindico el derecho a la poesía en el plato, en la vida, en el Mundo.

Aprovecho para anunciar que el 13 de Marzo, Dª María Ángeles Maeso, enorme poetisa del español, tendrá a bien leernos y discutirnos algunos pasajes de su obra en la Taberna de Liria. Y reaprovecho, para hacerle un tierno homenaje a Santi Santamaría. Será alta Poesía en el Verbo. Poesía en la olla. La Olla del Planeta.