Posts Tagged ‘Comedias y Tragedias’

Gobernar sin Credibilidad

abril 27, 2020

Además de las palabras, el silencio es otra forma de engaño. Mientras en lo personal puede haber algún objetivo positivo. En lo público, callar la verdad es un atentado a nuestro derecho a la información, entre otros derechos y libertades fundamentales.

Gobiernos, como el de Portugal o Alemania, han gestionado, e informado sin silencios, sobre el Covid_19 y por tanto sus gobernados les dan suficiente credibilidad. Aquí estamos con un gobierno nacional y varios autonómicos entre silencios, con preguntas sin respuesta. Como niños a los que se echa de la conversación de mayores. Mayores, gobiernos, que reducen nuestros derechos, hasta el derecho a la propia vida.

Aborregarnos como niños no es nuevo en este país, solo que se ve más en situaciones difíciles, ahora hasta socialistas y podemitas parecen añorar la época de ordeno y mando. La ministra de defensa ayer mismo iba así contra los ciudadanos: “A veces España es un país donde todos sabemos de todo”. Quizá sea que le queda grande el puesto y cuando no se tienen argumentos para su gestión recurre al menosprecio de los demás.

Seguimos. Son muchos casos, así que solo pondré algún otro de muestra. Otra ministra. La de educación. Ella se atreve a hablar incluso de comunicación gubernamental, con tan poco conocimiento que hasta dice: “No podemos aceptar que haya mensajes negativos, en definitiva falsos”.

Una clase educativa gratis para la ministra: una noticia puede ser negativa y verdadera, igual que una positiva falsa. Veamos la diferencia en dos casos prácticos: España “el país con la mejor sanidad del mundo”, mensaje, propaganda o noticia positiva y falsa. “España, el país con más sanitarios contagiados del mundo”. Realidad más que negativa, desastrosa, y lamentablemente verdadera: 20%, frente a nuestro inmediato competidor, Italia, un 10%.

Después de 6 semanas de confinamiento y sufrimientos como los que veremos más adelante, los ciudadanos mantenemos el tipo, y a pesar de los gobiernos y su comunicaciones, o quizá precisamente por ellos. Es una necesidad ser críticos, no solo con los datos que nos dan, también con sus mensajes de propaganda.  

Como he conocido a responsables de comunicación de algunos gobiernos, sé que tienen una gran profesionalidad (algunos). Aunque no vale de nada si el jefe es un inepto. Hay ministras y ministros que siguen la comunicación populista de Trump o Putin. Ayer Trump suspendia las ruedas de prensa, aquí vamos por el mismo camino.

Los dos mencionados, como muchos otros de esta política actual donde vale más un imagen que un cerebro (imagen con billetes, se entiende), los dos dirigentes se unen, salvando sus supuestas diferencias ideológicas en un objetivo prioritario: aborregar a la población, empezando por los medios de comunicación (de ahí la pasta que se están llevando la mayoría por poner la cara sonriente, la alegría enlatada, la positividad casi religiosa)

Menos mal que no estamos en tiempos de autarquía y nos llegan noticias del exterior. Fíjense dónde coloca la Comunicación Gubernamental Bill Gates en sus 7 Tesis Para Vencer al Covid_19. Segundo lugar, sí. En España, como además de borregos, algunos dirigentes nos consideran ignorantes (nos ven como su fiel reflejo) ya llevamos una larga lista de errores y lapsus en comunicación. Situaciones de incompetencia gestora, que creen que aceptamos con un “mate al mensajero”: la comunicación.

La incertidumbre que todos sufrimos no solo viene del virus, sino más de la pésima gestión y comunicación. La ministra de defensa, de nuevo: Dice que llora (cuando llega a casa), como si ahí se confesara y lavara sus pecados. De casa a casa. Debería ponerse en contacto con los muertos en domicilios que, solo en Madrid, lleva contados Policía Nacional: hasta 70 muertos al día en sus casas, a la espera de salir a la luz, a la espera de que se hable con los familiares que sí debieron de llorar, mucho. Algunos velaron sus cadáveres en casa durante días.

Muertes ocultadas, no contadas, despreciadas como la mayoría en Madrid. Y sólo ahora, gracias a una fuente anónima de Policía Nacional, se nos informa de lo terrible de la situación.

Aquí y en el resto del país, lo importante sigue siendo mantener el poder político, no las vidas, ni siquiera las vidas de los que nos cuidan. Tiene que salir un enfermero de un hospital madrileño a contarnos que luchemos por ellos. Después de más de 35000 sanitarios contagiados y una querella ante el Tribunal Supremo, nuestros sanitarios sin respuesta gubernamental han decidido tomarse la comunicación por sus manos.  

La idea de comunicación de este gobierno se estudiará en universidades: manipulación, bulos, aborregamiento y no sé cuantos errores más. Hay que estudiarlo, si es que la Universidad no está a la altura de nuestra Política. El título: Propaganda versus Información. Ya comentaba algo en Comedias y Tragedias hace un mes.

¿Y la cultura? me preguntan algunos. Si de política gubernamental y de vidas estamos tan mal, a la Cultura no se la espera en España. Fue una de las primeras muertes, ya estaba enferma desde hace años, hasta el punto que en noviembre le dedicamos un programa: Cultura Oficial Española.

La Pandemia solo hace empeorarlo todo. Y aunque el virus se contenga, la ineficacia comunicativa creo que irá a más. En un mes, quién sabe, ¿un robot contestando a los periodistas?, ¿periodistas robots? Ahí sí pueden aducir fallos técnicos.

Como la comunicación gubernamental es tan pésima, nos preguntamos unos a otros. Hace poco una amiga me pedía, ante la falta de credibilidad reinante, que mirara en mi bolita de cristal. Sí, cree que tengo capacidad de prever; será por la falta de previsión que sufrimos. Y nos fuimos al más allá. Y le dije que imaginaba una estampida, lo normal cuando a los borreguitos los tienes demasiado atados:  saltar la cerca. En fin, he copiado un poco a Bill Gates, espero que ella no se entere.

Y hay algo que no consigo ver todavía, por si tienen respuesta: cuándo romperemos la cerca. Cuándo las mentiras, el hambre, la necesidad o la rabia nos harán salir a la calle. ¿Cuestión de tiempo? Entre tanto, como seguirán intentando silenciar y manipular nuestros derechos y libertades, seguiremos hablando entre nosotros. De la misma forma que nos cuidamos entre nosotros.

Salud y valor.

Comedias y Tragedias

marzo 30, 2020

Confinamiento COVID-19.

Este domingo 29 se aprobaron medidas para un mayor confinamiento de la población, como ya saben. Se prohibieron todas las actividades económicas no esenciales con el fin de no Colapsar el Sistema de Salud. Un relato oficial al que le faltaba añadir que el sistema de salud estaba ya colapsado en varias Comunidades Autónomas. Parece un dato minio y no lo es, aún cuando ese colapso haya sido censurado en la mayoría de los medios, o la realidad nos haya llegado con retraso.

Empieza a haber buenas excepciones a esos relatos oficiales, muchos engañosos en las últimas semanas y meses. Algunas excepciones las recogemos en este artículo, como esta que leímos ayer en El Confidencial: “Todos los días se nos mueren entre 15 y 20 personas en planta“.

Lo cuenta una doctora desde un hospital de Madrid. Nuestra Comunidad es una de las más afectadas por el virus y, más aún, por el Colapso Sanitario. Las deficiencias sanitarias (de material, organización y personal) han hecho que este domingo, oficialmente, ya tuviéramos 3.000 personas fallecidas por COVID-19. Desde hoy se ha decretado Luto Oficial indefinido, por los muertos y -supongo- por los futuros. Situación dantesca, mientras dure el virus.

He recordado la película de Amenábar, “Mientras dure la guerra”. Título que rescata la frase perdida del primer decreto que nombró Jefe de Estado a Franco. Era 1936, la guerra pasó y Franco siguió casi 40 años más. La pérdida de una frase es importante.

Las palabras cuentan. Susan Sontag nos advirtió en 1978  en “La enfermedad y sus metáforas” sobre el peligro de identificar padecimientos globales con estigmas o términos bélicos, entre otros símiles posibles. Ella no podía saber a qué nos enfrentaríamos en el futuro. En los 80 tuvo que añadir un nuevo capítulo a su libro: “El SIDA y sus metáforas”.

En 2020 están por escribir los ensayos sobre el COVID-19. Entre ellos, uno al menos sobre el uso de la Salud con fines Políticos. Se podría llamar “Antes que la vida humana: la Política, la Política Económica”.

No sé si en esos ensayos se escribirá en términos bélicos, ¿acaso la sanidad no es ya un arma política?. Peor aún, ¿podría hablar el ensayo de cómo se inició una Guerra? ¿En el seno de Europa? ¿En uno o varios países? ¿Qué tipo de violencia puede provocar el confinamiento cada vez más estricto? En el diario Público escribían el viernes sobre El rápido crecimiento de las sanciones en España respecto a Italia. Este domingo el diario ABC publicaba un reportaje sobre los disturbios en Italia, que podrían incrementarse si no se implementan las medidas sociales y económicas adecuadas.

Los que sobrevivimos al virus, de momento, padecemos la guerra política (con todo lo que ella conlleva de medios propagandísticos, que no de comunicación) siempre con mayor presencia que nuestros muertos. Y ojo, de momento no se vislumbra ningún Caudillo, aunque puede estar creándose o ya creado sin que lo sepamos, oficialmente.

Los Tiempos de Información no coinciden con los tiempos reales, apuntaba hace una semana. Y el mejor ejemplo lo ha dado este domingo Policía Nacional: al precisar que fue Sanidad la que recomendó en enero reforzar la protección de los agentes frente al Covid-19 Lógicamente Sanidad debería haber recomendado a su personal lo mismo. Y haberlo gestionado. Esto, junto al aumento de otros recursos, pero su inexistencia nos han llevado a este Colapso Sanitario.

Las Tragedias llegaron así, más de 7.000 muertos en España, según los últimos datos; las Tragedias seguirán llegando. No tenemos noticias de que se esté mermando el Colapso. Peor aún, hoy sabemos que más del 12% de nuestro Personal Sanitario está contagiado y por tanto no pueden trabajar para que el Colapso sea menor.

A todos nos gustaría mostrar nuestras condolencias a los miles de muertos, también a los afectados gravemente y que morirán los próximos días. Tragedia es también que no se les ponga cara, o que una cámara oculta les grabe sobre una esterilla en los pasillos de un hospital madrileño.

En lugar de estas Tragedias, en los medios de comunicación más populistas surgen Las Comedias. Se cuentan las historias de los famosos contagiados o muertos; una malvada estrategia para no pensar en los otros 7000. Uno de los programas de TV que ha alcanzado mayor audiencia en esta Pandemia de COVID-19 es “Sálvame”. Sus Comedias, o Tragedias de higadillo, antes escritas por guionistas profesionales han dado paso a estas Comedias de Famosos contagiados o muertos.

El Infoentretenimiento, o cómo utilizar hechos para el entretenimiento (no para la información), sigue progresando ante la falta de proyectos periodísticos comprometidos. Mientras muchas informaciones se nos niegan o nos llegan con retraso, este plató de Televisión -con mucho dinero a sus espaldas, porque a la economía y a la política le interesa distraer a la sociedad- se ha llenado de expertos sanitarios, ministras o políticos. ¿En serio? Sí, y es la Comedia por excelencia de estos días.

Comedias y Tragedias no escritas por los que deberían ser sus autores habituales. Los intelectuales españoles brillan por su ausencia cuando son más necesarios. Los que podrían decir algo están demasiado acomodados o no quieren arriesgar. Su miedo no solo es por la salud o la renta, temen no salir en la foto. Me pregunto cómo quedarán retratados después de muertos.

Termino, pidiendo que todo mejore. Que todo mejore, no desde el tejado sino desde los pilares. Que fortalezcamos nuestro sistema sanitario y sobre todo político, que dejen de gestionan mal los recursos, como vienen haciendo desde hace décadas. Se cargaron las débiles bases del periodismo del país hace ya años, no se carguen aquella frase que decía:España tiene la mejor Sanidad del mundo”.

Y cuídense.