Posts Tagged ‘Cervantes y la Libertad de Expresión’

No ninguneen nuestras lecturas

octubre 9, 2017

Abrimos la 14ª Temporada con “Lectura radical de la Constitución“, un programa con el jurista Fernando Oliván, a partir de su libro “Para una lectura radical de la Constitución de 1978“.

Varios oyentes me dicen tras escucharle que no les parece una lectura tan “radical” sobre la Carta Magna. Les recomiendo el libro, sin duda más radical que la entrevista. Oliván mismo aclara cuando hablamos que se refiere a una lectura de raíz, profunda. Un trabajo mucho más valioso que cualquier acto de violencia al que suele unirse el término. Todavía en su escrito dice más: “La lectura radical se opone, así, a esa lectura mojigata que pretende ningunear al ciudadano“.

Esa frase cobra vida en mi cerebro: hay lecturas mojigatas que, no sólo pretenden ningunearnos, lo consiguen. Más allá de los malos best sellers o de autores famosos que se rifan las Editoriales, nos ningunean incluso supuestos grandes Premios nacionales, como el último de la Crítica en España que el propio Rajoy recomienda y que ya ha vendido sus derechos audiovisuales, para que los no lectores lo asimilen en sus pantallas; o Premios internacionales, como el reciente Nobel de Literatura, con el que los 18 suecos quieren lavar las críticas recibidas por el espectáculo Dylan el año pasado.

Poco se ha leído a Kazuo Ishiguru en nuestro país, empezando por mí. Le leo estos días. También me encuentro con el resto de su obra: audiovisual, compositor de canciones, etc. Tiene bastantes premios y distinciones, incluida la Orden del Imperio Británico. Veo alguna novela adaptada al cine: “Nunca me abandones“, la distopía que escribió hace 12 años. Las comparaciones son odiosas pero a veces necesarias. Mientras Margaret Atwood escribía hace 32 años sobre los vientres alquilados para ricos: “El cuento de la Criada“, donde desde la Literatura y la vida adulta abordaba la utilización futura – como histórica- del cuerpo de las mujeres (por no hablar de su mente); Ishiguru 20 años después fabrica granjas de niños para producir órganos, recreándose en la edad de la inocencia.

Es importante seguir recreando mundos, pero para mejorar los ya creados; si no es así estamos ante la mera producción bibliográfica de “novedades”. El británico sabe escribir: empezó haciendo guiones para series de TV, luego llegaría el éxito de sus libros y películas. Pero, no dejo de pensar: ¿ningunean de nuevo mis lecturas?, ¿por qué este escritor y no otro? En las apuestas había de todo como siempre, incluso el keniata que sufrió en carne propia el colonialismo británico: Ngugi wa Thiong’o, por el que apostaba ya públicamente el año pasado y que pronto cumplirá 80 años.

Saben que los grandes escritores no son políticamente correctos, no se amoldan al poder, sólo sobreviven a él y eso se le nota, en la vida y en la inmortalidad de su obra (salvando excepciones como siempre). Se le notó a Juan Goytisolo, toda su vida, y cuando recibió el Cervantes (lean su discurso), se le notó al Nobel de Literatura de 1964, Jean-Paul Sartre, que no quiso recoger el premio. Y tantos y tantos otros. Y muchos más que vivieron y murieron sin premios; pobres por no vender su dignidad, aunque acabasen utilizados como mascotas del Poder: “Cervantes y la libertad de expresión“. Frente a la integridad de estos escritores, la élite de la industria del libro o de la cultura, los utiliza para tener cuentas millonarias que inocentes lectores se encargan de abultar.

En estos tiempos de crítica positiva, delicada, o sencillamente autocensurada (elijan el término que prefieran) se nos olvidan los “daños colaterales”. Lo que los escritores (y también periodistas) deberían hacer y no hacen, porque llevan tiempo sin hacerlo y gracias a ello no son si quiera criticados sino que reciben premios, distinciones; dinero y poder al fin. El empobrecimiento es sólo para la ciudadanía, ese “daño colateral” continuamente ninguneado.

Recordaba en este primer programa de Temporada que, frente a la participación ciudadana, el poder siempre tiende a concentrarse. Hablábamos de la aplicación de la Constitución y, lo cierto, es que podríamos haber hablado de otros muchos libros, de esa industria editorial que en España presiden dos grandes grupos, con sus correspondientes poderes mediáticos, políticos y económicos que mantienen no sólo la hegemonía sino además el silencio cómplice en los diferentes sectores.

Una lectura no mojigata de los libros en España, o al menos de la obra de algunos de los más famosos escritores, nos llevaría a ver cómo apuntalan imperios y reinos, cómo ningunean las lecturas de todo el planeta. A los ciudadanos no nos hace falta imaginar una granja de jóvenes para tener órganos frescos, ya sabemos que se toman de sociedades esquilmadas o, más cerca, de los desfavorecidos económicamente.

Para valorar el arte literario del flamante Nobel, les dejo un adelanto de “El gigante enterrado”, su última obra publicada en España. Ustedes son en definitiva los jueces, los dueños de su propio criterio literario. Ahí sí pueden comparar, así que les dejo un posible texto para ello: “País de Nieve” de Yasunari Kawabata, primera obra del primer Nobel nacido en Japón. Empezó a escribirla en 1935 y entiendo que estará libre de derechos de autor, si no es así no se preocupen: está en bibliotecas y el ejemplar que ilustra el artículo me costó 1€ en el Rastro madrileño.

“Ciudadanos del mundo, ¡uníos!”, recordaba Fernando Oliván en el libro. Una ciudadanía planetaria, unida y en paz, que requiere que no ninguneen lo que leemos o escuchamos. En la Historia no sólo ha habido progresos (muchas veces para unos pocos o, como mucho, un tercio del planeta), también ha habido retrocesos, y nos hemos dado cuenta demasiado tarde. Que los retrocesos a los que asistimos hoy no continúen por más tiempo. Hasta el próximo jueves, después de la festividad del día 12, como siempre: que sean muy felices.

Anuncios

Cervantes frente al Poder

abril 17, 2017

Este fin de semana pasado, en la muestra del Festival de Teatro Clásico de Mérida en Madrid, la obra de Verbo Producciones: “El Cerco de Numancia” volvía a mostrar el Cervantes más auténtico, el escritor al lado de los desprotegidos y por tanto enfrentado al Poder, cuando las medias tintas desaparecen y los creadores acaban situándose.

La obra de Cervantes es reconocida más allá de su Literatura, por su Conciencia Social, sus ideas de justicia y dignidad; principios imposibles de vender o comprar, incluso cuando la situación es temible. Cervantes continúa como gran referente de los escritores a nivel mundial porque, sencillamente, no combatió Molinos sino Poderes, y así lo expuso y se expuso frente a todos: Iglesia, Monarquía, Ideologías de Poder, u otras organizaciones más básicas como el Matrimonio por Interés o el Orden Social, con cuidado, pero sin renunciar a su Libertad de Expresión.

La actualidad de Cervantes descansa en unos principios todavía buscados, y que seguiremos buscando porque, como viene a decir el autor de El Cerco de Numancia, la lucha es eterna como la llaga en la herida (a modo de conclusión de la estupenda adaptación, de nuevo en Mérida este verano, y aún sabiendo que queda alguna pieza todavía más interesante del Teatro Cervantino no llevada a las Tablas, o al Cine…)

Llevamos un mes de Abril muy cervantino, desde que el día 3 difundíamos en las Redes una foto del Museo Casa Natal de Cervantes en Alcalá de Henares, hasta la entrevista con Emilio Sola por su libro “Cervantes Libertario, Cervantes Antisistema, o por qué los anarquistas aman a Cervantes“. Titulamos el programa “Cervantes y la Libertad de Expresión“, qué mejor posicionamiento frente al Poder que ejercer nuestra libertad de expresión, especialmente en tiempos de censura y, sobre todo, como nos decía el Historiador y Escritor cuando Cervantes ha sido convertido en una Mascota Cultural, y pocos se atreven a decirlo, menos a criticarlo.

La Propaganda siempre ha utilizado para sus fines a cualquier Artista, Obra o Canal de Difusión que se preste. Lo puede hacer por las buenas, vía acuerdo, o por las malas, abusando del Autor o cuando éste ya no puede defenderse. Quizá por eso el libro de Emilio Sola adquiere especial relevancia este 400 aniversario de la muerte de Cervantes, no sólo por lo que evidencia en sus reflexiones sino por otras: las que se rescatarán del olvido o se elaborarán a partir de las suyas.

En ello quiere trabajar, entre otros muchos asuntos, la Fundación Anselmo Lorenzo (FAL) a la que dedicamos un programa en Marzo, “Cultura desde Abajo“. Hablamos de su nuevo centro en Madrid, su historia de Estudios Libertarios, la lucha por la Cultura y la Conciencia Social y, de forma espontánea, terminabamos recordando en el mes de la Mujer las ideas anarquistas del amor: amor libre que no propiedad. José Ramón Palacios transmitía su sentimiento por todas las vidas asesinadas por la violencia machista, hablaba de igualdad y respeto, como la Confederación Nacional de Trabajadores (CNT) lleva haciéndolo más de 100 años (Aquí pueden escuchar el programa que le dedicamos en 2010: Centenario CNT).

Palacios volvía a poner el dedo en la llaga al hablar sobre el Poder: “El poder no se toma, se destruye. De no ser así, como todas las cosas, tiende por su naturaleza a ser lo que es y a reproducirse, es decir, a ser poder contra el pueblo, no puede ser de otra manera”.  Algo que la Historia se encarga de enseñarnos una y otra vez. Si un pequeño pueblo íbero osa mantenerse frente al Imperio Romano, morirá. Aunque su muerte – como la de Cervantes- le dará vida eterna y, con ello, alumbrará otras vidas. Los Imperios caen, los autores y los pueblos viven, los autores y pueblos que combaten los Imperios.

Como informa el cartel de este artículo, este miércoles hablaremos -con todos los que nos quieran acompañar- del libro de Emilo Sola, que se merece más que un pequeño programa de radio, y que sin duda nos llevará a otros libros, a otras ideas y acciones, de manera que no sea tan difícil sobrevivir al Sistema, al Poder de cada día, que tanto dificulta nuestra respiración natural, nuestros espacios comunes. Les esperamos en la nueva sede de la FAL en Madrid. C/Peñuelas, 41. El 19 a las 19h.