Posts Tagged ‘Antonio Orihuela’

Voces y extremos

julio 12, 2011

Fiesta de la crecida. Casa de Eladio Orta. Foto: Felipe Zapico

La semana pasada fui a conocer “Voces del extremo”, un encuentro que organiza Antonio Orihuela (Poemas para el combate ) en Moguer, Huelva. Era la edición número trece, y mi primera vez, la literatura alternativa –la real- tiene poca cobertura mediática, menos si es poesía, y hasta se veía raro que una periodista estuviera deambulando por aquellos lugares.

Poetas diversos, en extremo, de procedencia, de recorridos. El lema de este año: vínculos. A lo largo de los días, más de una referencia a la poesía y el 15 M. Alguien me comenta incluso de un proyecto de edición poética por y para “Spanish revolution”, que todavía no ha prosperado, porque debería pasar antes por Asamblea General, no vaya a ocurrir como con otros libros supuestamente del 15 M que acaban siendo plataforma de promoción y enriquecimiento personal.

El poeta Antonio Crespo, lo resumía muy bien: “los nombres desaparecen, las voces permanecen”.

Aquí se habla de vínculos poéticos, como las afinidades electivas, el blog de Agustín Calvo Galán, cuya poesía impresiona: “lo niego todo”. O “la rabia”: la sensación que le dejan los buenos resultados del partido xenófobo Plataforma per Cataluña en las últimas elecciones autonómicas

Poesía crítica, inconformista, de la conciencia. Sólo echo en falta algo también importante: debate, reflexión colectiva. Si la cultura está infectada por el coro del poder , ¿no debiéramos empezar por hablar de ello? ¿O no hay espacio público y abierto, y todo tiene que ser interpersonal o mantenerse en el anonimato? (nada mejor para esto que el blog de Addison de Witt)

Son tiempos para el diálogo, el debate y la crítica; a veces con nombre y apellido, como ciudadanos de una sociedad madura. Así lo hace Carlos Carnicero al contarnos su experiencia con la Corporación Independiente de RTVE y todas sus Dependencias (CURSIVA). Por fin un periodista cuenta lo que otros muchos conocen de primera mano, lo que otros callan: ¿es RTVE una nueva SGAE?

En Voces del Extremo los debates se hacen fuera de programa, como el que mantengo toda una tarde con el editor de Luces de Gálibo, Ferrán Fernández, y el poeta José Manuel Camacho, de la editorial Ultramarina Cartonera. La edición alternativa también requiere visibilidad pública.

Seguimos con los debates extraoficiales, con las conversaciones múltiples en las cenas colectivas. Una de ellas, la última, en casa del poeta Eladio Orta, daría para un artículo completo. Los poetas leen mejor al aire libre en esta Fiesta de la Crecida, y son muchos los que debería mencionar, empezando por el propio organizador, que sólo aquí se estrena, o Bernardo Santos, Carmen Herrera, o los ausentes, que también me hablan de ellos. O de la próxima edición del Festival de Cine Iberoamericano de Huelva

En otra cena, antes de todo esto, la primera y para que se hagan una idea de cómo fueron los inicios, después de un encendido debate sobre la necesidad o no de crear un partido político a partir del 15 M, Francis Vaz me lee un poema dedicado a Isla Correyero: La isla del coño azul.

Otra sobremesa muy diferente: Begoña Abad me cuenta su primera edición de Voces del Extremo en Logroño, en diciembre 2010. Admirable su implicación personal y profesional, como la de tantos organizadores que no cuentan con presupuesto. Qué vergüenza que esto sea tan normal. Y me recuerda otro interesante debate con el escritor Matías Escalera, de vuelta a Madrid: los desequilibrios, el derroche corrupto de miles de millones en cultura (o en medios) frente a la precarización de otras actividades culturales (y mediáticas)

La precariedad de Radio Círculo (que no sabemos si incluso irá a más), la precariedad de esta última edición de Voces del Extremo, cuya única ayuda pública –aparentemente- fueron los espacios cedidos por la Fundación Juan Ramón Jiménez y por la Universidad de la Rábida, frente a otros extremos pongamos por caso cercanos, como la última edición de Cosmopoética en Córdoba, un presupuesto público de 370.000 €. Con estos desequilibrios injustos se hace el caldo en el que crecen los extremos corruptos.

Nosotros, mercancía, ¿o no?

mayo 11, 2011

En el último programa decía Antonio Orihuela: “el trabajo siendo lo único que nos iguala es lo que más excluido está del mundo de la creación…”

Todos – o prácticamente todos- trabadores, de forma remunerada o no, deberíamos ser iguales en esto del trabajo, o tender a serlo. Como sabemos, es algo que no ocurre, al menos en este país. Y si esto lo enlazamos con el mundo de la creación, el sinsentido aquí es mayor: existe una idea peregrina y elitista que considera que la creación no es trabajo. Por eso, quizá, ni mencionarlo, menos en la propia obra, no vaya a ser que rebaje el caché.

A un lado el papel cuché de la cultura, al otro los cada vez más desatendidos cinco millones de parados. Menos mal que siempre hay excepciones, grandes escritores a los que no les vale la vida burguesa, que la abandonan en pos de su obra. Ahora que releo la vida de Gabriel Celaya (que este año cumpliría 100 años, aunque los homenajes parecen tardar), me vienen rodadas sus palabras en Nadie es nadie: “Repitámoslo. Recémoslo: Nadie es nadie. Busquemos nuestra salvación en la obra común (…) No seamos poetas que aúllan como perros solitarios en la noche del crimen. Carguemos con el fardo y echémonos animosamente a los caminos matinales que ilumina la esperanza”.

Animosamente, el domingo por la mañana aprovecho a veces para darme una vuelta por el Rastro, especialmente por las calles menos transitadas, donde todavía se encuentra alguna ganga: música, ropa, accesorios por 2€ (en tiempos de crisis todavía más apreciados), libros a 1€, algunos muy buenos, una vez encontré por ese precio “País de nieve” de Kawabata. De pronto, una voz fuerte grita cerca de la estatua de Cascorro. Es un señor con barbas y megáfono. Lleva sombrero de copa y antifaz. Lo más curioso es que tira de otros cuatro: igualmente con antifaz y pancartas, delante y detrás. Tira de ellos, en evidente performance, los lleva encadenados… Y empieza a ponerlos en venta: “atención, atención, licenciado con seis matrícula de honor, máster en gestión de empresa, perfecto inglés, trabajaría gratis, domingos y festivos incluidos, total disponibilidad horaria”.

Después de mucho vociferar, no hubo trato, como tantas veces ocurre en el mercado del trabajo. Y se marchó el Barbas con sus esclavos laborales, seguramente a intentarlo en otra parte del Rastro. Por suerte les pude hacer esta foto y leer en sus pancartas: “No somos mercancía en manos de políticos y banqueros. El 15 de mayo toma la calle”, y la web “Democracia real ya“.

Lo de no ser mercancía es una legítima aspiración humana, quizá la más legítima. Así que el próximo domingo, nos vemos delante del Banco de España, o del Círculo si lo prefieren, a las 6 de tarde.

PD: Nos vemos, previo permiso de la Madre Tierra. A las pocas horas del terremoto de Lorca (Murcia) recibo este informe de la plataforma cívica  “Refinería no” de Badajoz.  El oleoducto proyectado transitaría por Huelva, otra de las zonas más sensibles a los seísmos.