Todos deberíamos ser feministas

by

Los propósitos de Año Nuevo vienen a ser lo que las promesas electorales antes de las elecciones. Sirven para no cumplirlos. Una se plantea con toda su buena intención algún que otro objetivo que se esfuma en cuanto se presume un poco delante de amigas y familiares. Del mismo modo, a los políticos se les llena la boca de los temas que preocupan a la ciudadanía durante la campaña electoral y sueltan discursos demasiado preparados y artificiales para después padecer una amnesia repentina y negar todo aquello que prometieron.

La política en este país funciona así. ¿Y la política cultural? Nefasta. No existe interés por la cultura, por la cultura de verdad, porque una población culta es una población peligrosa… para ellos. Por otro lado, los medios culturales cada vez comunican menos y cada vez son más pseudoculturales. Los grandes medios culturales no ayudan a promover un cambio e incluso, a veces, parece que intentan poner la zancadilla a otros medios que sí están por la labor. Y las personas cada vez renegamos más de la cultura, como si no fuera algo importante.

En este artículo quiero hablar de feminismo. ¿Y por qué hablo entonces de cultura? Porque el feminismo, aunque solemos verlo como una cuestión política y social, es también una cuestión de cultura.

Todos deberíamos ser feministas No me sorprende que libros como Todos deberíamos ser feministas de Chimamanda Ngozi Adichie apenas haya tenido repercusión en los medios culturales. Vivimos en sociedades patriarcales, en un planeta donde la mitad de la población, hombres, quieren mantener los privilegios a costa de la otra mitad de la población, mujeres, y, por tanto, la mayoría de ellos prefieren el inmovilismo y el statu quo a mostrar interés real por hablar de feminismo.

¿Por qué tanto miedo? ¿Saben los hombres qué significa ser feminista?

El feminismo, como se recoge en el libro Feminismo para principiantes de Nuria Varela, es una teoría de la igualdad que pretende hacer justicia social, un movimiento social y político [y cultural, como he comentado] que lucha por la igualdad real entre mujeres y hombres. Sin embargo, el machismo es una teoría de la inferioridad en la que se considera a las mujeres inferiores a los hombres. El feminismo no simboliza ir en contra de los hombres, sino que se posiciona en contra de los privilegios que la sociedad patriarcal les otorga y lucha por cambiar esa estructura que perjudica a las mujeres, pero también a los hombres. No se trata en ningún momento en ser superior a los hombres, más bien en ser iguales. Fácil y claro.

Te miran con buenos ojos si eres ecologista, vegana, acudes a las manifestaciones en contra del cambio climático o del TPPI, si perteneces a algún movimiento social o si eres una participante activa de algún partido político o asociación. Sin embargo, di que eres feminista y poco faltará para que te miren como si fueras la propia encarnación del mal. Para muchas personas es fácil ver la opresión de las grandes empresas, de los bancos o de algunos políticos sobre la ciudadanía, sobre la clase trabajadora pero se niegan a ver la opresión de los hombres sobre las mujeres por el mero hecho de ser mujeres. Parece ser algo ajeno a ellos.

Por ello, recomiendo la lectura de Todos deberíamos ser feministas. Inicialmente fue una conferencia que la escritora dio en 2012 y que se ha convertido en libro. Se trata de un breve ensayo que intenta explicar de forma clara por qué es importante el género, qué significa y qué situaciones sexistas o discriminatorias del día a día vivimos las mujeres. Me parece muy acertada la idea de emplear situaciones cotidianas porque en esos detalles, que para algunos resultan banales o una versión descafeinada del feminismo, es donde comienza la desigualdad y la violencia contra las mujeres.

Aunque el contexto del libro se centra en África, las situaciones contadas nos resultarán bastante familiares, situaciones discriminatorias y sexistas en diferentes esferas de nuestra vida: en el trabajo, en el ámbito personal,Chimamanda Ngozi Adichie social y de pareja o en relación a las emociones y la expresión de sentimientos. Chimamanda Ngozi argumenta con un lenguaje directo la necesidad de conversar sobre feminismo, tanto por parte de mujeres como de hombres, y quitarle de una vez por todas las connotaciones negativas que conlleva ese término porque «si es verdad que no forma parte de nuestra cultura el hecho de que las mujeres sean seres humanos de pleno derecho, entonces podemos y debemos cambiar nuestra cultura».

Amigos, compañeros, ¿nos tomamos un café el año que viene y hablamos de feminismos?

Anuncios

Etiquetas: , , , ,

3 comentarios to “Todos deberíamos ser feministas”

  1. emilioporta Says:

    En realidad todos deberíamos ser auténticos seres humanos, en el sentido más profundo de la palabra. En el sentido de no considerar que nadie es superior a nadie, que la Humanidad en un colectivo de hombres y mujeres de todas las razas y condiciones unidos por un destino común y diferentes perspectivas personales. Yo, personalmente, jamás me he planteado ni en el trabajo ni en ninguna actividad, que la mujer ser un ser inferior: muy al contrario, creo que, en muchas cosas, es claramente superior al hombre. En cualquier caso me encanta tu capacidad de combate, Nieves, por conseguir una sociedad mejor y más justa. La Historia está llena de miserias y crueldades – y la Naturaleza también – pero el pensamiento y el corazón hacen que el mal no se imponga del todo al bien. Quizás, al hablar de superioridades e inferioridades haya que hablar más de conceptos que de otra cosas. Yo me quedo con la frase que Beethoven dijo al respecto: “La bondad es el único signo de superioridad que reconozco en el ser humano”. La bondad, que entraña sentido de la justicia, compasión y solidaridad, debería estar un poco más prestigiada. En esta sociedad occidental competitiva y falta de escrúpulos sería una buena señal que la reivindicáramos.

    • Nieves Martín Díaz_El Planeta de los Libros Says:

      Muchas gracias por tu comentario, Emilio. El artículo está firmado no por mí sino por Noelia, feliz año!

    • Noelia_Alvarez Says:

      Emilio, gracias por tu comentario. Una situación ideal podría ser la que tu planteas.Sin embargo, la realidad muestra que eso no se ha alcanzado todavía. Queda mucho por hacer. Y cito a la propia Chimamanda, a la que le plantearon algo similar y responde en el libro que hemos reseñado. Ella habla como mujer y no como ser humano porque ese lenguaje lo que hace es silenciar las experiencias concretas de una persona. Ella, por supuesto, es un ser humano, pero hay cosas concretas que le pasan a ella (y a todas las mujeres del mundo) por el hecho de ser mujer. Es decir, para luchar contra una injusticia es necesario que se visibilice, que esté muy claro cuál es el problema a resolver. Partimos de hacer consciente una situación no deseable para cambiarla. De otra manera es imposible.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: