Llega el “Sálvame” de los libros

by
Puerta de Sol. Mayo 2011

Puerta de Sol. Mayo 2011

Para los que no vean Telebasura en España, sería preciso una aclaración: “Sálvame” es un exitoso programa de actual producción, de Telebasura. Este espacio, o “La Noria”, o algunas series de ficción o ciertos falsos debates, se caracterizan por dirigirse a nuestros instintos. Si hay algo de racionalidad en ellos suele ser para ocultar esa naturaleza propia proclive a desmenuzar las entrañas (por eso son llamados también “prensa del higadillo”). De esta forma se dirigen a los que ellos llaman comúnmente idiotas, y su principal objetivo es idiotizarlos aún más.

Y ¿cuál es la traslación de “Sálvame” a los libros? ¿Cuál es la acción programada y costosa (con dinero público incluso) que más apela a nuestro instinto, a nuestro ego lector (incluyendo el cómo nos ven los demás), contando con nuestras vísceras más que con nuestra cabeza, considerándonos lectores poco serios, y por tanto susceptibles de ser idiotizados todavía más? Sin duda, cualquier Feria del Libro al estilo de la que se organiza y promociona, estos días, en Madrid.

Vaya por delante la defensa de muchos editores y libreros buenos, que buscan en la feria no el desinformado consumidor que compre cualquier cosa y les salve de la ruina económica, sino un encuentro literario de verdad, un intercambio fructífero para ambas partes, en el que el lector acabe comprando, o no.

Algunos pensarán que es exagerado decir que una Feria del Libro considera idiotas a los lectores. Cualquier Feria que se precie se encargará además de decirles lo contrario, apelar a su prurito lector, a sus ganas de conocimiento, y todo ello en un marco incomparable elegido para tal fin; en Madrid nada menos que su parque más emblemático: la industria del papel también tiene que esconder, rodeada de árboles, su escasa conciencia ecológica.

Pero de lo que se trata es de pasear, y qué mejor que un parque. Cuanta más gente mejor, la cifra importante de una Feria como ésta, además de las ventas, es el número de visitantes. Y ya se sabe para atraer a los niños, a los ancianos, a los jóvenes y a los no tan jóvenes, lo que funciona no son sólo las buenas vistas; en estos tiempos mediáticos, lo que arrasa es el famoso, o la famosa…, desgraciadamente. 

Da igual que Ana Rosa no haya escrito su libro (“Sabor a hiel”, que la editorial Planeta tuvo que retirar hace año y medio), la fila de compradores y cazadores de firmas da varias vueltas entre las casetas, lo anuncian por megafonía, lo dicen los titulares -cada vez más convertidos en anuncios publicitarios. Y siempre hay alguno que se pregunta, ¿cuál es la venta estrella hoy en la feria?

Entre las estrellas y la masificación de la oferta, es fácil sentirte impotente para localizar libros que le interesen o podrían interesarle. Podemos acabar comprando nueve libros que nunca leeremos y uno para mantener nuestro espíritu lector. A quien le importa.

Como dicen los Acampados de la Puerta del Sol: no estamos contra el sistema, el sistema está contra nosotros. Un sistema en el que siempre están los mismos, en la organización o en la lista de firmas invitadas. Hablamos de una casta o élite feriante cada vez más alejada de los lectores, cada vez más obsesionada por las ventas. Sólo le faltaba a la feria la llegada de la gran locomotora de las finanzas europeas. Y llegó. El país de Ángela Merkel limpia a golpe de comercialización literaria lo que todavía esconde una cultura no repuesta de su historia hitleriana (como bien nos recordaba Heleno Saña recientemente en un programa)

Los libros no tienen la culpa de todo esto. Son utilizados, como un producto más del mercado, o un arma de poder. Si lo que quiere es leer, no necesita de todo esto, todo lo contrario.

Anuncios

Etiquetas:

6 comentarios to “Llega el “Sálvame” de los libros”

  1. Lucy Leite Says:

    Nieves, me ha encantado tu texto. Para mí, las Ferias de Libros en general están pensadas para el mercado editorial simplemente, es como un Trade Show de esos que muestran coches. Es decir, una fábrica de ganar dinero. Los verdaderos lectores no necesitamos Ferias de Libros. Ahora, el mercado editorial las hace para atraer justamente a los que no son lectores y, para eso, creo que recurren a las estrategias de ventas y marketing más vulgares que existen. Es triste, la verdad.

  2. Nieves Martín Díaz_El Planeta de los Libros Says:

    Gracias, Luci! Lo que ocurre en Madrid es triste hasta de describir pero, por lo compartido que ya está siendo el artículo en facebook, veo que somos muchos los que opinamos así.

  3. Conchita Gª de las Bayonas Says:

    Os doy la razón a las dos, sin embargo, recuerdo siempre con agrado la Feria de los Libros del Madrid de los años de mi infancia a donde acudía con mis padres todos los años y ,siempre, caía algún cuento.
    Hace tres años repetí la historia con mi nieto y el niño disfrutó muchísimo paseando por un parque tan bonito y entre tantos libros.

    • Nieves Martín Díaz_El Planeta de los Libros Says:

      Gracias Conchita, también tienes razón: no todo es malo en la feria. Y podría ser mejor, en la superficie y entre bambalinas (las cuentas incluidas). Se me ocurre al hilo de tu comentario, varias pequeñas reflexiones. Que hubiera actividades para jóvenes y adolescentes que, incluso después de leer de niños, son el grupo más propenso a abandonar la lectura. Tampoco estaría mal que tuvieran por ejemplo actividades para los mayores, la tercera edad es otro grupo olvidado. E incluso para nosotros, los periodistas, o para los profesores, o para los bomberos, o para tantos y tantos grupos…

  4. Pilar Leante Says:

    A pesar de todo yo creo que la Feria del Libro tambien tiene su lado positivo, anima a la gente a comprar libros y tambien a leer y si no hubiera ganancias no habria ni librerias, ni libreros ni editoriales.

    • Nieves Martín Díaz_El Planeta de los Libros Says:

      Claro, Pilar. Tiene su lado positivo, sobre todo lo que cada ciudadano saque de la feria. Y los libreros y los editores, sobre todo si son pequeños, o de tipo cooperativo, necesitan de eventos de este tipo. No estoy contra las ferias de libros. Mi crítica es sólo a la organización de la Feria de Madrid, es la que más conozco, y es una crítica global, en prácticamente todos los sentidos: lleva años viviendo un “deja vu”, y no lo deberíamos permitir con dinero público y con los beneficios empresariales del sector del libro. Conozco a mucha gente que evita pasar por el Retiro en estas fechas, son grandes lectores y no les apetece ver la tendencia consumista y amiguista que crece cada año, no les gusta ver que el libro, la literatura, cada vez ocupa menos lugar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: