Hojas planeadoras

by

Para explicar lo que quiero explicar, tengo que contar antes una anécdota personal que nadie debe interpretar como una falta de modestia, sino como un elemento sin el cual lo que sigue no se comprendería del todo. Hace unos días, antes de entrar a un examen, me olvidé el cuaderno en el que escribo mis poesías que después paso al blog. Me recorrí los lugares en los que había estado hasta que al final, en la Secretaría del centro, me lo entregaron. Yo me lo llevé a casa y no lo abrí hasta la noche, momento en que me iba a poner a escribir. De pronto, en la página siguiente a mi último poema, estaba anotado con una letra que no era la mía, las siguientes palabras (transcribo literalmente):

Tienes un”don” tremendo, sigue escribiendo, personas como tú dan sentido a este circo que es la vida. Ánimo con todo aquello que sueñas y ansías. Te pido perdón por leer tus letritas, yo también escribo y me encanta leer, sigue así y se “VALIENTE en tó”. De un admirador casual, no te conozco pero te deseo lo mejor. De alguien que siempre está VIGILANTE.

Creo que cualquiera se hubiera emocionado con estas palabras. Porque de pronto me pareció que se había establecido un contacto entre ese hombre y yo, que mis escritos le habían hecho sentir algo, un momento agradable quizá. Y eso es precioso. Además, me afirmó en mi idea de que hay por ahí muchos escritores sueltos de los que sabemos muy poco. Yo pensé que se trataba del vigilante del centro, que habría encontrado el cuaderno y lo habría entregado. Pero nunca me he preocupado de averiguarlo. Creo que es mejor que quede la duda. En cualquier caso es lo mismo, es una persona y eso me basta.

Todo esto me hizo pensar los días siguientes en la idea de olvidar poemas por ahí, pero premeditadamente. Si con el vigilante había causado tan buen efecto, por qué no probar con otros. ¿No sería una buena manera de revitalizar la poesía cuya lectura parece haber disminuido en los últimos tiempos? Yo recordaba aquello del “cross booking”, ese sistema de ir por ahí abandonando un libro para que alguien lo coja, y luego dejarlo de nuevo. Pues bien, sería lo mismo pero con textos propios. Yo hablé de esto con algunos compañeros de filosofía que también escriben, y les propuse abandonar poemas propios, anónimos, en lugares como el metro, andenes, servicios públicos, etc. Tendrían que ir sin firmar, y en letra impresa para facilitar la lectura. Una compañera bautizó el proyecto bajo el bonito nombre de “Hojas planeadoras”.

Por ahora, sólo uno de ellos se ha animado, y a veces nos contamos nuestras peripecias en la ciudad en nuestra tarea de abandonar poemas, y coincidimos en la adrenalina que se desprende ante el temor a ser descubiertos, a que las cámaras nos graben y nos descubran (¡cómo si abandonáramos un mochila con una bomba!). Creo que, en mi caso, como nunca me dio la conciencia para practicar la cleptomanía, estoy compensándolo con la excitación que me da esto, que al fin y al cabo es muy parecido: si te descubren te mueres de vergüenza. Pero también está la satisfacción de ver que alguien coge tu hoja y se pone a leerla mientras se frota la barbilla, piensa, y se la guarda o la deja donde estaba.

Desde aquí animo a cualquiera a participar en este proyecto. Sólo tiene que imprimir un poema propio, hacer fotocopias, y a repartir. Cuando uno se dirige a un encuentro, en su trayecto, puede introducir la hoja en alguno de esos periódicos que circulan por los vagones y que todo el mundo coge para leer y luego abandona, en los bancos, en las cafeterías… El otro día llegué a entrar rápidamente en el servicio de los hombres de una biblioteca y abandoné uno junto al lavabo. Imagino una ciudad en la que subir al metro, por ejemplo, signifique entrar en un mundo donde además de viajar se intercambian ideas, arte compartido, emociones, etc, en una simple hojita planeadora. Un modo de comunicación más y de acercamiento entre unos y otros. ¡Para qué queremos publicar libros, si tenemos el metro!

Anuncios

3 comentarios to “Hojas planeadoras”

  1. Nieves Martín Díaz_El Planeta de los Libros Says:

    la autora prefiere mantenerse en el anonimato, se comprende ¿verdad?

  2. Paqui Solana Says:

    Es un gesto muy bonito. Como el metro de Madrid me queda lejano, me encantaría que liberases por mi este humilde poema:

    Limos de la Caleta

    Descalza por los limos
    a ti me acerco,
    silenciosa,
    ahíta de azules transitorios,
    rompiendo sólo el silencio,
    que precede a tus labios
    aromados de promesas.

    Antes de que ellos despierten
    yo llegaré,
    impregnando tus cabellos
    con el insólito ungüento del edén.
    Gobernando, sencillamente, las mareas
    que batallan en tu cuerpo
    renacido entre mis manos.

    Son mis ojos
    los que muerden tu carne
    desbocada y viva,
    porque eres como el imperativo de los niños,
    impaciente, hondo y cotidiano
    que apura , jugando, el anhelado sorbo,
    soñando ya la ventaja efímera.

    Mientras yo te besaba
    desatando de pura voracidad
    el tiempo de los besos
    y la pasión dormida,
    el universo , todo entero,
    se desvanecía a borbotones,
    exhibiendo la irrepetible herida y la espada
    que bien podría acabar con lo que somos.

    Paqui Solana

  3. Rocío Romero Says:

    Es una idea preciosa.
    Los receptores, hijos cada uno de sus muy diversos padres, no iban a reaccionar todos igual. Algunos probablemente tendrían el arranque cívico de tirar la hoja a la papelera, otros la doblarían con cuidado para releerla en casa y mirarían alrededor por si alguien les ha visto quedársela. Habrá quien ni la vea, o la ignore.
    Si fuera mi caso la robaría contenta, pero hasta hoy, lo mejor que he encontrado en el metro es a algún amigo de hace tiempo.
    Suerte con la iniciativa y un abrazo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: