Morir de hambre

by

II Congreso Estudios Literarios Hispanoafricanos

Un escritor proyecta morir de hambre. Tiene toda la comida que necesita, pero ha decidido no tomarla. ¿Qué puede haberle pasado por su cabeza? Él que sabía cómo combatir con las palabras. Con las escritas y también con las habladas. Sólo hace unos meses me dirigía entre sonriente y sarcástico en mi papel de moderadora, en una mesa de encuentro con escritores, organizada por Wilfrid Miampika dentro del II Congreso Internacional de Estudios Literarios Hispanoafricanos.

Ahí en la foto, aparece pensativo Juan Tomás, observando a la audiencia. Yo entonces andaba leyendo “Avión de ricos, ladrón de cerdos”. Y el propio Wilfrid me recomendaba la obra más reciente de Juan Tomás Ávila Laurel: “Arde el monte”. Pensé esperar a leerla para entrevistarle. La solicité a la editorial Calambur, pero los libros a veces se pierden, o los pierden los intermediarios, y sólo este viernes conseguí hacerme con un ejemplar, eso sí electrónico, ante el urgente reclamo que provocaron los hechos.

Juan Tomás eligió el viernes 11 de febrero para iniciar una huelga de hambre, y para hacer pública una carta al presidente del Parlamento español, José Bono, que reproducimos en facebook: http://www.facebook.com/notes/el-planeta-de-los-libros/ante-la-visita-de-bono-a-guinea-ecuatorial-huelga-de-hambre-de-un-escritor/180274768681492

Hay quien dice que se le pasará, que no durará mucho su huelga de hambre, que no nos preocupemos, que todos los medios de comunicación españoles se harán eco, añadiendo que este tipo de noticias son las que les interesan. De momento, muy pocos medios nos hemos hecho “eco”. ¿ Interesará más esta noticia cuando el hambre empiece a hacer estragos?

Además de su valía como escritor, Juan Tomás es certero en su análisis de la realidad de Guinea Ecuatorial, también acierta cuando nos habla de las relaciones de su país con España y con el mundo. Uno de sus artículos hizo que le ofreciera participar en este blog, aunque entendí que declinara la oferta porque, como dijo, ya se pelea bastante con el mal funcionamiento de internet en Malabo. Aquel artículo todavía puede leerse en la página de la Fundación Sur y lleva por título “La UNESCO muestra su pobreza al mundo entero”: http://www.africafundacion.org/spip.php?article7406

La UNESCO efectivamente mostraba su pobreza al mundo entero. Como la han mostrado los sucesivos gobiernos de la democracia española, más interesados en las riquezas de Guinea Ecuatorial que en el apoyo a sus gentes. Esto lo vienen denunciando desde hace tiempo varios escritores ecuatoguineanos, como Donato Ndongo al que entrevisté en octubre del 2009- http://elplanetadeloslibros.com/html/audio-158-las-tinieblas-de-tu-memoria-negra.htm – En el minuto 38 decía:

Un país de 500.000 habitantes y que produce 700.000 barriles diarios de petróleo es de cajón que no necesita ningún tipo de cooperación, de ayuda (…) Esto solamente sirve para favorecer la dictadura, perpetuarla, la única forma de ayuda que necesitamos los africanos en general, y los guineanos en particular, es una complicidad de los países desarrollados para que exijan de sus propios gobiernos comportamientos éticos

La falta de democracia en Guinea (y la falta de ética en la democracia española) cada vez es más difícil de esconder, y aguantar. Uno se contagia de la euforia tunecina y egipcia, asiste admirado a la caída de un tirano tras otro, llega a pensar que por qué esto no puede ocurrir en su propio país. ¿Qué piensa un escritor cuando después de 31 años de poder absoluto en su país observa que nada cambia, que todo se perpetúa?

Qué piensa día a día, cada hora, cada mes, cuando vive dentro de esa dictadura, y cuando afuera quieren darle premios, abrazos, y visitas oficiales, los que dicen llamarse demócratas, o presidente de un parlamento democrático. El lenguaje falso e hipócrita es como un dictador: pretende obligarnos a pensar y creer lo que no es. Todavía no hemos aprendido de la ola de protesta que se extiende en el norte de África. Es la gente de a pie la que se revuelve contra el dictador, como la ola de a pié que se levanta contra un lenguaje prostituido y maloliente.

Otro lenguaje es posible, un lenguaje que actúe buscando el bien común. Aunque sea escrito con sangre (como tantas páginas de la historia) como dice la canción Saut al-hurria, “La voz de la libertad”, que se escuchaba estos días en la Plaza Tahrir de El Cairo, y que se escucha en cualquier parte del mundo ahora que el pensamiento circula a la velocidad de la luz en la Era Internet.

Anuncios

17 comentarios to “Morir de hambre”

  1. Nieves Martín Díaz_El Planeta de los Libros Says:

    MANIFIESTO DE LOS INTELECTUALES Y PROFESIONALES GUINEOECUATORIANOS A LA COMUNIDAD INTERNACIONAL http://www.facebook.com/home.php?sk=group_193089854054295&notif_t=group_activity#!/home.php?sk=group_193089854054295&view=doc&id=193293340700613

  2. emeritalia Says:

    Nieves, pocas veces los ideales de justicia y democracia cuajan porque en raras veces van en la dirección de los intereses de los poderosos. Tal vez cuando comenté que Bono no me parecía el “ personaje público” adecuado al que Juan Tomás confiara esa carta abierta , tendría que haber apostillado que los Estados, algunos más que otros, han demostrado su lentitud y/o negligencia a la hora de abordar problemas colectivos o transnacionales con ciertas garantías. La paz entre los Estados, el intento de una paz interplanetaria de naturaleza internacional es aún una utopía en la mente de los que nos autodefinimos “idealistas”, pues son muy pocas las naciones comprometidas, activamente, en ese pacto de mínimos de justicia y democracia. Si bien es cierto que ese ideal de la ilustración ( paz social universal) no está íntegramente sustentado por el aparato institucional de los Estado-Nación; aunque sería el punto de partida deseable y ético hoy en día Internet nos ha dotado de una cierta voz , una cierta potencialidad de rebelión social ante la injusticia . Otra cosa es la capacidad de generar pensamiento-acción en torno a unos derechos “prepolíticos”. De todas formas aunque esos pensamientos prepolíticos, en un principio, estén bien para generar debate, generar ética social, se necesita algo más para cambiar el paso de las tiranías y tribalismos asentados; Se necesita un verdadero cambio que permita, desde la política (mientras más grande el arco ideológico mejor) valor INSTITUCIONAL.

    Por ahora, y como excepción, todos, a título individual, podemos ser Juan Tomás y enarbolar su bandera y extender su mensaje; y de paso decir a nuestros conciudadanos que no podemos blindarnos en nuestros privilegios, en nuestra imaginaria urna de democracia y justicia al margen de los que anhelan esos mismos derechos. Pues más pronto que tarde la tozuda realidad se encargará en demostrarnos que no hay fronteras vedadas a los elementales principios de JUSTICIA.

    SALUDOS

    PD: A veces pienso en lo mucho que le hemos fallado a los saharauis y le pongo cara y nombre a esa legión de decepcionados…

  3. Iniciativa Debate Says:

    Permíteme esto, Nieves:

    EL MANIFIESTO DE LOS PLEBEYOS

    Graco Babeuf a Fouché de Nantes

    París, 17 Brumario, año 4 de la República,

    Ciudadano:

    Lejos de los defensores del pueblo, lejos del pueblo mismo, esta diplomacia, esta pretendida prudencia maquiavélica, esta política hipócrita que no es buena más que para los tiranos, y que en estos últimos tiempos emplean los patriotas, les ha hecho perder los frutos más bellos de la victoria del 13 Vendimiario. Reflexiones, fundadas sobre todo los ejemplos, me han dado la convicción de que en un estado popular, la verdad debe aparecer siempre clara y desnuda. Siempre hay que decirla, hacerla pública, hacer al pueblo entero confidente de cuanto concierne a sus intereses más importantes. Las circunspecciones, los disimulos, los apartes entre las camarillas de hombres selectos y pretendidos reguladores, no sirven más que para matar la energía, falsificar la opinión, hacerla fluctuante, incierta, y, de ahí, despreocupada y servil, y dar así facilidades a la tiranía que puede organizarse sin obstáculos. Eternamente convencido de que nada grande se puede hacer sin contar con el pueblo, creo que es necesario, para hacerlo, decirle todo, mostrarle sin cesar lo que hay que hacer, y temer menos los inconvenientes de la publicidad de que disfruta la política, y contar más con las ventajas de la fuerza colosal que evita las trampas de la política … Hay que calcular toda la fuerza que se pierde dejando a la opinión en la apatía, sin alimento y sin objetivo, y todo lo que se gana activándola, esclareciéndola y mostrándole un objetivo.

    Así se despachaba Graco Babeuf ante la sinrazón de su tiempo, y así mostraba su esperanza en la revolución popular.

    Han pasado 218 años desde entonces y todo sigue igual si no peor, y seguimos con la misma diatriba y el mismo discurso que de ajado se ha tornado inocuo.

    “…mostrándole un objetivo” ¿qué mayor objetivo que el de la justicia? Pero no funciona, sólo funciona un absurdo egoísmo de lo material, como si la igualdad, la fraternidad, la solidaridad, y la citada justicia fuesen conceptos abstractos, y no condujeran a una transformación de la realidad.

    ¿Pero qué se puede pedir en una sociedad que ha asimilado una pretendida incapacidad social?

    Hay que recuperar una ética perdida; de hecho necesitamos reconstruirla por completo. No podemos continuar aceptando la impunidad de la corrupción, ni la desigualdad, ni cerrar los ojos a la realidad que nos atenaza. Hay que reeducar a la ciudadanía, por muy soberbio que suene. Y sí, “ mostrarle sin cesar lo que hay que hacer”.

    Es triste que esto funcione así, pero es mucho más triste que sólo seamos capaces de unirnos por intereses espurios mucho más relacionados con el poder que con el dinero, y mucho más relacionados con el ego y la dominación que con el bienestar. Hay que lograr que los grandes valores vuelvan a ser apetecibles, al menos tanto como una sociedad mercantil, o un partido político. Habrá que prometer riqueza o poder si se persigue la justicia, porque es posible que muchos se sumen así a la causa convencidos de la posibilidad del anatema, pues no se les puede conceder mucho crédito intelectual a quienes no actúan contra la opresión con los argumentos reales.

    Habrá que recuperar primero la dignidad del ciudadano. Y sabremos de su recuperación el día que sean imposibles los Gürtel y los Faisanes, los Fabras y Berlusconis, los Botín y los González, Koplovich o Albertos. También cuando la gente desprecie el entretenimiento basado en el daño ajeno. Pero sobre todo, cuando la sola probabilidad de semejantes actuaciones conduzcan a la conmoción social, y no a su vergonzante aceptación como asunción de la realidad.

    ¿Qué podemos hacer?

    Poco, pero para empezar hay que reclamar un espacio para la educación. De nada sirve hacer planes más ambiciosos en una sociedad incapacitada. De nada sirve movilizar a unos cuantos idealistas o agraviados, pues sus manifestaciones no son difundidas, ya que todo lo que no se expone mediante el “tutor catódico” de las masas a las órdenes del endogámico capital; no existe.

    Vamos a intentar empezar por conseguir que la información esté vinculada a una acción o reacción, y todo lo demás vendrá solo. Pero necesitamos unión y la colaboración de todos. Implicaros en la difusión de la iniciativa dentro vuestras posibilidades, y vamos a esperar que los grandes negocios de la comunicación no tengan más remedio que hacerle un hueco.

    Son ya más de mil firmas, entre las que se encuentran algunos nombres conocidos, como el de Javier Couso o el de Maruja Torres. Pero tenemos que conseguir que los muchísimos que faltan y los pocos que ya hay se impliquen en su difusión de forma personal, como algo propio. Habrá que hacer ruido para que también ellos lo oigan.

    Colabora en que esto salga adelante:

    http://iniciativadebate.wordpress.com/

  4. Paco Bello Says:

    Qué triste es que alguien tenga que actuar así y tomar esa decisión. Pero se equivoca. No logrará nada, y como mínimo verá afectada su salud.

    Déspotas de Guinea… y de otros lugares. No hace falta ir tan lejos. En España se suicidan cada año cerca de 4000 personas, y esta causa de deceso ha superado en número a las muertes por accidente de tráfico.

    Hablar de las revoluciones de Egipto, Argelia, Túnez o Yemen y celebrar el derrocamiento del dictador/es merece una mención especial. ¿Alguien cree que el pueblo ha puesto algo más que la voluntad y la ilusión? ¿de quién parte el inicio de los levantamientos? Cui bono?

    Y es absolutamente cierto que Guinea Ecuatorial no necesita ninguna ayuda económica o al desarrollo, Obiang seguro que posee una magnífica cuenta con varias miríadas de millones de euros en algún banco suizo, como su homólogo egipcio. Quizá la Ministra Chacón nos premie también el día que lo derroquen -alguno que pretenda ser el Califa en lugar del Califa- con unas declaraciones al respecto de la permisividad que existió con su gobierno, pero entre tanto el negocio es el negocio, y se seguirán manteniendo relaciones diplomáticas con él, pese a que el pueblo se muera de hambre o esté oprimido.

    Todas las revoluciones parten del interés de grupos de poder, y no es una nueva estrategia de geopolítica, llevamos toda la historia igual. Pero con mayor nocividad -por la manipulación- desde 1789.

    Información, formación. La gente no puede seguir viviendo en la inopia, y debe empezar a asumir responsabilidades. Pero debiéramos empezar por lo próximo, a ver si es que nos vamos a creer que en España hay democracia y por eso nos preocupamos por los demás.

    • Nieves Martín Díaz_El Planeta de los Libros Says:

      Paco, no solamente son acertadas tus iniciativas. Si Juan Tomás se equivoca, nos equivocaremos muchos con él. No tenemos “figurines mediáticos” como otros, pero en dos días somos ya casi 1500 personas apoyándolo. Si quieres, date una vuelta por: http://www.facebook.com/pages/El-Planeta-de-los-Libros/111711578868157#!/home.php?sk=group_193089854054295&notif_t=group_activity
      Espero que me haya equivocado al apreciar cierto egoísmo de tus últimas palabras. Cada uno tiene libertad para preocuparse por lo que considere oportuno, la libertad de cualquier remoto lugar es la nuestra, los principios son universales, si no es así quizá es que nuestros privilegios se basan en los sufrimientos de otros.

      • Paco Bello Says:

        No te has equivocado un poco, de hecho te has equivocado del todo. Probablemente porque además de que no me expreso bien, lo hago de forma incompleta. En mi descargo veo que no has leído “mi” iniciativa (que ni es mía, ni pretendo que lo sea, de hecho huimos como la peste de las “propiedades”). Pero precisamente se defiende ese derecho universal a la dignidad, a la información y a la libertad basada en ella.

        Y me duele muchísimo lo de Juan Tomás, y por supuesto soy uno de esos 1500 que le apoyan (por el contrario no he visto tu firma en “mi” iniciativa). Pero sigo pensando que se/nos equivoca/mos. Porque aunque triunfe, lo único que conseguirá será echar a un títere para posicionar a otro. Necesitamos conciencia, y no sacrificios. Pero nuestro radio de acción es ínfimo, y no podemos aspirar a solucionar los problemas que hay a 5000 Km. cuando tenemos vecinos que no tienen plaza en los comedores sociales, y algunos no hacen huelga de hambre sino que se suicidan. Y me jode tener que decir esto, pues ni soy patriota ni creo en las fronteras, como no creo en la buena voluntad que no esté asociada a una estrategia y preparación.

        Y los “figurines” son necesarios precisamente porque hay quien valora mucho más una palabra suya que un libro nuestro. Y precisamente queremos acabar con eso, y sólo se consigue con educación, información, y la consiguiente cultura.

        En fin. Siento mi torpeza, la próxima vez intentaré explicarme con mayor detalle.

      • Nieves Martín Díaz_El Planeta de los Libros Says:

        Una cosa es lo que leo en tu iniciativa y otra cosa lo que intuyo por tu discurso fuera de ella. En todo caso, yo creo que la primera equivocación ha sido traer tu iniciativa a una entrada en apoyo de una causa como la de Juan Tomás, apoyado por personas de Guinea Ecuatorial y muchas otras de otros países. No se deben mezclar las cosas sin ton ni son. Y, en todo caso, de momento, ni he firmado tu iniciativa ni tengo intención de hacerlo, creo que estoy en mi derecho 😉

      • Paco Bello Says:

        Probablemente tengas razón.

        Un saludo.

  5. Ramón Esono Says:

    Paco

    Gracias por comentar. Pero solo te diré una cosa. Juan Tomás no va a conseguir nada seguramente, pero déjame decirte algo respecto al mensaje que estas intentando mandar a los ingenuos y locos que estamos apoyando esa iniciativa:

    TE DAMOS LAS GRACIAS POR HABERTE INTERESADO POR UNA PERSONA QUE NO TIENE NINGUNA POSIBILIDAD DE SALIR CON EXITO DE SU DECISION.

    Cuando veas que ya no hablamos de él, vuelve a tu vida de antes y nosotros haremos lo mismo.

    • Paco Bello Says:

      De verdad que debo explicarme fatal. Yo también lo he apoyado, no me gusta que nadie pase ni una gripe, ¿cómo no me va a preocupar una vida humana?

      Pero creo que hay que calcular bien hasta dónde podemos llegar, hay que medir las consecuencias, y hay que saber con quién y cómo juegas tus cartas.

      Son demasiados sacrificios ya, y cada cual es muy libre de hacer lo que quiera, pero me duele muchísimo que se opte por algo tan arriesgado.

      Parece que interpretáis que lo ataco y es precisamente lo contrario.

  6. Josep Maria Perlasia Says:

    No olvidemos, en esta gravedad, el razonamiento desesperado y sereno, no sólo retórico, en realidad, de un Albert Camus: contra el absurdo que ultraja, contra la degradación sin trascendencia que nos cierne, cabe una nueva tensión, derivada de la razón de nuestro saber ser Sísifo, un

    “sostener de esta confrontación desesperada entre la interrogación desperada y el silencio del mundo” (“le mantien de cette confrontation désésperée entre l´interrogation humaine et le silence du monde”).

  7. Iniciativa Debate Says:

    Te agradecería que borrases la entrada de iniciativa debate, gracias de nuevo.

  8. Morir de hambre – El blog del Planeta « Tengo sitio libre Says:

    […] Continuar artículo en: Morir de hambre « El blog del Planeta. […]

  9. Nieves Martín Díaz_El Planeta de los Libros Says:

    Gracias Willy. Ojalá otros escritores se hicieran eco de esta acción valiente, como dice Chomsky.

  10. Nieves Martín Díaz_El Planeta de los Libros Says:

    Ramón Esono es el autor de esta tira cómica, primera sobre la situación del escritor Juan Tomás y la realidad España-Guinea Ecuatorial:

  11. Miguel López Castanier Says:

    cuanta desesperación tiene que aguantar alguien para tomar esta decisión?
    Hoy hablan de cuba en los periodicos. Donde tambien ha habido gente en huelga de hambre.
    Sera el petróleo.

  12. maría Says:

    Me sorprende que se haya creado semejante polémica en torno a la muy digna y responsable determinación de tomar medidas ante hechos y situaciones inadmisibles.

    Ocurren terribles y temibles acontecimientos en todo el mundo(independientemente del nombre que quieran darle:crisis financiera, choque de civilizaciones,libre comercio..) cuyo denominador común es el de beneficiar a una élite que se ha convertido en mundial ,en galopante detrimento de nuestros derechos más elementales.

    Toda decisión,iniciativa o acción al respecto merece el más decidido apoyo.

    ¿A qué esperamos?

    Mucho ánimo y mucha suerte ,Juan Tomás, Iniciativa Debate.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: