VIAJES CON HERODOTO. Ryszard Kapuscinski

by

Desde pequeño supe que iba a ser el mayor viajero del Mundo. Mis paseos con el Tigre de Monpracén. Mis viajes a bordo de la cabeza de Julio Verne. Los grandes viajes en velero, ya sea en solitario, o acompañando a Ismael. Bajando el Amazonas con Aguirre. Etc…
Pese a todo, no he sido capaz de cruzar el Estrecho, ni el Charco, ni los Urales. Poco más que unas escasas salidas de Magerit. Claro que, comparado con D Julio, estoy casi a la altura de los grandes aventureros que atravesaron los desiertos del Kalahari, de Gobi o la Antártica. Pero, gracias a los documentales, casi los podría describir como míos.
Que tristeza.
Y hay grandes escritores de Viajes. Que envidia tan insana. No hablo de esa mayoría, la mayoría del XVIII y del XIX, cuyos viajes eran más una opción de afirmación de su yo a secas, o del grupal. Hacían un turismo lleno de ascos a lo extraño, aunque se desvanecían por lo Maravilloso.
Ni hablo de los viajes románticos, que poco importaba lo que se conocía, siempre que despidiera un toque exótico, lleno de nada (nosotros) y de todo(ilusiones de lo que nos merecemos) .
Aunque siempre ha habido grandes viajeros.
Dos de los mejores libros de Viajes son para mi Viajes con Charley de John Steinbek ( La necesidad de conocer, reconocer, vivir y visitar amigos, lugares, recuerdos…) o El Viaje de Ulises de Javier Reverte (La necesidad de conocerse, a través de tus límites, de los Otros, de las ciudades, las islas, la Odisea, etc…)
Claro que también existen los viajes a través de uno mismo. Pero esos son arduos, llenos de desiertos, de fallas, fallos y automentiras. ¿Es la memoria que nos engaña? ¿Solo ella? Solo sabemos mirarnos en espejos deformantes, o ¿es que entrecerramos los ojos para no ver mas que lo que queremos de nosotros? Y sin mover las pestañas.
Kapuscinski, uno de los grandes viajeros de finales del siglo pasado (que lejos queda, y que de sonrisas despierta en mi), nos relata sus viajes a través de otro gran viajero por erudición que fue Herodoto. Gran viajero, contador y primer intento de hacer Historia, por encima de los mitos y leyendas. Bueno, eso es algo que todavía no hemos superado. Hagiografías futbolísticas a parte.
Nos ofrece varias miradas al viaje y el viajero.
1-Empieza con la necesidad estricta de la curiosidad del desplazamiento. Cruzar la frontera. Esa doble frontera de un país y de una dictadura. Mero desplazamiento motivado solo por el runrún constante de un cotidiano absolutamente anodino. Alienante. Incluso algunos queremos salir del reloj que nos mide todo el año nuestros límites temporales.
2-Tras su primer Viaje, y exploración de Herodoto, nos ofrece el viaje como necesidad del Conocimiento. De traspasar los límites, en este caso por su trabajo, de los idiomas, de la curiosidad, de las referencias por analogías, por comparación. Darse cuenta que hay Otras Miradas a parte de la occidentalocentrista,que existen. De otras necesidades. Otras ilusiones. Otras formas de enfrentarse a la vida. Que la nuestra ni es tan nuestra, por lo manida,
3-Conocer a los Otros. Pero no desde una forma predestinada. No desde la superioridad de nuestras miradas difusas. Con los cristales limpios, y sin taparnos los ojos. Aunque no nos guste. E intentando ver mas allá de nuestras enormes y hermosas barrigas. Ombligo incluido. Solo a través de la necesidad de contar, de conocerse a uno mismo, de ver las mentiras que nos cuentan para que seamos siempre los mejores, Me suena de algo.
4-Un repaso al Determinismo. Desde el determinismo griego, pasando por el Cristiano y el Marxista. No quedan parcelas (ver el Hundimiento) para ser uno mismo. Para romper con esa extraña maldición de que Todo está escrito. Que hagamos lo que hagamos no haremos nada que no esté ya visto para sentencia. ¿Donde queda el Libre Albedrío?
5-Las guerras como foco de venganza, envidia, poder, mentiras y autoengaños. Nuestras guerras siempre heroicas, cuando las ganamos. Y aún más cuando las perdemos. Esas guerras llenas de dinero para unos pocos. Aún resuenan en mis pobres oídos una afirmación de Malthus sobre la necesidad de Guerras, Hambrunas, Pestes, para la contención del aumento de la población. Nuestra capacidad de mirar a otro lado, para no enterarnos de lo que nos podría molestar. Los puertos de esclavos de África. Los diamantes de sangre. La perca del Nilo en viajes de armamento. No debemos aplicar los Derechos Humanos mientras los tiranos que hemos puesto (Ver el Último Rey de Escocia) justifiquen nuestros miedos, temores e intereses.
Y si las guerras las hacen y sufren otros, y nosotros les vendemos las armas…Mejor.
6-Y termina con Occidente frente a Oriente, esa mirada altiva que se nos queda cuando los Helenos, al vencer a Persia, marcan la linea divisoria de Europa y el resto del Mundo. Vale, Atila llegó. Y aunque no queramos verlo, la de gentes que durante siglos han viajado, expulsadas o no de sus tierras para colonizar el Mundo. O ¿es que el Hombre surgió en todo el Mundo por generación espontanea? Bah. Menudencias.que solo Otros y no yo deben de explicar.
La verdad es que se lee demasiado fácil. Con el interés de un gran reportero. De una mirada más limpia y curiosa que la nuestra. Sin autobombo. Con la convicción de quien dice lo que ve, aún a sabiendas de no saberlo todo. Ni siquiera la verdad.
Para esto no existen Guías. Lastima.

20 comentarios to “VIAJES CON HERODOTO. Ryszard Kapuscinski”

  1. Nieves Martín Díaz_El Planeta de los Libros Says:

    Muy apropiadas esas reflexiones sobre “las guerras de los otros”, que vemos fríamente en el televisor, y por esa altivez de occidente hacia oriente que comentas, que yo llevaría todavía a más: a los privilegios conseguidos en detrimento de los otros, aunque siempre cuesta reconocerlo. Privilegios que incluso se cuentan como grandes hazañas, en lugar de lo que han sido en realidad, grandes saqueos.

    Estoy leyendo un libro recomendable: “Guerras climáticas. Por qué mataremos (y nos matarán) en el siglo XXI” y me ha recordado uno de sus párrafos iniciales: “el recuerdo de la explotación, la esclavitud y el exterminio cayó víctima de una amnesia democrática, como si los estados occidentales hubiesen sido siempre como lo son ahora, a pesar de que tanto su riqueza como la superioridad de su poder se construyeron sobre la base de una historia sangrienta”.
    Lo presenta López de Uralde en el Goethe-Institut Madrid este jueves día 10.
    Del cambio climático y sus guerras, hablamos otro día que no tengamos una “boina” sobre Madrid😉

  2. emeritalia Says:

    ¿Esto es una incitación a la lectura, Miguel? Pues me encanta.

  3. Miguel López Castanier Says:

    Gluksman escribe hoy en el pais sobre la necesidad de dejar a los demas meter la pata. Ya que nosotros lo hemos hecho mal, sobretodo hacia ellos.

  4. Miguel López Castanier Says:

    incitacion a la lectura son los cuentos largos como una sonrisa de giani rodari

  5. emeritalia Says:

    Por la red encontré una iniciativa que tenía por objeto subsanar el “defecto” del derecho internacional en los conflictos armados sobre el recuento de muerte de civiles. Pensé que la iniciativa al menos nos haría hurgar en nuestras propias vergüenzas , al menos que nos inundara la vergüenza , y que si eso sucedía la humanidad no estaría del todo perdida…

  6. emeritalia Says:

    mientras no me recomiendes 2666 de Bolaño todo irá bien jajaja

  7. Paqui Solana Says:

    Nieves, a mi me pareció estar en un debate jurídico sobre la ley de subrogación y modificación de préstamos hipotecarios, con toda la jerga profesional que conlleva. Un auténtico dolor de alma y a veces casi físico. No te lo he comparado con un dolor de muelas o con una cirugía ortognática por solidaridad…me callo jajajaja

    besitos

  8. miguel lopez castanier Says:

    El recuento de muertos civiles es algo pasajero. Hasta hace casi un siglo solo decian contar los de las batallas. No se contaban los muertos por pillaje, ni las violaciones.
    No era honorífico.
    En una época en que los desplazados salen de vez en cuando en los noticieros, y se quejan,y se hacen oir, pues se habla un poco. Son molestos pues duermen en tiendas en vez de hoteles. Mal comen de la caridad. Cuando la hay y llega. Y, aunque tienen medidas de modelo, suelen estar desdentsd@s, y llenos de moscas. No molan.
    Y si se les envía unos pocos soldados a cuidarles, que pasa por un poquito de corrupción, de prostitución, de tráfico de niños o mujeres o de órganos. Jodo. Que se quejan. Ingratos somos.
    Sobre eso existe el mismo cinismo, la misma hipocresía que sobre otras cienes de pequeñas cosas. Cuanto mas lejos, cuanto más tapado y menos se hable, mejor descansan nuestras conciencias.
    Y si no, para que se inventaron las limosnas?

  9. Malavoglia Says:

    ¿Las limosnas? Se inventaron para justificar una superioridad ficticia, para calentar un rato el alma, para acallar esa pequeña e inútil voz que a veces se nos alza… como ésta, aquí y ahora. Por ejemplo: ¿hay esperanza de cambiar algo con estas críticas, comentarios, artículos? ¿o sólo es un “derecho al pataleo”, un criticar sin construir, un “perder el tiempo de forma sesuda y noble”? Desde el momento en que ninguno de los escribientes parece pertenecer al poder (ni estar cerca de él) para cambiar las cosas, desde el momento en que ninguno de ellos construye… todo parece abocado a la esterilidad o a una suerte de ínfulas de “intelectualoides” frustrados. ¡Ah, los viajes! En cada viaje uno sabe de lo que huye, pero no sabe lo que busca. Y, cómo no, el infierno, a estas alturas, es uno mismo, ya no el otro, porque el otro es siempre demasiado ajeno. Ya lo decía Salvatore Quasimodo (traducido): “Cada uno está solo en la faz de la tierra, traspasado por un rayo de sol… y de repente es de noche”. Nihil sub sole novum.

  10. Miguel López Castanier Says:

    Absolutamente de acuerdo en k somos un pais de quejicas de barra de bar. Pero no todo el mundo lo es. Supongo que hay gente activa. Se que la hay.

  11. Ana Says:

    “Rien de nouveau sous le soleil”….Gracias por estos hermosos y certeros versos de Salvatore Quasimodo, Malavoglia…Nos aferramos a una luz que nos hunde después en la oscuridad?
    Por supuesto. Y aunque todo sea política según Marx, y a pesar del « castigat ridendo mores »… lamento, personalmente, esta mezcla de comentarios literarios con… « ínfulas » de intelectuales… Al final, se pierde lo que pretende ser este blog, tal y como se presenta : “un planeta de los libros”. Sí, se pierde, desde mi nada intelectual punto de vista, la esencia artística de la literatura…que al final resulta ser, en este foro, un pretexto para la crítica política quedando el libro en cuestión a un millón de años luz …Nada que ver con « Apostrophes » de Bernard Pivot donde… intervenían escritores…y políticos…Lástima. Me gustó mucho el comentario sobre Amélie Nothomb.

  12. Miguel López Castanier Says:

    fue bakunin el que dijo que hasta mirar para otro lado es una decisión política. Hasta ahora he visto comentarios y posicionamientos tanto estéticos como de pensamiento. De acuerdo o en desacuerdo. A favor y en contra.
    Al menos a mi me parece que todo esto enriquece el debate de ideas, de formas, mas o menos manidas, y de libertad de expresion.
    Gracias nieves.

  13. Nieves Martín Díaz_El Planeta de los Libros Says:

    “El planeta de los libros” no pretende compararse con ningún programa, menos si es de televisión, porque nos gusta la radio🙂 Lo realiza una sola persona y no recibe contra-prestación económica por ello, salvo cuando hemos conseguido algún patrocinio. Ayer hablaba con Manuel Rico, que dirigió en radio “Libromanía” y me comentaba que ellos eran cuatro, y les pagaban. Además de estas diferencias que lógicamente se traducen en lo que una puede ofrecer, con el blog del planeta no se pretende que sólo escriban escritores o sólo sobre literatura, está abierto a los temas que interesen a cada uno, para el disfrute común, no nos gusta el masoquismo😉

  14. emeritalia Says:

    Obvio la farfulla y respondo al alegato de Ana:

    “Al final, se pierde lo que pretende ser este blog, tal y como se presenta: “un planeta de los libros”. Sí, se pierde, desde mi nada intelectual punto de vista, la esencia artística de la literatura…que al final resulta ser, en este foro, un pretexto para la crítica política
    Quedando el libro en cuestión a un millón de años luz…Nada que ver con « Apostrophes » de Bernard Pivot donde… intervenían escritores…y políticos…Lástima” (sic).

    Los “desposeídos” de la cultura, de la estética dominante, no tienen EXISTENCIA alguna. EN El mundo llamado de la CREACIÓN (en el sentido más amplio de la palabra) sólo existen los creadores (con su soledad y su “religión”) y su CLIENTELA. Obviamente una élite/ prosélite que no se ocupa ni preocupa de sus excluidos , de sus “ignorantes”, de sus parias, unos desheredados que no tienen manera alguna de emitir opiniones y formular preguntas, pues esas preguntas jamás entrarán en los sagrados templos de la cultura o en las herméticas y lujosas paredes de los privilegiados.
    La CREACIÓN, el creador que no tenga el menor prurito de salvar esa perversa exclusión que se genera en el proceso creativo y comunicativo del mismo es inmoral, inhumano y carente de sentido. Es netamente un MERCANTILISMO útil para ese tipo de artistas que MERCADEAN con la cultura, enriqueciéndose en el proceso o alega la perversión del sistema político que no le responde. Por otra parte, este tipo de CREADORES casi nunca ( a no ser que proliferen y medren al calor de un poder político establecido, y estos, de por si, ya me merecen más crédito que los que no actúan más que por criterios mercantilistas puros y duros intentando salvaguardar una esmerada asepsia política, pues estos a diferencia de aquellos, aún con una cierto direccionismo político sirven de alguna forma a la inclusión del desposeído) se EXPONEN ( críticas, ataques directos, calumnias, descrédito).
    Los políticos al menos, y a diferencia de estos angelicales creadores, se exponen.
    Es cierto que la política de la izquierda, aunque tienda a derechizarse por la perversa influencia de los MERCADOS, siempre ha tenido muy claro ese sentimiento de INCLUSIÓN.
    ERGO, querida Ana, creo que tu comentario se ha CALIFICADO, y de paso te ha calificado a ti, por si solo …y tranquila, para encontrar lo que pides, que para mi es TAN POCA COSA, siempre encontrarás espacios momificados y palabras muertas…

    Saludos

    Pd: Y que agusto me he quedado!!

  15. ana Says:

    ataque personal muy vehemente cuyas razones adivino…tribuna de libre expresion, jean michel? ya veo…

  16. Miguel López Castanier Says:

    la libertad de expresion de uno mismo es decir lo que uno piensa. Pero la de los demás?
    Aplaudir si estan de acuerdo.
    Disentir si no.
    Ignorar si les a la gana.
    Responder si no se esta de acuerdo.
    Dar su opinión.
    Explicarla.
    Callarse.
    Ni leer.
    Incluso lisonjar.
    Dar la cara o esconderla.
    Enfadarse.
    Sentir ofendido.
    Sentirse respaldado.
    Reirse.
    Llorar.
    O el derecho al grito al aire.
    El silencio.

    • ana Says:

      Le langage réalise, en brisant le silence, ce que le silence voulait et n’altérait pas…(Merleau Ponty). Si me lo permites, te mandaré un articulo de esta semana du Monde des Livres…Cuidate. Mil besos…

  17. emeritalia Says:

    Ataque personal vehemente? Si a disentir de forma tácita y explícita y hacer crítica, argumentada, de una opinión /postura vital se considera ataque personal vehemente habremos amputado la cabeza a Doña libertad de expresión .
    El consumidor contemporáneo de “Cultura” vive topográficamente en otro mundo. La cultura modifica la visión del hombre, de hecho modifica los caracteres distintivos del que tiene acceso a ella. Pero el desheredado ha perdido cualquier capacidad de cultivarse y cultivar la lengua/lenguaje que le es propia. La educación es en realidad, y en esencia, la enseñanza de un lenguaje ( ese puente tendido entre lo eternamente separado, que decía Nietzsche ); casi se la podría considerar una empresa pública que busca formar/ transformar nuestros oídos , garganta y escritura. Pero hay muchos más grupos de interés luchando por su parte del pastel de la lengua. La economía de mercado ha fomentado una cierta forma de hacer cultura que aunque no esté exenta del todo de una visión política del mundo, si traza una línea divisoria entre los “iletrados” y los alfabetizados; normalmente la frontera la marca el estatus social, el nivel social. Su meta es una enseñanza distribuida, netamente, como mercancía.
    Es evidente que el lenguaje sería totalmente inhumano si fuese totalmente inculcado. Si no hay un proceso interior para elaborar nuestro propio lenguaje; y ello redundaría en una total falta de soberanía personal y/o autonomía. Por desgracia muchos individuos no pueden captar esos sutiles matices, no tienen acceso a ella ¿ cómo iban a apercibirse de que la cultura se ha vuelto un abastecimiento mercantil y una forma de organización del mercado? ¿ Qué hace falta para soslayar esa perversión que margina e instala a miles de ciudadanos en una desigualdad sistémica y nos lleva al empobrecimiento cultural, a la degradación de la diversidad cultural y a la desaparición inexorable de las ideologías? IMPLICARNOS , así de fácil , e implicarnos significa tomar partido, hacer política…Para lo demás siempre nos quedará “Apostrophes”, aunque sea enlatado y revistas culturales de prosélite.

    Saludos cordiales,

  18. pablo martín carbajal Says:

    Esto lo escribí para un libro de poemas de Maria Jesús Alvarado:

    Viajar: un mapa, un viaje, otro lugar quizás completamente distinto, otra realidad de ti mismo, otro estado personalísimo donde dejarte llevar, observar, comparar, absorber todo lo sentido, todo lo visto, masticarlo, digerirlo hasta desmenuzarlo “en trocitos de alma picaditos” que penetran en tus venas, por ellas y a través de ellas, distribuyéndose por todo tu cuerpo, para quedarse ya dentro como un virus benigno, como una parte más de ti mismo por siempre e inseparable.

    Kitunga

    Dejó de llover
    al parar en Kitunga
    y el perfume del otoño africano
    empapaba de tierra,
    las hojas de los árboles
    y la piel brillante de aquel joven
    delgado, negro y bello
    que se apoyaba
    leve
    en la pared azul de la estación.

    A varios metros de distancia,
    tras los cristales de aquel vagón
    desgastado y húmedo
    ―sin aliento casi―
    sentí su tacto caliente,
    sus muslos fuertes,
    sus labios generosos
    y aquella mirada
    mucho más intensa que cualquier deseo,
    aquella mirada amplia y confiada
    como un río cuando se entrega al mar,
    aquella mirada
    que me invitaba a quedarme,
    y que me sigue insistiendo
    aún cuando hayan pasado los años
    y el tren haya partido hace ya tanto tiempo.

    poema de María Jesús Alvarado, de su libro Geografía accidental.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: