Mysterium iniquitatis y libros con cabeza y corazón

by

Cometas en el cielo y Mil soles espléndidos ( Khaled Hosseini )

A raíz de leer “Cometas en el cielo” y “Mil soles espléndidos”  de Khaled Hosseini   un fuerte impacto emocional  hizo que mi curiosidad se avivara  y tuve   la necesidad de indagar a cerca de Afganistán ; la historia contemporánea y  dramática  del pueblo afgano desde el régimen pro-comunista  pasando por  los islamistas  más o menos  radicales  hasta llegar al terror talibán y las “misiones pacificadoras internacionales”…

Para comprender los orígenes y la crueldad patentes en Afganistán no basta con retrotraerse a la cuestión talibán o al terrorismo islámico, sino que hay que acercarse al entramado interconexo de los conflictos  estratégicopolíticos-económicos-religiosos de la zona y otros  países , tanto limítrofes como no limítrofes. La exteriorización de estos conflictos  ha dado lugar a la condensación de un sinfín de guerras, limpiezas étnicas , marasmos económicos y abusos de todo tipo que han asolado este espacio.

Quizás la única comprensión posible a la que podemos llegar de esta barbarie sea entender que deviene de violencias e injusticias enquistadas : disputas seculares entre los pueblos que habitan la región,  leyes de honor y deseo de venganza, miseria ,desesperación y disposición de morir matando, degradación psicológica que no hace distingos entre culpables o inocentes e intereses estratégicos puros y duros. Todo esto unido a la existencia de una economía informal e ilegal ( corrupción, trafico de opio en especial ,  trafico de armas, de petróleo e incluso de cuerpos humanos) casi como única fuente  de actividad económica , hacen presagiar  que la resolución del conflicto no esté próxima.

Mucho más allá de los métodos utilizados por los talibanes, la guerra afgana tiene raíces históricas y “justificaciones” políticas que nada tienen que ver con una utilización del islam como instrumento “legitimador” de las acciones terroristas.

Detesto el modo en que el axioma de Bernard Lewis “ Democracia es una idea occidental, inadaptable para las sociedades árabes. Todos los esfuerzos para crear regímenes democráticos en el mundo árabe concluyeron en fracaso y tiranía” me golpea a veces en la conciencia. Lo cierto es que tengo que reconocer que la prolongada permanencia de las fuerzas internacionales en la zona no ha garantizado siquiera la  paz social , atreverse a imaginar una democracia sería una utopía o lo que es peor una falacia . La eficacia de las acciones militares “pacificadoras” ,  se ha ido potenciando en detrimento de la dimensión política y legitimadora de los organismos internacionales.

Lo cierto es que esta situación , cada vez más caótica e impredecible, ha terminado afectando no solo a los afganos sino a sus vecinos pakistanies y tayikistanos, badajsistanos, uzbekistanos , kazajistanos, etc. ya adolecientes de una precaria  estabilidad , de fragmentación , deterioro de la seguridad e incremento del extremismo.

Quizás antes de atrevernos a pensar en democracia o en un orden democrático para la zona deberíamos pensar en construir la paz ; somos testigos del surgimiento y expansión de un fundamentalismo islámico caracterizado por el rechazo de los valores occidentales que son catalizadores, per se, de malestar social  pues leen el fenómeno de su subdesarrollo  como resultado de la hegemonía de Occidente , y este malestar social lo utiliza en términos morales religiosos.

Ninguna sociedad puede sobrevivir sin algunos acuerdos que otorguen cierta estabilidad a sus estructuras. Lo extraño , sin embargo, es el enorme esfuerzo que hacen nuestras instituciones para sugerir que los valores derivan de principios naturales y no de acuerdos entre las gentes. Los intereses geoestratégicos han convertido el término “pacto” en un concepto demasiado elusivo pero quizá el único, concepto, capaz de otorgar autoridad y legitimidad a las acciones y/o propuestas de la comunidad internacional.

Hemos convertido en objeto de culto la primacía “democrática”  de EEUU. Y hemos asumido su discurso , con todos sus vaivenes con todas sus deformidades , y sometido a su prototipo  de mediaciones y/o intervenciones en pro de la “seguridad internacional” sin explorar ni desarrollar argumentos propios y llegar al ángulo ciego, en las percepciones sobre la situación de Afganistán y la  amenaza  que supone del terrorismo islámico , que tienen  otros países con tanta , o más, cultura democrática como EEUU.

Tal vez estemos necesitados de voces críticas , relevantes, que sirvan para desmantelar los axiomas de EEUU. No que nos hemos acostumbrado a poner el foco en la “causa del mes” a la que nos lanzamos de forma solidaria reuniendo fondos, pidiendo la intervención de los gobiernos etc,  y al mes siguiente cuando eso  deja de ser primicia y  desaparece de los medios de comunicación  lo olvidamos.

Saludos

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: