Fuentes de Verano

julio 29, 2014 by

Fuentes de VeranoCon este calor pienso en las fuentes. No las de agua que también, sino las periodísticas, muchas veces invisibles, ocultas, conspiratorias, que guardan multitud de secretos, o reflejan la caverna mediática. Y ahí, adentrándonos en lo más oculto, encuentro la primera fuente. No es el maligno, nosotros mismos, ciudadanos y periodistas que decimos, emitimos -queriendo y sin querer- agrupados en una u otra cascada o fuente mayor convertida en medio o medios, donde a su vez intentan darnos cobijo a cada uno, o construyen una cascada monocorde donde lo diferente es sólo el toque de color que sirve a ciertos intereses, intereses poderosos y dominantes que sin mucho análisis en el río revuelto se nos escapan y ya saben quién acaba llevándose los peces.

Hace poco me hice eco en las Redes Sociales del enésimo abuso de una gran editorial que es a la vez un emporio mediático: Planeta. Parece ser que una de las grandes castas del país no tiene dinero para pagar una portada de un libro de Ana María Matute (imagínense con el resto) y entonces  pone a trabajar gratis a decenas o cientos de ilustradores vía concurso. Compartido en las redes, con indignación y con comentarios que por sí solos explican la esencia del país: no es que no haya trabajo,lo que hay es quien NO recibe pago por el suyo y, por el contrario, a quien se le paga demasiado. El caso es que yo misma ponía el ejemplo de los contertulios de la Sexta y una encantadora facebookiana me respondía “a los miserables decidí hace mucho tiempo no verlos ni escucharlos”, a lo cual le puse título librero: “Los Miserables de la Sexta”.

¿Y qué tiene esto que ver con las fuentes? Pues que no sólo asistimos y consentimos un robo económico, político y social, también nos roban las fuentes. Ya sé que me dirán que lo de la plaza pública hace tiempo pasó a la historia y que no hay lugares de conversación pública más allá de los pequeños escenarios (y ojo que ya te dispersan a la mínima). Pero lo curioso de ello es que son los propios medios convencionales de masas los que pretenden decirnos que no, que todavía hacen su función. Ocurría hace un par de semanas en La Sexta Noche , como ya comentamos en este blog, y volvió a ocurrir en su última emisión. El gran periodismo había sido tocado y había que lanzar un hueso que fuera más difícil de roer, ¿qué periodismo les quedaba en la guantera? El de Guerra, como no, con la que está cayendo encima.

Así que en lugar de hacer periodismo del bueno, sea informando de las miserias internacionales – o de las nacionales- se opta por una entrevista a un reportero de guerra. Ramón Lobo entra al trapo, dice sus verdades y – suponemos- se lleva una pasta como todos los demás o incluso más. Denuncia que los periodistas ya no controlan al poder, claro, no se ha dado cuenta que el poder ya se hizo con el periodismo hace mucho, por eso él tuvo que salir de El País y le vemos en pleno circo mediático. Leo en Twitter que destacan una de sus frases, algo así como que lo mejor de su trabajo es “estar lejos de los jefes”. Vaya, ahora entiendo por qué tiene la ilusión de que el poder no nos controla y hasta puede vendemos esa ilusión en sus viajes al lado de las víctimas (a las que no ayuda porque su ética periodística no le permite otra cosa que informar, nunca entendí esa ética). Y otra cosa es para los que nos quedamos aquí tan cerca del jefe que no podemos respirar, mucho menos decir la verdad. De ayudar económicamente ni hablamos: o no nos pagan o reducen nuestros sueldos hasta la miseria

Ramón Lobo dice que todos los conflictos son un desastre, que ninguno se ha solucionado satisfactoriamente: Irak, Libia, Palestina. No sé que le extraña, si ni siquiera manejamos nuestro país, y esto ya nos viene de la Historia. Habría que escuchar más lo que dicen de nuestras acciones salvadoras por ahí. Seguramente ya nos estamos cubriendo de gloria como hicimos y hacemos en Guinea Ecuatorial, el Sahara o América Latina. Así que no es nada personal respecto a los periodistas de guerra, o respecto a ciertos periodistas de guerra, pero qué fue a contar Ramón Lobo en esta ocasión que no conociéramos ya, con la que está cayendo en la profesión y en la sociedad en general, mucho interés público no tenía, la verdad.

En España vivimos el Tiempo de los Medios desprovistos de Periodismo, que nunca tuvo el peso que gozó en otros países, por lo que todavía ha sido más fácil que se acabara convirtiendo en la comparsa elaborada entre intereses y anuncios que, aunque caducos, siguen siendo sostenidos por las diferentes castas.

Borrón y cuenta vieja

julio 16, 2014 by

Carcel de MujeresAyer nos acercamos al ciclo “Lavapiés no pierde la memoria. 1936-1939 Guerra Civil y Exilio”, una apuesta valiente este mes de julio que reivindica nuestro pasado más oculto, y lo hace nada menos que a través de la creación y el diálogo. Empezamos con el Documental “La columna de los ocho mil”, testimonio duro sobre los intentos de huir del avance de las tropas de Franco en el suroeste peninsular. No habíamos oído nada o casi nada de este episodio de nuestra historia. El sufrimiento de miles de personas que tuvieron que abandonar todo, las dificultades y hambrunas de las marchas que no sirvieron ni para escapar de la muerte. Esta penosa columna que ya debía figurar en los libros de historia por sí misma, pero además por la indignidad de la muerte que esperaba a muchos de los caminantes. La indignidad de los sublevados que se hicieron pasar por republicanos para llevar a miles de ellos al pueblo de Llerena. Allí les esperaba la muerte. Civiles en su inmensa mayoría, despojados con engaños de sus pocas armas, inocentes, ingenuos tal vez, por pensar que no puede haber nadie tan malvado. Pero allí estaban, visibles, haciéndose fotos con representantes de la Iglesia Católica, sin la cual no hubiera sido posible tanta miseria humana y divina. Allí estaban y al ejecutar las muertes se jactaban, como héroes. Luego vendrían los años de la proyectada desmemoria; tras la invisibilidad de los cadáveres, la invisibilidad de la Historia. Llerena apenas recuerda su pasado. Al lado de los registros quemados, algunos testimonios personales, valiosos pero dramáticos, rescatados del silencio durante años, de la historia posterior hasta el día de hoy y quien sabe si de mañana.

Al salir de la proyección, en ese espectacular “salón de casa” que tiene el Teatro La Puerta Estrecha, la gente habla. Cómo no sufrir, cómo no estar triste por ellos, por nosotros; por el engaño del que no queremos ser cómplices.

Cogemos fuerzas, respiramos como podemos, y nos situamos a la entrada del Teatro para ver a continuación “Borrón y cuenta vieja”. El título de la obra reivindica, frente al dicho habitual, que después del borrón se mantiene la cuenta vieja, aunque los cuentos nuevos escritos sobre ella quieran ocultarla. Lo explican muy bien en la información de mano: “Un palimpsesto es un manuscrito borrado y reescrito que conserva alguna huella de lo anterior. Nuestra memoria histórica reciente está llena de palimpsestos entre los que transitamos sin incomodarnos, como si nada hubiera pasado

Sería demasiado exhaustivo comentarles todos los palimpsestos históricos que nos muestran en este recorrido, preciosa teatralización por lo demás, con mucho esfuerzo de todo el equipo que, a pesar del tema que nos ocupa o precisamente por ello, muestran una gran empatía entre ellos y respecto a los espectadores. No es la primera vez que representan la obra, ya saben de la diversidad de opiniones entre el público; recuerdan incluso su sorpresa en su estreno en la RESAD (Real Escuela Superior de Arte Dramático), cuando compañeros jóvenes se decantaban por el borrón y los cuentos nuevos. Vero Clausich, que junto a Amelia Die y Raoul Polar dirige la obra, comentaba cómo en su generación -nacida tras la Transición- también funcionaba el lavado de cerebro, quizá precisamente por ello.

No voy a adelantarme al final aunque, después de la función, la puesta en común entre el equipo teatral y los espectadores fue sin duda un interesante y emotivo diálogo colectivo, donde cada uno aportó lo que quiso y sobre todo sus experiencias más personales, síntoma de que la obra había conseguido inquietarnos, y hasta descomponernos.

Tuve suerte de que me asignaran al grupo B de público. Suerte por recibir la versión NO oficial de los lugares-palimpsestos con historia sangrienta. Ahí descubrí lo que oculta una Biblioteca de Valencia, seguramente la Biblioteca más infame de la Historia; la represión carcelaria sobre la que se alza un establecimiento del Corte Inglés en Barcelona , de ahí la instalación-representación cuya fotografía acompaña el artículo: los zapatos con tacón mostrando que todavía puede ser más fácil borrar los crímenes en función del género.

En el recorrido-performance-teatro estaba por supuesto el centro de todo esto: la Puerta del Sol, el Km O, la entrada a la antigua Casa de Correos, terrible DGS en tiempos de Franco, sede del Gobierno de la Comunidad de Madrid en tiempos de hoy. Tantos y tantos lugares y recorridos, sin una placa siquiera que recuerde. Por eso en la obra tienen mucha importancia las palabras, escritas, habladas, cantadas, o no dichas. Por qué no se dice, por qué no se habla, porque el miedo sigue presente y sólo algunos consiguen sobreponerse a él.

Con todas esas palabras silenciadas: genocidio, represión, o muerte (por ejemplo), se llena una urna de cristal. Literalmente, tras ser escritas por no poder ser dichas, una a una van cayendo en el interior de la urna, y cuando ya están todas allí llega el agua que las silencia doblemente. Dos actores escenifican la inauguración de lo que se convertirá en uno de esos pantanos a los que Franco nos tenía acostumbrados, de nuevo la importancia de la versión oficial, utilizando sus mismas palabras. Una performance, como las demás, donde la creatividad y el pensamiento se aúnan mutuamente, intentando sacarnos del “empantanamiento” que nos ha llegado hasta ahora.

recorridoEmpezaba escribiendo sobre los 8.000 que caminaban, o tiraban de sí, en tierras de Badajoz, uno a uno, zapato a zapato, como en la fotografía tomada también en la obra de teatro. En la puesta en común al final de “Borrón y cuenta vieja”, una viuda con un ramo de flores que había estado incomodándonos sabiamente toda la obra, nos contaba su papel en parte autobiográfico como el de tantos otros. En su caso autobiografía de los genes, cuando sus padres y sus abuelos se sumaron a lo que en Málaga se llamó “la desbandá”, más de 150.000 personas huyendo de las tropas de Franco. ¿Se imaginan si quiera lo que debió ser esta marcha, ese miedo, ese tirar las llaves de casa porque no se piensa volver?

Espero que los miembros de este equipo teatral puntualicen cualquier desliz informativo del artículo, con ganas me quedé de arramblar con toda la información impresa que pusieron a nuestra disposición después de la función pero me daba vergüenza coger por ejemplo la única copia de esa “biblioteca” inmunda de Valencia. Agradecida estaría que subieran esa información elaborada por ellos a Internet. Y, por último, a los queridos lectores del blog del planeta, disculpen que la entrada haya sido más larga de lo habitual, de alguna forma tenía que quitarme la congoja. Y si se acercan a la Puerta Estrecha a continuar con el ciclo, cuéntennos (que no, cuéntame).

Fin de Temporada

julio 8, 2014 by

Taller de Radio Guerrilla. Campus La Cebada. Madrid, junio 2014Acabamos la 10ª contentos de haber llegado hasta aquí pero tristes porque la única emisora cultural de España abandona la FM que, aunque fuera local, suponía alrededor de 150.000 oyentes en Madrid (estimación a partir de estudios realizados hace unos años). Y es que este fin de temporada no lo es sólo para El Planeta de los Libros, o para la forma en la que entendíamos Radio Círculo al ceder sus derechos en las ondas a Vaughan Radio (suponemos que por una suculenta cifra, si bien nada ha sido desvelado), y aunque fuentes del Círculo de Bellas Artes han confirmado que seguiremos emitiendo – ahora sólo en digital- en Octubre, el fin de temporada al que me refiero lleva anunciándose muchos meses y años, en tantos programas, proyectos, trabajos de periodistas free lance y grandes medios, que deberíamos hablar de un ocaso más generalizado, de la agonía del Periodismo en España.

En el último debate de La Sexta Noche escucho al líder de Podemos pedir más y mejor Periodismo. Independiente de otras intenciones políticas y/o mediáticas, agradezco que alguien pida devolver a la Información su interés público, aquella máxima que nos enseñaban en la Facultad de Periodismo y que murió – o quedó moribunda- con la Ley General Audiovisual de 2008 del PSOE. Desde entonces la comercialización de la Información ha sido imparable, abusiva, plutócrata, cada vez más concentrada en unas pocas empresas, que curiosamente proceden del Sector Editorial, o acaban en él, como la Sexta, ahora en manos de Planeta.

Este proceso hubiera sido imposible en otros sectores; en Sanidad o Educación sólo por recortar la gestión pública, que nunca el interés público, ha pasado lo que ha pasado. Pero, si hablamos de Periodismo, los primeros que callamos somos nosotros. Peor aún, los primeros que defienden las excelencias del maridaje entre Poder y Periodismo son algunos periodistas. Era de esperar el enfado de Nativel Preciado ante las palabras de Pablo Iglesias, los periodistas del Establishment  tienen que defender lo suyo porque nunca ven más allá del millonario sillón en el que ahogan su independencia (y conste que no es nada personal), más aún si el sillón viene acompañado por varios premios “literarios” de suculentas cifras; casualidad de la vida, otorgados por la misma empresa.

Por si nos quedaba alguna duda de lo que esconde la polémica, la Caverna Mediática acude rápidamente a hablar de “el enfado de Nativel”. En esta Corte Mediática que nos “informa” si un Noble siente un pequeño tambaleo, ya basta para que todos pongan sus barbas a remojar, bien visibles, que para eso valen ellos más que los cientos de periodistas que no aparecen nunca en la Tele o en los grandes medios.  Por suerte, la Corte y el Reino ya no pueden ser más un territorio caciquil y aislado, sino que pertenecen y se deben a un entorno internacional. De entrada europeo: ojo a esa Ley Mordaza tan poco criticada por los colegas y que se quiere aprobar en breve, a pesar de que ya el año pasado El Consejo de Europa la juzgó como “preocupante y desproporcionada”. Da mucha vergüenza que Europa tenga que cuidar de nuestra libertad de expresión y manifestación, como menores de edad cuyos tutores recurren a prácticas dictatoriales. Pero todavía es peor lo que ya lleva tiempo difundiéndose en el entorno mundial; Canales de Noticias como Al Jazzeera se preguntan por nuestra debacle mediática. En este Spain’s newspaper crisis se habla sólo de tres grandes periódicos nacionales –que ya es mucho- pero no se lo pierdan, incluyendo las palabras de Juan Carlos Monedero sobre el diario El País y la pobre defensa de su actual director. Aprovechen también para volver a escuchar el programa que hace casi tres años le dedicamos al autor de “La transición contada a nuestros padres”: “La Democracia en España”.

Por nuestra parte, sea como sea, seguiremos al menos con nuestra intención de independencia: la única forma que tenemos de entender el periodismo. Aunque cada vez resulte más ardua la tarea; por eso la fotografía que ilustra este artículo: un taller de Radio Guerrilla, la iniciativa de Ágora Sol Radio, emisora del 15M a la que ya se han ido algunos compañeros de Radio Círculo. Volvemos en Octubre o, quién sabe, quizá antes ;-)

 

Alice Munro. Los primeros destellos de genialidad.

julio 6, 2014 by

Reseña: Munro, Alice. Dance of the happy shades. Londres: Vintage, 2000. 224 p.

Munro-Happy-ShadesSi somos aficionadas a la escritora canadiense Alice Munro y hemos leído gran parte de sus relatos, nos puede costar imaginar alguno con un final feliz. Pero así era cuándo comenzó a escribir. Tras leer el cuento de La Sirenita, de Hans Christian Andersen, lo reescribió porque creía que las peripecias de la protagonista merecían un final menos nefasto. Y así hizo durante un tiempo hasta después de la lectura de Cumbres Borrascosas, de Emily Brönte; en ese momento, se admitió a si misma que la vida también presenta situaciones adversas y empezó a darle otro cariz a los finales de sus historias, con resoluciones más trágicas, característica que identifica sus narraciones y su personalidad como escritora.

Dance of the happy shades, no traducida al castellano, es la primera colección de cuentos publicada por Alice Munro en 1968, en los que ya se diluye esa necesidad de terminar la historia con un final feliz para los personajes.

El título de la obra parece hacer alusión a una ópera de Gluck sobre Orfeo y Eurídice (Cox, A.) y, estoy de acuerdo en que, como comentó al respecto su amiga y, también escritora, Margaret Atwood, se trata de un título precioso. El oxímoron entre felices y sombras es un reflejo perfecto de lo que vamos a encontrar en estos relatos: una aparente felicidad sobre la que pulula la sombra de la desgracia.

Los relatos de esta colección, con diversas referencias personales, pueden ser una anticipación de su último libro publicado, Mi vida querida, claramente autobiográfico. Dance of the happy shades es un conjunto de quince cuentos que fueron previamente publicados en otros medios, y al igual, que los libros posteriores, nos traslada a una pequeña región rural de Canadá y nos acerca con detalle a la vida cotidiana de sus habitantes y a lo aparentemente banal. Lo que, en un principio, puede resultar ajeno, se convierte en una situación posible y cercana a medida que nos adentramos en la lectura. Alice Munro nos facilita, con su forma de narrar, una gran lente de aumento para que seamos capaces de apreciar cómo los personajes poco a poco se mimetizan con aspectos de nuestro mundo interior y cómo, casi de repente, estamos empatizando con ellos. En esto, precisamente, consiste la habilidad como escritora de Alice Munro: en que sus historias influyan en la vida del lector.

A pesar de la fecha de publicación de los cuentos, se abordan cuestiones que hoy día continúan vigentes. Así, por ejemplo, en Boys and Girls se tratan las relaciones de poder y el papel que mujeres y hombres se supone que deben desempeñar en la sociedad. La desigualdad social y la discriminación a las personas con discapacidad la encontramos en The shining houses y Dance of the happy shade. Por su parte, The office, donde una mujer alquila una oficina para disponer de su propio espacio para escribir nos hace evocar Una habitación propia de Virginia Woolf y la lucha de las mujeres por buscar su independencia. Y en The peace of Utrecht, nos adentramos en las dificultades de las relaciones familiares y en la ausencia durante la enfermedad y muerte de una madre. Se trata quizás del cuento más duro y personal de Munro, donde muestra la necesidad de escapar para no quedar atrapada y poder crear su propia vida.

En todos ellos, los protagonistas, se convierten en heroínas y héroes en el devenir de sus vidas. La monotonía se ve en algún momento rota por un suceso inesperado que, a veces, los personajes no saben afrontar o que dejan transcurrir sin más, esperando que su vida vuelva a los cauces habituales. Aparentemente es así, sólo aparentemente, porque, debido, quizás al azar, nada volverá a ser lo mismo.

Lo mejor de estos relatos, de los que se extrae un matiz nuevo en cada lectura, es la magia de Alice Munro para contar, de forma sencilla, sin demasiados artificios, historias profundas y llenas de grandes pequeños detalles. Esa magia surge de su creencia de que las historias son importantes para el mundo y que deben cambiar al lector de algún modo. Y, por supuesto, que te cambian.

 

REFERENCIAS:

Allardice, Lisa. Nobel prizewinner Alice Munro: ‘It’s a wonderful thing for the short story’. Disponible en: http://www.theguardian.com/books/2013/dec/06/alice-munro-interview-nobel-prize-short-story-literature [consultado el: 26-06-2014]

Alice Munro in her own words: Nobel Prizes 2013. Disponible en: http://www.newyorker.com/online/blogs/books/2013/12/alice-munros-living-room-nobel-acceptance.html [consultado el: 11-06-2014]

Manguel, Alberto. Alice Munro, un Nobel para el gran cuento de la vida. Disponible en:

http://cultura.elpais.com/cultura/2013/10/10/actualidad/1381433664_329498.html [consultado el: 26-06-2014]

Cox, Alisa. Helen Simpson’s Opera. Disponible en: http://jsse.revues.org/920 [consultado el: 11-06-2014]

PolíticosQueNoLeen

mayo 13, 2014 by

LibroSobreZapateroPreparando el programa con Joaquín Leguina, por su libro Historia de un despropósito. Zapatero el gran organizador de derrotas, encontré una entrevista en la que ElQueFueraPresidenteDeLaComunidadDeMadrid decía que ElQueFueraPresidenteDelGobiernoDeEspaña no leía.

El ataque en principio profundo e intelectual me sugirió dos preguntas de igual naturaleza a ElQueDicenEnfadadoPorqueNoFueraNombradoMinistro: ¿habría una relación causal entre las no lecturas de Rodríguez Zapatero y su NoOrganizaciónDeVictorias? – No, no- respondió rápidamente ElOtroraPolíticoAdoradoPorElPSOE.  ¿Entonces? Aunque la lectura no fuera necesaria para un Presidente del Gobierno, en España al menos, ¿si el político de turno era también escritor tendría grandes referentes que compartir con nuestros oyentes?, así le pregunté hacia el final del programa, no sin antes avisarle de cómo nos retratan nuestras recomendaciones, que hasta nuestra última Premio Cervantes no había salido muy bien en la foto. Ni por esas, el entrevistado muy ufano dijo que su abanico era muy amplio: Pérez Reverte y Javier Marías.

Obnubilados por la GranLiteraturaPatria, así estamos,  ¿habrá que ser PolíticoDeOtroPaís para no dejarse seducir por ella?, o simplemente LectorConCriterioPropio.  Lejos está cuando Lector y Político era una unión consecuente o si quiera deseable, ahora se ha convertido en un Oxímoron, aunque ellos no sepan ni de qué hablo. Si encuentran algún ejemplar de esta especie en extinción díganmelo. Por un PolíticoLector sería capaz de hacer lo que fuera, hasta votarle en las próximas Elecciones Europeas del 25 de mayo. Eso sí, tiene que demostrarlo previamente. Que luego, si te he visto no me acuerdo.

Voy a iniciar una búsqueda en los extrarradios políticos. Los dos grandes partidos hacen aguas desde hace tiempo y hasta ahora mismo;  si no que se lo pregunten a NuestroActualPresidenteDeLaComunidadDeMadrid, Ignacio González, del PP, que el 9 de mayo habló de nuestro único premio Nobel: Cela, y en el camino se dejó a otros 7; 5de Literatura: Echegaray, Benavente, Aleixandre, JRJ y Vargas Llosa – que sí, que tenía nacionalidad española cuando el galardón- más 2 de Medicina: Ramón y Cajal, y Severo Ochoa. ¿A qué nos pueden conducir PolíticosQueEnUnActoPúblicoDemuestranQueNoLeen?

Esta semana no tenemos programa por festivo (San Isidro), para la próxima estamos preparando un especial sobre salas alternativas de teatro en Madrid. Hace unos días en Teatro del Barrio vimos dos espectáculos muy recomendables: TroikaParty y Autorretrato de un joven capitalista español”. Si nuestros políticos no leen, por lo menos que vayan al teatro. Allí, se vuelve a hablar de ellos y, en el caso de la última obra de Alberto San Juan, con una buena selección de libros.

 

 

Quijote Universal

abril 14, 2014 by
Lectura Universal de El Quijote. Esquivias 2014

Lectura Universal de El Quijote. Esquivias 2014

“En un lugar de la Mancha” es sin duda el inicio literario más leído del mundo, y añadía Cervantes “de cuyo nombre no quiero acordarme…” y la intriga estaba servida, seduciéndonos siglo tras siglo y adentrándonos en la mejor novela de la historia, o al menos la primera novela moderna de la historia. La Mancha era la tierra de Don Quijote, España entera se convirtió al Quijote, y él mismo llegó a ser Universal, pero, ¿y el Lugar?, ¿cuál era la certera luz que vio nacer las aventuras y desventuras del Hidalgo?

Muchos son los municipios de la Ruta Manchega de Don Quijote que se han apresurado a atribuirse la cuna de esta obra cumbre de la literatura universal, la más editada y traducida del mundo tras la Biblia. Estos días mis pesquisas y correrías me llevaron a un pequeño pueblo, curiosamente conocido como “Lugar” en los tiempos en que allí se celebró la boda de Cervantes, su única boda, con Catalina de Salazar y Palacios, el 12 de diciembre de 1584. La joven, que entonces no contaba ni con veinte años -y a la que nuestro “Príncipe de los Ingenios” bien podía doblarle la edad, ya cercano a los cuarenta- era natural de “El Lugar”, como así llamaban al pueblo toledano de Esquivias.

La Sociedad Cervantina de Esquivias ofrece en su web amplia información sobre la vida de Cervantes en “El Lugar”, así como sus conexiones con la obra de El Quijote. Entre ellas, un extenso artículo poblado de documentos de la época que defiende que “Miguel de Cervantes sí desveló cual era el Lugar de Don Quijote de la Mancha”. Y para mejor ubicarlo en el mapa, nada mejor que una Lectura Universal y Políglota de El Quijote, como se dispone a realizar Esquivias por séptimo año consecutivo el próximo martes 22 de abril, el día de la muerte de Cervantes en 1616, hace 498 años.

Invitación al Quijote Universal

Hasta el momento, 24 Embajadas han confirmado su asistencia a esta VII Lectura pública y lo hacen con nombres y apellidos; entre ellos los de 14 Embajadores de lugares tan remotos como Cuba, Sudáfrica, Rusia o Suecia. También estarán representadas otras lenguas fuera de legaciones diplomáticas, u otras lenguas cooficiales de España. Será un placer escucharlas a todas en el Convento de los Capuchinos, anexo al Ayuntamiento, a partir de las 6 de la tarde.

Esquivias invita además a un buen número de residentes madrileños de manera gratuita. El Ayuntamiento organiza un “Teatro Bus” que desde la céntrica plaza de Colón llevará y traerá a los interesados, amenizando el trayecto con escenas y personajes que nos adentren en el mundo quijotesco. Plazas limitadas, por lo que hay que reservar cuanto antes: casacervantes@esquivias.es, teléfonos 619006357-925546632, de martes a domingo.

Si no pueden acompañarnos ese día, miren su agenda el resto de la semana. Como indica el cartel que ilustra esta entrada, Esquivias se convertirá en el más genuino Cervantes hasta el domingo 27. Entre otras actividades, no quiero perderme ese día la visita escenificada a la Casa Museo, donde conoceremos qué personaje real inspiró la figura de El Quijote y de qué otros conocidos se sirvió Miguel de Cervantes para su gran obra. Además, como informa la Sociedad Cervantina en su web, este año se incluirá una escenificación relacionada con El Greco con motivo del 4º Centenario del pintor, e información adicional sobre algunos documentos transcritos en las últimas fechas. Nos vemos en Equivias.

Escaparatismo Literario

marzo 2, 2014 by
En "La Fugitiva"

En “La Fugitiva”

Hace tiempo que cuando me hablan de programas de libros en TV y Radio, surge el término escaparatismo, hablamos de medios públicos claro, los privados no tienen prácticamente programas de este tipo.  Además, es lo mismo que sea todo un programa o una sección, los lectores, o muchos de ellos, empiezan a quejarse de la moda tan extendida de hablar de un libro durante un minuto, o dos. La publicidad o propaganda puede llegar a tres minutos, en todo caso tiempo de farándula que no de contenido. Para acompañar las castañuelas, se ponen las fotos de los autores cual marionetas cinematográficas, o se les hace un grafismo ultra moderno.

No es que pidamos crítica literaria, prácticamente inexistente en los medios audiovisuales públicos, es que ni siquiera hay información del libro, o conversación con el autor, sólo se trata de vender. Y una ya no sabe si se venden libros o se venden autores, cuando lo personal se engarza en una  trama viciada de intereses económicos y corporativos.

Intentando sobrevivir a todo ello, que no es fácil, este mes que acaba de terminar hemos transitado en “El Planeta de los Libros” por muy diversos escenarios. Entre los más literariamente disfrutados, dos obras de teatro. La primera sólo estuvo en cartel tres días: “Onegin, Commentaries”, a cargo de la compañía “The New Riga Theatre” y dirigida por el letón Alvis Hermanis. Basada en la novela de Alexander Pushkin, la obra incorpora al propio autor, mostrándonos su faceta más literaria pero también la sociedad humana en la que se produce. Si por un lado las palabras empiezan a perder su honorabilidad para convertirse en una parodia de ellas mismas, por el otro no podemos dejar de sonreírnos ante los usos amorosos o de higiene personal de la primera mitad del XIX. El actor que encarnaba al escritor ruso, Vilis Daudziņš, estudia español en Letonia, lo cual no es muy extraño ya que según dicen nuestro idioma es el segundo más apreciado como lengua extranjera, después del inglés (el letón y el ruso se dan por supuestos), y todo ello sin la presencia del Instituto Cervantes.

Segunda gran obra de teatro, esta sí todavía en cartel: “El cojo de Inishmaan” de Martin McDonagh; el dramaturgo angloirlandés da una vuelta de tuerca a los estereotipos de aquella Irlanda de los años 30. Una obra también especialmente recomendada para amantes de la lectura, con un texto y unas interpretaciones a la altura de la obra (dirección de Gerardo Vera), que nos llevan desde los grandes ideales de libertad y realización hasta las realidades más míseras que puede concebir el alma humana.

O quizá es crueldad lo que castiga sin piedad a Billy el Cojo. La deshumanización, al menos como la entendemos hoy, todavía no campa a sus anchas en aquella sociedad rural en la que todos se echan una mano, incluso aunque sea para abusar los unos de los otros. Nada que ver con los personajes de “Sintecho”, la novela de Miguel Torres López de Uralde que llevamos al último programa, una de las pocas buenas novelas recientes en las que se habla de la deshumanización actual, porque ¿qué fue antes la deshumanización o la pobreza?

De lo uno y de lo otro nos seguimos poniendo a cubierto como podemos. Este fin de semana leyendo – entre otros autores- a nuestra admirada Nobel de Literatura Alice Munro (no se pierdan el programa del próximo jueves) y empezando a leer “Insaciabilidad” de S.I. Witkiewicz. El último día de Febrero esa librería mágica y huidiza (en el sentido de lo inabarcable e inconmensurable de sus maravillas literarias) como su propio nombre indica, “La fugitiva”, nos ofrecía la presentación de este libro que acaba de publicar Eutelequia, o mejor dicho su sello “Círculo d’Escritores Olvidados”. Una velada encantadora gracias al editor, la traductora Emilia Poplawska, el escritor José Tono Martinez. Miguel Ángel Moreno equiparaba la obra del polaco con el Ulises de James Joyce. El Círculo de Escritores Olvidados podría llamarse de Reencontrados, o Revelados, para todos los que valoramos la buena literatura, mal que le pese al escaparatismo dominante.

No Goya

febrero 11, 2014 by

No GoyaEste fin de semana me invitaron unos amigos al teatro. Llegué sabiendo que era un monólogo y que duraría una hora. Lo que me encontré fue diferente: Pedro Ruiz y más de dos horas de yuxtaposiciones sin sentido. De entrada no me lo tomé muy mal, aunque poco a poco no conseguía encontrar la magia de la función, todavía más pretencioso hablar de arte, con la excepción de la música en directo del pianista.

Tengo escrito un artículo sobre los populista y facilón que me resultó el tedioso espectáculo. La España de Pandereta en esta ocasión estaba además interpretada por puros chillidos; la media de edad se acercaba a los 70 y el cómico debía pensar que tenían problemas de oído.  A punto estuve de irme, pero aguanté estoicamente por los amigos. Y no se preocupen, no voy a transcribir todo el artículo. No merece la pena, por mucho incluso que el acaudalado madurito se meta con las excentricidades del Maduro venezolano, o se empeñara en mostrar su caridad con los desempleados. Es lo que tienen los ricos, les sigue gustando la limosna y en este caso bajo la oferta de butacas gratis previa acreditación de la miseria de estar desempleados. Una amiga me decía, qué bien así no piensan en sus problemas, yo pensaba sin embargo: lo que les faltaba para huir de España, y aún con esas, el teatro no estaba ni medio lleno.

El populismo está creciendo, como suele ocurrir en tiempos de crisis, pero sobre todo en este país en el que prima más el espectáculo que la cultura. Populismo y espectáculo es una pareja peligrosa. Lo ha sido muchas veces en política (acuérdense de los que montaban los grandes dictadores y genocidas). En el caso de los cómicos también es peligroso. Estos días que se critica no sólo la politización de la entrega de Los Goya, sino también el bajo nivel de las películas premiadas, no está de más preguntarse donde estuvo el auténtico espectáculo en la última gala.

Pedro Ruiz no ganaría ni una nominación a Los Goya, pero hay quien todavía piensa que por subirse a las tablas uno es Dios, o no puede ser criticado. Así que la crítica que debería ejercitarse desde el criterio brilla por su ausencia, no llega, no aparece, no se difunde. Quizá sea porque la Crítica necesita Cultura. No es lo mismo que Pedro Ruiz berree sobre la situación en España entre banderolas y pasodobles, que escuchar a Peio H. Riaño hablar de las dificultades del mundo del arte.

¿A dónde vamos con todo esto? A apoyar el auténtico arte, la cultura y la crítica. A que un Máster en Periodismo Cultural como el de la Universidad Rey Juan Carlos no sea una excepción (como lo es ahora mismo en las Universidades Públicas madrileñas); y sobre todo que sus alumnos, que sus profesores, no sean la rara avis de este país, sino una especie que cuente con el apoyo de toda la sociedad, sólo así ella podrá tener el apoyo cultural que necesita –si me permiten- de manera urgente. Seguramente muchos no veremos ese aprecio por la cultura, lo único que podemos hacer es apoyar a los que vienen ya con más fuerza, invirtiendo en preparación, dedicación, esfuerzo y generosidad. En comentario aparte les dejo las Novedades Literarias para el 2014 que uno de los grupos de este Máter tuvo a bien enviarnos tras comentarlas en antena. Novedades firmadas por Sara Prieto Mato, Juan Manuel Calvache, Lian Deng, Xiaoyin Guan, Clara Calleja Fernández, Laura Rodríguez y Sergio Batllés.

2014 en La Hermida

enero 12, 2014 by
Balneario de La Hermida. Zona Termal

Balneario de La Hermida. Zona Termal

Dura la cuesta de enero, más este año, pero precisamente por eso hemos buscado la paz y el descanso en La Hermida, su Balneario. Un día de relax que proponemos también a todos los amigos y/o oyentes, para tomar fuerzas para el año que empieza. Quizá dedicamos poco tiempo al descanso, cuando es tan importante, de qué nos sirve vivir malviviendo, correr en pos de trabajos y metas sociales, cuando no tenemos descanso para nosotros mismos; sin cuidar la salud en lo más básico, lo natural, que la naturaleza nos pide y nos da, aunque no siempre lo veamos.

Ya ven que inicio más filosófico, o seudo-filosófico, será que en este Planeta se necesitaba La Hermida. Pongan en su lugar si quieren otro Balneario, Desfiladero, Madre Naturaleza pero el 18 este Planeta y todos los que nos quieran acompañar van a disfrutar de este y, personalmente, al no conocerlo, me llena de expectativas.

Le comentaba a Carlos Alcántara en el último programa “Palabras Literarias” que también podríamos hacer en La Hermida un taller de escritura. El lugar da para eso y mucho más. Así sin conocerla, me imagino La Hermida con una vegetación exuberante, unas montañas de vértigo, aire limpio, aguas frías, también “hervidas” como esas a las que hace referencia su propio nombre. No sé qué fauna habrá, no he querido buscarla. Habrá sonido de aves. Puede que se escuche la lluvia. Tal vez una fogata.

Allí vamos a celebrar la entrega de premios del Concurso de Auto-Diccionarios, con los tres poetas ganadores y otros tres escritores cántabros, y otros más que decidan acompañarnos. Cada uno verá y contará La Hermida de una manera especial ¿Qué surge en medio de un desfiladero? ¿Qué surge de un viaje, o qué surge cuando la literatura anda por medio? Esa relación Literatura y Viaje de la que también hablamos en el programa ¿Y qué relación se crea entre los que se encuentran? ¿Cómo se relacionan en un espacio y tiempo dados?

Demasiadas preguntas, cuando la vida vive su curso ajena a lo que pensamos, o a lo que queremos pensar, o quizá no, y nosotros los humanos necesitamos pensar para vivir, para encontrarnos. Feliz Año.

Cultura de Trabajo

diciembre 29, 2013 by
Homers Simpson (Carnavales Navideños, Alcázar de San Juan)

Homers Simpson (Carnavales Navideños, Alcázar de San Juan)

Es el deseo para el 2014. Se suelen tener otras esperanzas, y en este planeta tenemos otras pero, hace tiempo que quiero escribir de esta, la gran deseada…. No sé cómo llegó el término a mis oídos o si le di otro sentido, el caso es que empecé a hablar con varios amigos de “cultura de Trabajo” y lo primero era convenir qué era “eso” para cada uno.

Al final, en todas las conversaciones se llegaba al acuerdo, al menos en lo intangible y en la denuncia de que aquello era un bien escaso:  todos despotricamos, nos cabreamos y soportamos una situación laboral para la que no encontramos términos, para la que no nos arriesgamos al debate, saber o pensar cómo solucionarlo.

Las pocas entradas interesantes que encontré en Google sobre “cultura de Trabajo” hacían referencia a lo social, a la inserción laboral sobre todo. Pero el término significa mucho más: cada sociedad tiene una cultura de trabajo diferente, creencias y valores que, sin entrar en cuestiones personales, elaboran una especie de caldo de cultivo del que cada sociedad se alimenta

Dependiendo de cada sociedad, el caldo será más sabroso, más abundante para que llegue a más ciudadanos (suele ocurrir en las sociedades más desarrolladas),  o más insípido, y tan escaso que la aridez del paisaje hace que mucha gente acabe tirada en el arroyo (seco), o que antes de eso emigren a otros países donde el caldito se hace y se reparte mejor.

En España el caldo no se reparte por igual. Empezando por los que lo hacen, creen que el caldito es suyo, lo distribuyen entre sus amigos amparados por la corrupción que tampoco les sale muy cara. No podemos decir que en nuestro país haya niveles de cultura de Trabajo aceptables, sí podemos desear que mejoren, que se acerquen cada día más a la razón, a la profesionalidad, a la transparencia.

Me apena ver que en este final de 2013 uno de los grandes ejemplos de la falta de cultura en el Trabajo se encuentre en mi propia profesión. Un caso tras otro: Tele Madrid, Televisión Valenciana, y tantos otros que ni siquiera merecen titulares. En este país, demasiados periodistas ejercen como esclavos una profesión que debería ser independiente. Quizá la mayoría. Hace unos meses hablé con un represaliado del ERE de El País hace un año y me cuenta “burradas” de su antiguo lugar de trabajo, ahora está en otro grupo mediático, le digo que se trata de otra mafia, me dice que de todas es la mejor.

No hay un solo sindicato, una asociación de la prensa, o un medio de comunicación que apueste por una estructura mediática colectiva decente. Las élites culturales y periodísticas tiraron hace tiempo la toalla; cada uno trabaja sólo para sí, como si fueran dioses en su cubículo, no hiciera falta más, y no nos fuéramos a dar cuenta. Seguimos descendiendo peldaños hacia el infierno y, como la simpática pero inquietante foto de los Homer Simpson que ilustra este post (Carnavales Navideños de Alcázar de San Juan), el peligro de explosión nos hace gracia.


Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 425 seguidores